Este viernes arranca el tour Terral de Pablo Alborán en España

El pasado jueves Pablo Alborán recibía a la prensa en plenos ensayos de su tour Terral, que empieza este viernes en San Sebastián. Nada más comenzar la rueda de prensa pudimos ver un vídeo de cómo ha sido la primera parte del tour Terral en Latinoamérica, donde ha cosechado un gran éxito.

Tras esta introducción, Pablo nos mostraba lo que mejor saber hacer. Acompañado por su inseparable amigo el piano, empezaba a tocar un pequeño aperitivo de lo que veremos en el escenario esta gira. Para ello eligió dos canciones: Ecos y Recuérdame. Mientras, pudimos observar que la escenografía del tour Terral está formada nueve pantallas: una principal de gran tamaño y cuatro a cada lado, -tres en forma horizontal y una vertical-. Estas pantallas también serán un punto importante de esta gira, ya que durante los conciertos se proyectarán imágenes y grafismos que interactuarán con las canciones.

Después de dejar a toda la prensa con expectación para ir a ver alguno de los 60 conciertos que forman este tour hasta el momento, comenzaba el turno de preguntas.

Esto es lo que nos contó Pablo Alborán durante la rueda de prensa:


- ¿Cómo resumirías tu experiencia con la gira por América Latina, en especial en el Auditorio de México?

La experiencia allí ha sido un reto para todos. Tenía mis dudas, porque era la primera vez que iba a Colombia, Ecuador, Perú… En México era la primera vez en el Auditorio Nacional, que fue un sueño cumplido, en Guadalajara en el Telmex, en Monterrey en el Banamex… Uno tiene sus miedos y sus nervios. La sorpresa fue que la apuesta nos ha salido bien, todo ha ido genial. El público ha respondido de una manera espectacular: en lugares donde ni siquiera sabía si se vendían mis discos, se sabían el repertorio entero. El cariño y la pasión ha sido espectacular. Llegamos a España con las pilas cargadas y con mucho amor desde el otro lado del charco.

- Fuera de España, ¿dónde te has sentido como en casa?

Te voy a ser superhonesto y no quiero que quede en plan: “En todos sitios me he sentido como en casa”, pero es que es así. No ha habido un solo concierto donde me bajara del escenario mal o que no sintiera que habíamos recibido el calor del público. Es que eso ha sido una sorpresa. Por ejemplo, en Santo Domingo yo tenía mucho miedo, porque nunca había estado en República Dominicana, no sé si se venden o no los discos, si estoy primero o segundo, no he hecho promoción en mi vida e iba con mucho respeto; y subirte al escenario era una locura y bajar del escenario y comentar: “¿Tú has visto eso? ¿Lo has vivido tú también o me lo he inventado?” Me ha pasado en casi todos los lugares; ha sido una experiencia que se me va a quedar para siempre.

- ¿Ha sido complicado llevar todas las canciones de trabajos anteriores al sonido Terral?

Este disco tiene un sonido más orgánico y mucho más puro; hemos utilizado la electrónica pero siempre tratando sonidos orgánicos. Lo que hemos hecho con las canciones de los discos anteriores ha sido simplificar: simplemente tocar; no sobretocar o sobreproducir. Había canciones que yo tenía mis dudas si incluirlas o no y lo que hemos hecho ha sido darles una vuelta y llevarlo a lo que lo que naturalmente la canción te pide. Y luego mis músicos de siempre que son maravillosos y las nuevas incorporaciones como son Adrián Sinoff, director musical argentino, y Carlos Martín que toca los vientos y la percusión, le van a dar un color nuevo, más cálido, más cercano y mucha marcha también. Tanta percusión y tantos vientos hacen que la gente se levante.

- ¿Las canciones van variando en los conciertos o el repertorio es el mismo aquí que en Bogotá, por ejemplo?

