CRÍTICA DE TEATRO | “¿Fin?”, de David Planell

critica opinion ¿fin? nave 73 teatro madrid comprar entradas

¿Fin? Con esta pregunta que da nombre a la obra dirigida por David Planell empieza la función y con esta misma pregunta termina. Pero, como el final es algo secreto solo al alcance de quienes hayan vivido esta historia en directo, prefiero comenzar por el principio. ¿Fin? se presenta como una historia de (des)amor, una de tantas sobre una pareja que decide dejar su relación, darse un tiempo y emprender un camino libre de ataduras. A primera vista no hay nada novedoso en este argumento ya que, otra cosa no, pero historias de amor y desamor hay unas cuantas.

Sin embargo, de una manera repentina, irreal y simpática, la trama da un giro y se convierte en algo novedoso, algo que cambia las reglas y que parece abrir un camino lleno de posibilidades, a cual más ingeniosa, para conocer en una situación extrema a Jorge y Alicia, los personajes de la historia. Sin embargo, a partir de aquí, lo que podría haber sido una forma de aprovechar un contexto inventado y original, se convierte en un recorrido lineal que solo en ciertos momentos tiene alguna subida. La obra cuenta con ciertos toques de humor pero, en mi opinión, el conflicto relativo a las nuevas circunstancias de los personajes no da todo el juego que podría.

La obra tiene algunos puntos fuertes, empezando por los actores. Silvia Vacas y Nacho Redondo, que interpretan a Alicia y Jorge, hacen su trabajo de manera correcta, a la altura de las circunstancias. La escenografía y la música entre escenas aportan dinamismo y permiten al público adentrarse más en la vida de los personajes, identificarse con ellos y entrar en la propuesta tan surrealista que propone Nacho Redondo en su texto. Además, es cierto que la obra da un paseo por todos los miedos, incertidumbres y enfrentamientos a los que se enfrenta cualquier pareja en su día a día, especialmente aquellas que llevan varios años de convivencia y relación.

Como conclusión, diría que es una obra que, a pesar de no profundizar en su contexto surrealista y algo chocante con la normalidad que muestra el resto de la trama, expone a la perfección el miedo a la soledad que experimenta la gente que está en pareja, el ni contigo ni sin ti, el temor a salir de la zona de confort para conocerse bien a uno mismo y decidir lo que quiere. Tiene el elemento sorpresa que hace falta para enganchar al público y, a la vez, expone una situación de lo más común, una contradicción singular pero atrevida. El balance final es positivo, pero reconozco que he llegado a este pensamiento tras haber meditado un tiempo lo vivido en Nave 73. Esto no es para nada negativo, ya que no hay nada mejor que una obra que no acabe en los aplausos finales, sino que se quede contigo unos días hasta lograr entender ese final que, a simple vista, solo plantea una pregunta: ¿Fin?

MÁS INFORMACIÓN

Venta de entradas

Marta Carrasco

Nacida en Madrid. De pequeña me daban miedo los teatros, ahora no salgo de ellos. Amante de las series, del cine, de la música, de los libros y de todo lo que te hacen sentir. Necesito escribir y a veces no leo lo que escribo. Deseando ver lo que la vida me va poniendo en el camino.

¿Algo que añadir? ¡Déjanos un comentario!

DESTACADOS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Top