[CRÓNICA] Carlos Salinas: “Corazón salvaje”, mente soñadora

El cantante madrileño se pone a punto antes de la que puede ser «su gran noche».

cronica carlos salinas libertad madrid

Carlos Salinas, actor y cantautor madrileño. Desde 2011 recorre las principales salas de su ciudad natal. Acompañado siempre de su guitarra y con una voz dulce y desgarrada llena de magia las noches de Madrid.

Sus letras, sinceras y personales, hacen que cualquiera que las escuche pueda sentirse reflejado en ellas. Si a estas le añadimos un sonido acústico en el que el cantante entremezcla pop y pequeños destellos de folk nos da como resultado una combinación musical perfecta, que seguro muy pronto es reconocida a nivel nacional. De hecho, algunos le sitúan desde sus comienzos a la altura de grandes cantautores como Andrés Lewin o Víctor Algora.

Han pasado ya siete años desde que actuó en las fiestas del Orgullo LGTB justo antes de lanzar su primer EP, “SALINAS”, que incluye seis canciones interpretadas con banda y cuatro en solitario.

Desde septiembre de 2011 hasta febrero del año siguiente dio la vuelta a España fusionando la faceta de cantante y la de actor en el espectáculo musical “STORM”.

Tras la gira, en 2014 sacaría a la luz su segundo single I will find you con el que abandonaba momentáneamente la interpretación acústica que retomaría de nuevo con su disco “Vuelvo a empezar”, después de haber participado con el grupo Amistades Peligrosas.

Los últimos años los ha pasado en Manchester, donde ha compuesto temas propios como Stigmas y ha decidido sacar un disco que contiene covers de canciones como Mercy, de Shawn Mendes, Sola, de La Oreja de Van Gogh; Someone like you, de Adele o El Poeta Halley, de Love Of Lesbian. Disco que presentó (y que regaló) el pasado 10 de marzo en la Sala Libertad de Madrid. Y es que el cantante no solamente compone, sino que también versiona temas de grandes artistas mientras sueña poder ser algún día uno de ellos, una meta que, desde luego, si continúa como hasta ahora, no tardará en alcanzar.

Un cumpleaños diferente en la sala Libertad

A eso de las diez de la noche la Sala Libertad presentaba un aspecto muy íntimo, entre los asistentes se encontraban familiares y amigos de Carlos que le habían acompañado desde sus inicios, así como personas que disfrutarían de su música por primera vez.

El artista aparecía sentado, y como no podía ser de otra manera, junto a su guitarra. Después de dar las gracias a todos los presentes comenzaba a entonar los primeros acordes: «A los treinta llega un nuevo despertar, buscando en la rutina un nuevo comenzar…». No había mejor manera de empezar, ya que el cantante celebraba su trigésimo cumpleaños. «Cumplo veinte en realidad», decía entre risas. Y es que si algo le caracterizó durante todo el concierto fue su cercanía con el público.

«La canción que viene a continuación habla sobre los nuevos comienzos, habla de volver a empezar, y es que siempre es bonito volver a empezar, aunque es importante arrancar desde donde lo dejaste la última vez para poder avanzar». Con estas palabras introducía el tema que daba nombre a su disco ya mencionado, “Volver a empezar”, para después interpretar una cover en español de Happier, de Ed Sheeran.

Pasó a tocar Vámonos, desde ese momento y en adelante demostraría la facilidad que tiene para interaccionar con el público, virtud que en realidad dejó entrever desde el inicio del concierto.

A partir de esa canción no perdió la oportunidad de dedicar el resto a las personas que han estado a su lado incluso en los momentos más complicados. Entre ellas destacamos Oculta realidad o Stigma, que vino precedida por uno de los momentos más emocionantes de la noche.

«Esta canción no la iba a tocar ahora, pero voy a hacerlo. Se la quiero dedicar a Violeta, quien hizo menos duro mi paso por el instituto, donde todos me criticaban por ser diferente».

cronica carlos salinas libertad madridOtro de los momentos más cálidos se producía cuando el artista invitaba a su amiga Pilar Calvo a subir al escenario para juntos interpretar el Romance de la Luna, Luna, de Federico García Lorca.

No sería la única canción que interpretarían a dúo, ya que junto a su amiga Romina pondrían punto y final al concierto con Lo Malo, el tema de Brisa Fenoy que se ha convertido en todo un éxito con la versión de las concursantes de Operación Triunfo, Aitana y Ana Guerra.

Pero antes aún nos aguardaban momentos muy emotivos como el que el artista protagonizaría con su Corazón Salvaje, (ya más que conocida por quienes le siguen) o con Canción del final, tema que introducía de la siguiente manera:

«Esta canción la escribí después de un año malo. Hay veces, cuando estamos metido en un momento malo que parece que ese momento no va a pasar nunca, pero pasa el tiempo y vemos que ese momento, ese año, ha sido el mejor de tu vida porque ha sido el que más te ha hecho aprender».

Estas palabras nos hicieron emocionarnos a más de uno, y es que para todos fue imposible no vernos proyectados, aunque fuera en una parte de esa canción.

Como habéis podido comprobar fue una noche muy especial y fue un placer presenciarlo y, sobre todo, contarlo. Si no pudisteis acudir no es preocupéis porque estáis invitados el día 6 de abril a la Sala Siroco, donde Carlos Salinas tocará de la mano de artistas de renombre en una noche que se presenta única y quien sabe si una oportunidad para dar el salto definitivo a la fama que, sin duda, tanto se merece.

Rubén Rozas

En proceso de periodista, defendiendo la verdad y apostando por la cultura. Música y poesía sostienen el mundo; espectador en la primera y actor en la segunda. La vida no es sino una obra de teatro que necesita de un guion y de una banda sonora, casi siempre improvisados.

¿Algo que añadir? ¡Déjanos un comentario!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Top