En la gira están casi todas las canciones de mis tres discos, pocas son las que se quedan fuera. Y aún así hay lugares donde voy a incluir canciones que no canto últimamente, por ejemplo, en Nerja, que es la cueva en un lugar muy chiquitito con un aforo reducido y muy especial, me gustaría incluir temas que den lugar al acústico  a algo un poco más clásico. Sí que hemos adaptado temas antiguos al concepto de Terral y a lo que es todo el espectáculo. En Barcelona, por ejemplo, no va a tener nada que ver con lo que hemos hecho en Latinoamérica porque allí he llevado otro tipo de show más sencillo. Un espectáculo de telas, porque algunos sitios no eran estadios, eran teatros, pero también me servían después cuando íbamos a otros recintos y quedaba muy bohemio y muy bonito y proyectábamos ahí las imágenes. Aquí en España, como son recintos más grandes, llevamos un poco más de ayuda.

- En esta gira vas a hacer unos 50.000 kilómetros, ¿no te da vértigo?

Sí, es una responsabilidad enorme, sobre todo porque la gente me mira con lupa y es normal, y ahora, después de 5 años, aún más. En los directos no hay que defraudar y darlo todo. La gente compra su entrada para que les sorprendas, para emocionarse y intentar de olvidarse de los problemas. Nosotros tenemos que entregarnos y dar el máximo  para que eso sea así, entonces los kilómetros dejan de importar. Yo creo que lo que importa es esa conexión que hay y la suerte de poder trabajar en lo que me gusta y encima poder apostar por ello para que la gente se sorprenda o por lo menos intentarlo.

- Todos tus fans están deseando ya que llegue ese 15 de mayo y comience la gira, ¿cuál es el mejor momento que has vivido con ellos sobre un escenario?

Me han sorprendido de tantas formas y me han dejado boquiabierto tantas veces que es muy fuerte. En los conciertos que hemos dado en México y en Argentina, por ejemplo, en la canción Gracias todo el mundo saca, no sé de dónde, unos carteles con la palabra escrita y ver todo el Luna Park, desde la primera hasta la última fila, lleno de carteles, todos estaban compinchados hasta los que no eran fans tenían el cartel en la mano escondido debajo del asiento, fue realmente mágico. Además me fijé porque pensé que sería el club de fans o algo especialmente preparado, pero no, era absolutamente todo el público. Me dejaron sin palabras. En México, toda la banda hecha con globos ¡Imagínate! Todo esto visto de arriba impacta mucho ¡Es una pasada!

- ¿Tienes preparado algo especial en el concierto para ellos?

Sí, es una sorpresa así que no sé cómo decirlo para no desvelar mucho pero… digamos que van a ser protagonistas en un momento del show, todos los presentes lo serán.

- ¿En esta gira veremos alguna sorpresa con algún artista nacional o internacional importante?

¡Me encantaría! Puede que haya sorpresas en sitios importantes… alguna habrá pero no puedo avanzarte más porque me matan.

- Bucarest, París, casi toda España, luego Estados Unidos, ¿se afrontan todos los conciertos de la misma manera?

¡Es que es una locura! Antes estaba viendo las fechas todas seguidas en un cartel e impacta bastante porque yo lo tengo en mi agencia en el calendario parece mucho más espaciado y aquí todo de golpe… ¡impresiona! San Sebastián, Zaragoza, París, que es uno de mis sueños porque mi madre es francesa y llevo mucho tiempo queriendo ir a Francia y por fin se cumple, de ahí a Plasencia, de Plasencia a Bucarest, ¡Bucarest, tío, es que es muy fuerte! Es un mes de mayo muy surrealista, pero es tan bonito y queda tan bien decir que vas a Bucarest y París… ¡Es muy heavy! (risas) El hecho de poder llevar esta gira a tantos lugares y de volver a España, que es la tierra que me ha visto nacer, y que gracias a España y Andalucía son los que han provocado que yo pudiera viajar, y poder volver con las pilas cargadas, con el show y con todo lo que realmente queremos al show, eso es maravilloso, es un sueño cumplido. Y que pasen 5 años y siga yendo todo tan bien… hay gente que no se lo cree.

- Si hoy llegara aquí el Pablo que comenzó hace unos años y te pudiera preguntar o decir algo, ¿qué crees que te diría viéndote preparar los ensayos de una gira de esta magnitud?

