Entrevista a Màxim Huerta: «El amor genera los volcanes que vivimos en nuestra vida»

entrevista maxim huerta firmamento novela television

Cada año su libro es uno de los más esperados por parte de los lectores y es que a base de trabajo, dedicación y calidad, Màxim Huerta ha conseguido hacerse un hueco en la literatura y ya cuenta con siete novelas en las librerías. La nueva se llama “Firmamento” y en ella Ana y Mario, sus dos protagonistas, narran desde dos puntos de vista muy distintos la evolución de una relación sentimental y un hotel de Mallorca es testigo del principio de la misma.

Hace ya tiempo que no le vemos ejerciendo de presentador en televisión, pero Màxim asegura haber recibido propuestas interesantes en esta entrevista en la que el escritor habla del mundo de la literatura, del momento profesional y personal en el que se encuentra y de si tienes ganas de volver a la pequeña pantalla.


TITULARES | Entrevista a Màxim Huerta

«Antes de empezar a escribir construyo mucho al personaje»

«Todas las relaciones que empiezan sin vocación de eternidad no las disfrutas»

«Llegado a los cuarenta y siete años estoy en paz»

«Esta novela refleja que el agua salada lo cura todo»

«Lo único que he buscado es disfrutar escribiendo historias y eso me hace estar más relajado»


entrevista maxim huerta firmamento novela televisionP. En un momento del libro Ana, la protagonista femenina de la novela, hablando del mundo editorial dice que el amor ya no se lleva, ¿es verdad esto?

Yo no sé si es verdad, aunque yo creo que sí que se lleva y que es el elemento principal de la literatura. El amor, el tiempo y la memoria son los elementos más importantes siempre, pero sí que es cierto que es una forma que tienen de pelear los personajes.

P. Se seguirá escribiendo siempre sobre el amor…

El amor tiene todos los requisitos para hacer novelas duras, felices, dramáticas… con todos los ángulos el amor genera los volcanes que vivimos en nuestra vida. La vida la vamos a recordar fundamentalmente por los amores que hemos vivido.

P. Las dos primeras partes de la novela están escritas a dos voces, ¿de qué manera se trabaja para conseguir que sean independientes y se distingan fácilmente?

Mi objetivo era que la novela fuese como el mar, una ola de Mario y una ola de Ana, cada una con una fuerza. Al final los dos pertenecen al mismo mar, a personas inseguras y contradictorias, necesitan huir y encontrar una felicidad y cada uno lo gestiona de una manera.

La novela está construida como si fueran olas y por eso hablan los dos, quería hacerlos diferentes y que cada uno tuviese suficiente peso y personalidad. Antes de empezar a escribir construyo mucho al personaje hasta que consigo verlos y luego ya puedo empezar a escribir.

P. Mario y Ana protagonizan “Firmamento”, ¿cuál de los dos tiene más de ti?

Mario es escritor fantasma, escribe novelas para otros y la única historia que no consigue escribir bien es la suya. Dejo en todos los personajes parte de mí como hacemos todos los autores y algunas de las manías que tienen los dos son mías.

P. Después de la primera parte del libro, la novela cambia radicalmente de tono y descubres una realidad bastante agria que hasta entonces no sabías de la historia, ¿es necesario a veces desidealizar ciertas historias a las que nos han acostumbrado los libros o las películas?

Es una novela que habla de las mentiras y de la ficción como la gran mentira. Hay un momento en el que todos los personajes de la novela mienten. En un momento en el que hay tanta posverdad y que hay tantas fotos de Instagram perfectas los dos personajes se camuflan detrás de una fachada. Al final cuando empiezas una relación es normal que idealices, porque si no la relación empieza mal, aunque luego te lleves un bofetón. Todas las relaciones que empiezan sin vocación de eternidad no las disfrutas. Aunque la relación dure un fin de semana tienes que pensar que va a ser para siempre porque como luego no lo va a ser… La normalidad es muy cómoda, pero es muy aburrida.

P. Mario, el protagonista de la historia, se dedica a escribir gran parte de las novelas de otros escritores, ¿está muy presente esta figura en el mundo editorial?

Sí, pero sería un marrón meterme en esa historia. Hay gente que a lo mejor necesita que le acaben los textos.

P. Habrá gente a la que no le parezca muy moral esta figura…

Yo quería hablar de la mentira y cómo uno de los elementos de la mentira era que el propio protagonista se dedicase a escribir novelas de otros. Me parecía la mayor mentira de la novela. De lo que pasa en el mundo editorial me entero poco porque me quedo en casa, intento no enterarme de esas triquiñuelas porque no me interesan.

