ENTREVISTAMOS A MARÍA AGUADO: «Ha sido muy complicado estar alejada de mi público»

IMG_1159-2_b (Copiar)

María Aguado tiene tan solo 23 años, pero detrás de ella ya existe una carrera prometedora. Con dos discos en el mercado y un tercero a punto de salir, esta talaverana ha vivido las dos caras de la industria musical. Tras estar un año y medio alejada de la primera fila, vuelve con Mi rincón, un álbum que refleja su madurez personal y musical de la mano del productor Pablo Domínguez, pieza indispensable en este nuevo camino.

Nos reunimos con ella para descubrir el espíritu de una niña con zapatos nuevos, plagada de sueños e ilusionada con todo lo que está por venir.


TITULARES

«Pablo Domínguez ha hecho un trabajo conmigo impresionante, como productor y como persona»

«Me siento orgullosa de cada paso que he dado, pero más aún de este disco»

«En el mundo de la música somos bastante críticos con nuestros compañeros»

«La industria no te dice: “no confío en ti”, solo juega sus cartas y sales perjudicada»

«Mi familia musical está porque quiere y no por la parte económica»

«Malú es mi referente de artista que se sube al escenario a cantar y te deja con la boca abierta»

«A mis fans les tengo que agradecer todo»


IMG_1157-2_b (Copiar)

P. Hacía varios años que no lanzabas nuevo material, pero ahora llegas con Mi rincón bajo el brazo. ¿Cuál ha sido el motivo de esta prolongada ausencia?

La preparación para este tercer disco. Ha sido un año de reflexión, de sentarnos y decidir por dónde quiero ir, a dónde quiero llegar y cuál es el momento de lanzarlo. Hemos estado componiendo y eligiendo las mejores canciones sin prisa pero sin pausa. Viajamos a México con los músicos que creímos que eran los necesarios para lograr ese sonido tan especial, y entre México y España hemos grabado este disco.

P. Este trabajo se presenta como resultado de un cambio en tu dirección musical. ¿Hacia dónde has girado el timón? ¿Cuál es ese nuevo rumbo?

Nos metemos de lleno en el pop. En un pop que podría decirse que es reconocible por mi voz, por mis ganas, y sobre todo, por mis letras. Son canciones que tienen una misma línea, que no se van de lo que tengo en mi cabeza a la hora de componer como pasó con el segundo disco, que cada canción te podía desvincular de la anterior. Quería tener las raíces de lo que llevo escuchando toda la vida y al final, junto con Pablo Domínguez, que es el productor de este tercer disco, he conseguido esa musicalidad.

P. ¿Hasta qué punto ha influido la presencia de Pablo Domínguez en esta redefinición de tu música?

Yo llevaba mis letras con una melodía muy clara, pero él me daba el toque que le pedía y que a lo mejor a mí misma me impedía avanzar. Él supo, con la guitarra y con los arreglos del piano, ir sacándome poco a poco. Ha sido como plantar una semilla y ver cómo va floreciendo a base de regarla. Pablo ha hecho un trabajo conmigo impresionante, no solo como productor sino también como persona, porque me ha apoyado de la manera que necesitaba para crecer a nivel musical.

P. ¿Elegiste tú a Pablo o Pablo te eligió a ti? ¿Cómo surge la idea de trabajar en común?

Fue muy curioso. Íbamos a empezar a trabajar en el disco y estábamos buscando canciones. Yo tenía algunas sin terminar guardadas en mi casa, pero había elegido una canción de Rosa Martínez y Darío Benítez, y aunque el arreglo me gustaba, no terminaba de darme esa esencia que tenía en mi cabeza. Mi mánager le comentó a Pablo la situación y le pidió que mejorara los arreglos para ver si me terminaba de convencer. Entonces Pablo, sin hablar nada conmigo, se puso con ello, me lo mandó, y cuando me llamó impaciente por conocer mi opinión, le dije: «Pablo, has entrado en mi cabeza sin mi permiso y no quiero que salgas. Has conseguido sacar lo que tenía en mente sin haberte dicho nada». Así fue como nos conocimos. Después nos reunimos, le entregué mis canciones y fuimos trabajando juntos hasta llegar a terminar este disco.

