[CRÓNICA] Münik nos transporta a los años 80 en el lugar donde transcurrió “La Movida”

munik-concierto-madrid

Seguramente os suene Mónika Rodríguez, más conocida como Nika, entre otras muchas cosas por su participación en la segunda edición de Operación Triunfo y su reciente visita a la academia en la que convive la nueva generación del famoso reality musical.

Nika estaba  llevando a cabo su carrera en solitario, aunque siempre soñó con ser vocalista de un grupo. Un buen día  se cruza en el camino de Aleix Vilardebó y Jordi Rosell, hasta entonces componentes de Alien Suite, deciden fusionarse y surge Münik.

Han grabado dos discos por el momento desde que en 2011 decidieran emprender este viaje juntos:Otra dimensión” y “Nada fue casualidad”. Algunos les comparan nada más y nada menos que con Mecano, esto puede resultar atrevido, ya que el grupo de “La Movida” supuso un antes y un después en el panorama musical a nivel tanto nacional como internacional. Puede que no sean Mecano, pero eso no es malo, de hecho eso es lo bonito de la música, que no hay dos grupos iguales, cada uno tiene su estilo y es lo que les hace únicos. Lo que sí que es cierto es que hay algunas canciones que recuperan esa esencia y que nos transportan a la que muchos consideran la década dorada de la música española.

munik-concierto-madrid-2

Pudimos certificarlo el pasado 12 de diciembre en la Sala El Sol de Madrid, donde disfrutamos de un concierto en el cual los chicos de Münik demostraron que les sobra actitud y talento y en el que interpretaron una gran variedad de temas desde su primer single Sígueme hasta canciones de su último disco como Disparar o Para volver a ti, pasando por algunos de sus temas favoritos como Otra dimensión, que da nombre a su primer álbum de estudio o No me quiero ir de aquí. Además, tuvimos el honor de ver sobre el escenario a Alberto Jiménez, de Miss Caffeina, reconocido amigo del grupo.

Münik se posicionó así firmemente como gran promesa y pidió a voces hacerse un hueco entre los grandes del pop en una noche en la que hubo momentos  que nos hicieron bailar y otros que nos pusieron un poco más cariñosos, y es que esa es la esencia de la música, que puede cambiar nuestro estado de ánimo en segundos  y poner nuestros sentimientos a flor de piel de formas completamente distintas.

Rubén Rozas

En proceso de periodista, defendiendo la verdad y apostando por la cultura. Música y poesía sostienen el mundo; espectador en la primera y actor en la segunda. La vida no es sino una obra de teatro que necesita de un guion y de una banda sonora, casi siempre improvisados.

¿Algo que añadir? ¡Déjanos un comentario!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Top