CRÍTICA DE TEATRO | “Desatadas”, de Félix Sabroso

critica desatadas teatro opinion entradas paz padilla obra capitol madrid

Cuando entro en un teatro me gusta jugar a adivinar de qué va la historia que me van a contar. Por el cartel de “Desatadas”, guiándome por el título y el vestuario, habría apostado a que vería el preludio de una noche de desenfreno, pero cuando tuve el decorado delante me di cuenta de que de desenfreno nada. Aquello tenía pinta de consulta médica, de un psiquiatra para más señas.

En parte acerté, pero el psiquiatra ni está, ni se le espera, así que, por ausencia del facultativo titular, es el público el que escucha y evalúa el estado de las tres internas que esperan, o más bien desesperan, presas de sus propias ataduras.

Entre que no entendí la actuación inicial y que no tengo muy claro si estaba ante tres casos de personalidad múltiple o había más internas de las que parecía, a ratos pensé que era yo la que tenía que ponerme la camisa de fuerza.

Por tomar una decisión, voy a decir que no eran tres protagonistas, sino una por historia. De otra forma, la profundidad de cada relato perdería parte de la credibilidad.

Dicho esto, hay que destacar la carga emocional de los acontecimientos contados escondida detrás del monólogo jocoso. A pesar del ambiente lúgubre y frío del sanatorio, el espectador puede perder la noción de la situación mientras escucha las bromas embebidas en el guion, pero es el propio guion el que le devuelve a la realidad del entorno en el que está a base de frases como hachazos que dejan ver el dolor reminiscente de las experiencias narradas.

Dado que hay un poco de todo, me quedaría con una historia de cada una de las actrices. Habría pagado yo misma el cubierto con tal de asistir a la comunión de la hija de Paz Padilla, total, me habría salido barato. Me habría gustado acompañar a Natalie Pinot, un tanto sobreactuada en esta ocasión, a la cena en la que por fin declaró su ferviente amor y habría hecho cola para que Rocío Marín, la mejor en mi opinión, me firmase su último libro.

Me quedo con tres historias, pero no me quedo con el exceso de palabrotas en un guion que aprovecha la coyuntura de tenerla atada para hacer guiños a la vida real de Paz Padilla como cabeza de cartel que es. Es quizás el lenguaje desmesurado lo que hace que parte del público ría a carcajadas y otra parte quede un tanto espantada ante la, considero, innecesaria repetición de ciertas palabras malsonantes.

Como he dicho antes, no entendí la actuación gestual y musical con la que se abre la obra, ni esa, ni el resto. Mi acompañante me explicó que una de ellas parecía reflejar cómo la terapia te coloca los esquemas y cómo tú sola los descolocas, adrede o no. Acepté pulpo como animal de compañía.

Hablando de los elementos externos, diría que bien el sonido contribuyendo a remarcar la seriedad de la situación y bien las luces enfocando la atención al punto del escenario donde realmente pasa algo para evitar que algún espectador cansado del relato se disperse intentando descubrir algún detalle oculto en el sobrio decorado. No aporta tanto la pantalla, o al menos no todas las veces que se emplea.

En resumen, entretenimiento con claro margen de mejora que puede hacer reflexionar al que no quiera únicamente reír. ¿El diagnóstico? Locura de remate provocada por dramas personales de los que nadie está a salvo, que cualquiera de nosotros puede experimentar, aunque no sea con esa exageración llevada al extremo. Quizás por eso todos llevamos una camisa de fuerza con más o menos ataduras, quizás por eso no iba tan desencaminada cuando decía que no sabía si tenía que ponérmela o no. Eso sí, yo me abrigaría un poco más que ellas, que allí tiene que hacer un frío…

MÁS INFORMACIÓN SOBRE “DESATADAS”

Venta de entradas

Margarita Pérez

Me apasiona que me cuenten historias desde las tablas, desde la gran pantalla o desde la caja lista. ‘Mary Poppins’ me enganchó al cine, ’10 negritos’ al teatro. Nací con una tele debajo del brazo y un lápiz en la mano izquierda. «Librívora» desde la cuna. Escribo porque no sé vivir de otra manera. Ingeniera de Telecomunicación. Madrid, Madrid, Madrid…

¿Algo que añadir? ¡Déjanos un comentario!

DESTACADOS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Top