CINEMA PARADISO: Un clásico que sigue impactando

cinema paradiso

Quizá los más jóvenes, me incluyo, no hayan visto Cinema Paradiso nunca o hasta hace más bien poco. Yo la descubrí hace unas semanas y sigo impactado. Me ha sorprendido tanto que elegido la película para mi primer artículo en YourWay Magazine.

Cinema Paradiso es una película de 1988 y uno de los largometrajes más destacados del director italiano Giuseppe Tornatore, guionista y director de la misma. Es un largometraje repleto de drama, pero también de humor con una relación sentimental con el cine y con el primer amor. La película está situada en la posguerra y en la dictadura italiana, tiempos duros que se muestran con crudeza.

Cinema Paradiso es una de esas películas que puedes calificar de perfecta o, por lo menos, casi perfecta si somos de los que creemos que la perfección no existe. La película es capaz de hacernos reír y llorar al mismo tiempo ya que nos convertiremos en cómplices y testigos de la vida de su protagonista, Totò, en todas las etapas de su vida: infancia, juventud y madurez.

Antes de hablar del largometraje, la recomendación, si no la has visto, es ver primero la versión original que dura 155 minutos y después el montaje del director, que dura 173 minutos. ¿Por qué? Porque verás dos películas diferentes en una y completarás una parte de la historia que se queda coja en la primera.

El Oscar a mejor película de habla no inglesa y el Globo de Oro a mejor película extranjera avalan a Cinema Paradiso como una de las películas insignia del cine italiano y mundial en general. La clave: una gran historia narrada de manera magistral

La cinta narra la historia de Salvatore, un director de cine con mucho éxito en los ochenta, que recibe la triste noticia de que un amigo de su infancia, Alfredo, ha fallecido y se decide a volver a su pueblo de nacimiento, Giancaldo, treinta años después de abandonarlo. La clave está es que empieza a contarnos su historia desde la infancia, cuando Salvatore era Totò y su relación con Alfredo.

Giuseppe Tornatore nos hace ver a través de la historia lo tierna que puede ser la relación entre un niño y un anciano sacando temas tan variopintos como la vida, la muerte, la madurez, el amor adolescente, la amistad… ¿Lo mejor de todo esto? no cae en estereotipos. La película es tan completa que narra como en el pequeño pueblo italiano, en plena dictadura, la Iglesia Católica censura las cintas de forma muy brusca y como la educación bebe en estos términos.

Una de las claves de la historia del largometraje es la sala de cine. Se llama Paradiso, Cinema Paradiso, y con ese nombre representa que para los habitantes de Giancaldo era el único entretenimiento que tenían. Gracias a las películas que se proyectaban la gente aprendía a hablar, ya que el acceso a la escuela no era universal.

Tornatore hizo un guion maravilloso entregando así una película que hablaba del cine, pero también con una diversidad de temas encajados en un puzle perfecto, algo difícil en un largometraje.

 «Hagas lo que hagas, ámalo, como amabas la cabina del Paradiso cuando eras niño»

En conclusión, Cinema Paradiso es una película en la que tienes que ser una piedra para no llorar. Si necesitas ver algo que te impacte, te haga sonreír, te haga llorar y te haga retorcerte de rabia, pero a la vez de alegría, tienes que ver Cinema Paradiso. Es un homenaje perfecto al cine, a su historia, a su magia… si no la has visto ya, no tardes en hacerlo, te pierdes una experiencia única.


TRÁILER EN ESPAÑOL:

Álex Campoy

Publicista y redactor. Amante del cine, la literatura, la música y el marketing online. Escritor por vocación.

¿Algo que añadir? ¡Déjanos un comentario!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Top