P. Una vez que tienes el sonido y tienes el productor, llega el momento de fusionarlos y grabar el álbum. ¿Qué es lo que más destacarías de tu nuevo disco?

La personalidad que ha agarrado mi música, y sobre todo, la dirección en la que vamos. Creo que es la vía en la que puedo encontrar mi hueco definitivo, porque ahora sí soy yo. Me siento orgullosa de cada paso que he dado en mi carrera, pero más orgullosa aún del disco que sé que tengo entre manos.

P. La carta de presentación es el single “Nuestro rincón”. En una de las frases dices: «trataré de ser feliz buscando un sitio para mí», ¿has encontrado ya ese sitio?

El sitio del que hablo en esa canción es mirarse a uno mismo. Creo que cuando tú te encuentras contigo mismo es cuando sabes dónde estás. Ese es el punto clave para poder empezar a subir y a confiar en lo que quieres y estás haciendo. Me ha costado dos discos, varios singles, pero he tenido que hacerlo para llegar a lo que soy hoy; para tener este disco y estar tan feliz y emocionada.

P. En general el single está plagado de frases que denotan un ejercicio de autocrítica y transparencia absoluta. ¿Componer este tema fue una terapia para ti?

Sí. Ha sido reflexión. En el mundo de la música somos bastante críticos con nuestros compañeros, y en “Nuestro rincón” les doy las gracias irónicamente a todas esas personas que han ido pasando por mi vida musical, a todas esas pegas de la gente que me rodeaba, a todo eso que no me dejaba avanzar. Es como: ahora sé en qué pude fallar, sé lo que soy y sé que todos esos miedos que tú me metías en la cabeza ya no están. Y lo canto en la canción, pero lo hago mirándome al espejo y diciéndomelo a mí misma, porque ya no necesito a nadie que me diga nada. Por eso mejoro y por eso crezco en la música y como persona.

P. ¿Y las demás canciones de este álbum cómo son? ¿Hay más vivencias personales en ellas?

Algunas sí, son vivencias propias. Hay una que es mi niña mimada, aunque realmente lo son todas, pero ésta en concreto nació justo antes de irnos a México a grabar el disco. Estábamos en el estudio tonteando con la guitarra y el piano y le dije a Pablo: «graba toda la sesión, aunque luego no sirva para nada». Creo que la grabación dura como cuatro horas, pero salió una canción preciosa que para mí es el baladón del disco. La letra me fluyó sola: agarré el papel y salieron las palabras. Tengo un gran recuerdo de cómo nació esa canción y de cómo la vestimos; y el día de la boda, que será cuando la cante ante mi público, va a ser un momento en el que no sé si podré aguantar las lágrimas.

P. Se te nota feliz e ilusionada, pero para llegar aquí has tenido que vivir momentos agrios. ¿La cara más dura de la música es cuando te dicen que no confían en ti?

Realmente no te dicen que no confían. Esa es la pena. Porque si te dicen que no creen en ti sabes lo que hay, pero empiezan a jugar sus cartas y tú sales perjudicada, siendo bombardeada constantemente sin tener medios para defenderte. Eso te hace crecer, te hace ver las cosas de otra manera y a la larga te hace ser más fuerte. Te sirve para  hacer una limpia de esa gente que no merece la pena o que simplemente trabaja por ganar dinero, no porque creen en el proyecto. A veces pienso que igual algún día se pueden arrepentir de ello, pero no me van a parar.

P. Entonces lo más complicado es dar con la persona que vea tu proyecto como algo más que un medio para ganar dinero…

Exacto. Pero ya no solo en la música, sino en cualquier situación de la vida. Cada vez la gente es más egoísta y solo miran qué pueden sacar ellos; cuál es su beneficio. Ya casi no existe eso de: «vamos a trabajar todos juntos para salir todos a flote». A mí me encanta poder decir que yo sí tengo una familia musical. Que la gente que está ahí es la gente que quiere estar y no la que ve la parte económica.