P. Hiciste promoción de la novela en “Viva la vida”, el programa de Toñi Moreno, donde te sinceraste. ¿Es más difícil hacerlo en una entrevista tan personal como esa o en un libro tan autobiográfico como pudo ser el anterior tuyo?

“La parte escondida del iceberg” es el mayor acto de sinceridad que he hecho y fue producto de haber leído a Muñoz Molina, a Rosa Montero… Me apetecía y quise narrar la historia con un amor y también hablar de la infancia. Fue doloroso escribir el libro y también lo fue contarlo en televisión. Llegado a los cuarenta y siete años estoy en paz.

P. ¿Tiene consecuencias cuando haces un ejercicio como este en público?

Si las tiene de momento han sido buenas. La mayor consecuencia es una llamada de mi madre diciéndome lo bien que he estado o, cuando leyó la novela, qué pellizco le había supuesto. Y con los amigos lo mismo. Hay que vivir sin heridas e intentar cicatrizarlas.

entrevista maxim huerta firmamento novela televisionP. En el mismo programa Laura Pausini le preguntó a Toñi Moreno si le gustaban las mujeres y fue muy criticada su respuesta ambigua, ¿es importante que personajes tan mediáticos estén comprometidos con causas sociales que están tan a la orden del día?

El compromiso creo que debe ser voluntario, el forzado me parece injusto porque cada uno maneja las circunstancias en su casa y con sus amigos como puede y como no sabemos las circunstancias en cada casa, los compromisos que sean voluntarios. Yo solamente puedo hablar del mío y lo vivo con total normalidad, no tengo ningún problema más allá de las rupturas y obligar al compromiso ajeno creo que es injusto.

P. Pero cualquiera que no seamos mediáticos podemos pensar que la fama se debe aprovechar para alzar la voz por tanta gente que no puede hacerlo…

Uno de pequeño siempre necesita referentes porque yo también los he necesitado en la escritura, referentes sexuales o referentes de belleza. Cuando yo era pequeño tampoco había tantos y ahora es más normal porque hay jueces, médicos… y que de una manera natural se muestra y eso es muy bueno para el chico perdido de un pueblo que puede considerar que eso es un problema.

P. ¿Cómo es el momento profesional y personal en el que te encuentras ahora mismo?

Disfrutando de “Firmamento” a lo grande. Después de hablar de un ex en una novela y de verbalizar tanto dolor con ese chico tenía ganas de una novela luminosa, carnal, rápida y veloz. La cura de todo siempre es agua salada, sudor y mar y creo que esta novela refleja que el agua salada lo cura todo.

P. Esta es tu séptima novela y ya estás muy asentado en el mundo de los libros, pero ¿ha sido más difícil hacerte hueco en la literatura o el periodismo en su día?

No lo he buscado, pero inconscientemente es verdad que tienes un hueco en las librerías y en las estanterías de las personas, pero lo único que he buscado es disfrutar escribiendo historias y eso me hace estar más relajado. Pensar en hacerme un hueco en el mundo de la literatura me parece que es un ejercicio de arrogancia y de vanidad que otros lo manejan muy bien pero a mí me resulta incómodo. Los lectores y el tiempo dirán si mis novelas tienen ese espacio. Del periodismo he disfrutado mucho siempre, y cuando escribo disfruto también. Cuando estás de periodista da igual el medio en el que estés, el objetivo es ser honesto y escribir siendo honesto con lo que quieres contar.

P. ¿Echas de menos la televisión?

Últimamente me están coqueteando mucho, me han llamado para proyectos muy bonitos y si lo decidimos al final o no, ya lo veremos. La novela ahora es lo principal y ha habido proyectos en a los que he dicho que no porque no me conquistaban, pero estas últimas semanas sí que me han propuesto alguno muy atractivo.

P. ¿Qué tipo de proyecto te gustaría que fuera el que te llevase de vuelta a la televisión?

Todo lo que sea parecido a “Destinos de película”. Tenía todos los ingredientes que me gustaban: era cultural, sin plató, en la calle… Era muy interesante y ese tipo de programas me parecen muy buenos para el telespectador.

P. ¿Y en cuanto a la escritura?

Tengo que acabar un libro ilustrado que saldrá en octubre con Lunwerg.

Mario Temiño

Nacido en Madrid. Parte creadora. Entrevisto y escribo sobre libros en YourWay Magazine. Cine. Televisión. Técnico en producción audiovisual y aficionado a escribir y leer en mis ratos libres.

¿Algo que añadir? ¡Déjanos un comentario!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Top