Estaría pellizcándome constantemente porque yo no me esperaba nada de todo lo que está pasando ni de lo que ha pasado, emociona mucho. Todos los que estamos aquí hemos tenido o tenemos 25 años, hemos soñado con un proyecto de futuro y todos queremos que se realicen y cuando lo hacen es una pasada. Emociona mucho porque te acuerdas que llevas muchos años peleando para que esto suceda, trabajando mucho y nunca sabes lo que va a pasar; porque hay veces tienes las herramientas y todas las condiciones para que suceda, no sucede. Por eso hay que valorarlo todo tanto: al equipo, que estéis todos aquí, hay que ser consciente de todo y estar con los pies en el suelo. Y seguramente ese niño, ese Pablo de hace 5 años, estaría muerto de miedo como lo estoy yo hoy también, los nervios, los miedos y el respeto siempre están.

- Después de ver un vídeo tuyo en una sala muy pequeñita de Madrid, después de mirar atrás y reflexionar ¿cuál sería tu mejor defecto y tu peor virtud como artista?

Lo primero daros las gracias por estar desde el minuto uno a todos, desde ese vídeo, desde esos inicios, desde esas salas pequeñas en Madrid habéis estado siempre apoyando mi música y mi carrera y eso es maravilloso. Hablar de virtudes es tan pedante… pero intento ser lo mejor que puedo ser. Intento dar el 100%, soy muy hiperactivo. Eso tiene un porcentaje de virtud y también de defecto. Yo meterme en la cama y seguir pensando, estudiando, maquinando, en lugar de leerme una novela policiaca me leo una de música… No descanso ni un minuto pero… ¡es que lo necesito! Así que tiene un punto de ambas cosas. Y tampoco te voy a contar muchos defectos que estoy para venderme bien (risas).

- De los conciertos a los que has ido como espectador,  ¿cuál fue el que más te gustó y cuál fue tu primer concierto?

He ido a muchos pero me quedo con el último concierto de Paco de Lucía al que fui; fue espectacular, además vi su documental hace poco, el respeto que él le tiene a la profesión, al a música, al público, al escenario, al compás, al sonido, a la pureza y a la fusión del flamenco… Como público me emocioné muchísimo. El primer concierto al que fui fue el de Dulce Pontes en Málaga; tendría 6 años, me puse en el pasillo que hay en el Cervantes y me escapé, porque ya estaba cansado de estar sentado, y fui directo hacia el escenario. Me acuerdo que ella me miró y me guiñó un ojo. Y me quedé impactado porque, cuando eres pequeño, no sé si os pasa con sobrinos, que cuando ven el escenario les parece que es una tele, que no es real y cuando se acercan alucinan. Fue una señal ese guiño de ojo y me ha dado buena suerte.

- ¿Cómo llevas el tema de las comparaciones? El llegar a Latinoamérica y que te comparen siempre con Alejando Sanz por ser el que más vende y el que más llena.

Las comparaciones siempre son necesarias, todos las hacemos porque, inevitablemente, tenemos referencias para comparar. Además es un honor que me comparen con Alejandro porque lo quiero mucho es una personas a que mí me ha cuidado mucho; hemos hablado de música, hemos hablado de la industria musical, de cómo funciona todo esto, de lo caótico que puede ser… Es maravilloso que una persona que lleva tanto años y yo, que llevo 5, seamos comparados, para mí es espectacular.  Por otro lado creo que no tenemos nada que ver, le cantamos al amor, a la vida, pero a nivel de estilos somos bastante diferentes. Eso sí, cuando hemos cantado juntos me he sentido como en casa. Alguna que otra sorpresa tendremos este año porque coincidimos en algún que otro concierto. Por cierto, por si lo lee tengo que darle la enhorabuena por el discazo que ha sacado.

Fotografías: NataliaRFoto
Entradas Tour Terral: pabloalboran.es

Víctor Navas

Amante del buen humor, realizador de espectáculos y audiovisuales. En constante aprendizaje en YourWay Magazine como redactor y CM.

¿Algo que añadir? ¡Déjanos un comentario!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Top