IMG_1158-2_b (Copiar)P. Hablando de la industria… ¿tienes algún artista modelo? ¿Cuáles son tus influencias?

Desde bien pequeña mis padres me ponían a Mecano en casa, y según iba creciendo fui escuchando Luz Casal, Miguel Bosé… pero también escuchaba The Beatles y música clásica, aunque sinceramente, de quien puedo decir que he sido fan desde que era enana, y de quien pedí mi primer disco, es de Malú. No tenemos nada que ver musicalmente hablando, pero es mi referente de artista que se sube al escenario a cantar en directo y te deja con la boca abierta. Yo quería ser así.

P. Nombras a Malú como referente. En estos años de reubicación, por decirlo de alguna manera, ¿pensaste en probar suerte en algún talent show tipo La Voz?

No estoy en contra de los talent shows, pero las personas que van a todos estos programas son gente que sueñan con la música y no han tenido medios para formarse vocalmente. Y solamente nos quedamos con las actuaciones que vemos en televisión, pero nadie sabe el trabajo que hay detrás. Yo los admiro a todos, porque prepararte una canción en una semana es muy complicado, sobre todo una canción que no es tuya, que ya está cantada por otro artista y que es la referencia que tiene la gente. Hacerla tuya y sacar de la cabeza de esa gente la versión del artista original me parece complicado. Yo he tenido la suerte de que me he podido formar fuera de cualquier talent show y he podido componer mis temas y tener el apoyo para lanzar mis discos, hacer mis videoclips, y sobre todo seguir dando clases de canto. Esa es la parte más bonita, donde se exprime todo para luego lanzarlo al escenario, y eso no se ve en ningún programa de televisión.

P. Tu álbum sale a la venta tras el verano, coincidiendo con el arranque de tu gira. ¿Tienes ganas de reencontrarte con tu público?

Estoy loca por ello. Para mí ha sido muy complicado estar alejada de mi público. He hecho alguna cosita en acústico porque tenía mono de escenario, y también porque ellos me lo pedían, y ahora estoy deseando presentarles a mi banda y enseñarles el trabajo que hemos estado haciendo todo este tiempo.

P. ¿Ha sido importante el apoyo de tus fans para seguir peleando por todo esto?

Sí. En este último año y medio sobre todo, porque decía: ¿y si estoy un año y medio desaparecida y cuando vuelva no se acuerda nadie de mí? Era un duelo de sentimientos que resultaba un poco frustrante a veces, pero siempre recibía algún mensaje. Parece que olían cuándo estaba más de bajón y justo me llegaba una foto o un simple: «estoy deseando escuchar una canción tuya». Les tengo que agradecer todo, porque cuando estoy de capa caída recuerdo que esa gente utiliza mis canciones para superar problemas y sé que no puedo tirar la toalla.

P. Para acabar, ¿qué has mejorado y qué te queda por mejorar?

Lo que más he mejorado es que hoy sé lo que quiero, sé lo que tengo y sé que en el trabajo que he hecho no hay ni un solo segundo que me descuadre.

Algo que mejoraría… Pues que seguramente dentro de un año, cuando escuche este disco y vaya a componer canciones para un cuarto, piense: «en el tercero tendría que haber hecho esto». Eso es algo que debemos reconocer todos. Somos humanos, nos equivocamos, y lo que hoy nos parece perfecto, quizá mañana nos parezca que falta algo.

MÁS INFORMACIÓN

Web oficial
facebook.com/MariaAguadoOficial
@MariaAguado

Fotografías: Rocío Muñoz
Agradecimientos: Vanadiss

Rocío Muñoz

Me embarqué en YourWay Magazine para vivir desde dentro lo que siempre había seguido desde fuera. Lo mismo te entrevisto que te fotografío. Fuente inagotable de conversación sobre series, música y TV. Tan rara como cualquiera.

¿Algo que añadir? ¡Déjanos un comentario!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Top