8 cortometrajes españoles que debes ver

Los cortometrajes forman parte de la historia de nuestro mundo cinéfilo, aunque no se dote a estos de la misma importancia que a los largometrajes. A pesar de ello, estas cintas de pocos minutos tienen un hueco en los premios más importantes del cine español, Los Goya, y no solo en nuestro país tienen cabida, sino que, a veces, estos pequeños trabajos cruzan el charco para que se les dé el reconocimiento que se merecen. Algunos cortometrajes ofrecen distintas visiones u opiniones entre sus espectadores y esto provoca que sean dignos de visualización.


Gritones, de Roberto Pérez Toledo es uno de esos cortos que deja al espectador sin saber quizá que decir o sin saber realmente qué es lo que el director ha querido transmitir con su trabajo. Roberto Pérez afirmaba en 2010 que «hay lugares que te incitan a gritar» y eso fue lo que le dio la idea para rodar este corto que estuvo nominado a mejor corto de ficción en los Premios Goya 2011.


De los gritos pasamos a la desesperación que Alberto Rojo decide plasmar a través de su protagonista en el corto con el que consiguió el Goya en 2005. Con 10 minutos ha superado el centenar de galardones. Ocho meses de trabajo para crear lo que él mismo califica de «la historia del hombre contra el sistema». Un hombre que llama a la empresa que lleva su línea telefónica con un solo fin: convencer a la operadora en diez minutos para recuperar a la mujer de su vida.


Timecode suena también como uno de los favoritos a  pesar de que no logró alzarse con el Oscar este año. El corto titulado Sing le arrebató el que hubiese sido el primer premio a un corto español en esta gala. Con la Palma de Oro de Cannes a sus espaldas, los 15 minutos que dura el cortometraje centrado en la comunicación entre dos compañeros de trabajo es la base de esta pequeña muestra de talento española.


Alexis Morante eligió Algeciras para rodar su corto Bla bla bla, con el que ha conseguido más de 20 premios. Algunos medios destacan que este corto «te hace mirar con otros ojos a la gente con Síndrome de Down» y es que la historia se centra en este colectivo. Salva Reina, conocido por participar en Allí Abajo, es uno de sus protagonistas que, junto al resto de actores, hace de tres minutos una verdadera joya.


Menos de dos minutos es el tiempo que ha necesitado Lluís Quílez para contar la vida del que parece el único superviviente en la Tierra. Gracias a Graffiti –trabajo realizado en 2015 y grabado en Chernobyl– el valenciano lograba ser preseleccionado para los Oscar 2017. Él mismo ha afirmado que «la idea era hacer una historia de amor pero con un solo personaje, al contrario de lo que sucede en casi todas las películas románticas. Me atraía romper ese sistema clásico».


Un paquete de pipas, un par de amigas y un barrio humilde fueron los elementos para que Manuela Moreno rodara Pipas, una historia de poco más de tres minutos que afianzó la trayectoria de su directora con nominaciones y galardones en el NotodoFilmfest. Algo tan simple como el número Pi dio la idea a Manuela para llevar a cabo esta idea.


Nada que perder es lo que tenía Rafa Russo cuando decidió embarcarse en el cortometraje que le daría el Premio Goya al mejor  cortometraje de ficción en 2002. Con Jorge Bosch y Pilar Punzano como protagonistas, un taxi, un atasco y dos extraños ponen la guinda a esta ficción española. Mientras la protagonista se está jugando el futuro de su carrera, el taxista tiene este en sus manos y tendrá que decidir qué hacer.


El último de estos ocho cortometrajes que debes ver viene de la mano de José Luis Montesinos y tiene una duración de 12 minutos. El Corredor adentra al espectador en una historia que en nuestro país es el día a día. Un despido de 300 trabajadores y el reencuentro, después de un tiempo, de uno de ellos con su exjefe, son el inicio de una historia que, por desgracia, presenciamos en nuestro país habitualmente y que su director quiso trasladar a la pequeña pantalla.


No diremos si España es o no una buena cuna para los cortometrajes, pero, por lo que hemos podido observar, buenas ideas y buenas producciones son con las que cuenta nuestro país.

Mireia Sánchez

Valenciana pero viajera por el mundo. Periodista. Colaboradora en varias revistas online. El micrófono, mi pasión, la cámara amiga con derecho a roce, y un papel y un bolígrafo, mis mejores aliados. Persiguiendo un sueño pero con los pies en la tierra.

1 Comentario

¿Algo que añadir? ¡Déjanos un comentario!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Top