Entrevistamos a Sandra Barneda: ‹‹Mi meta con los libros es que se lleven a la ficción››

Desde hace años es uno de los rostros más ocupados de Mediaset. Actualmente conduce Un tiempo nuevo y Hable con ellas en Telecinco, pero una de sus verdaderas pasiones es la escritura. Su primer libro fue Reír al viento, y, tras la sorprendente aceptación del público y de la crítica, ya tiene en el mercado el segundo de lo que será una tetralogía, La tierra de las mujeres.

Hablamos con ella para que nos cuente todo sobre su literatura, y hacemos un repaso de los conocidos programas que conduce la cercana y transparente Sandra Barneda.


TITULARES:

‹‹Escribir La tierra de las mujeres ha sido emocionalmente revuelto y conciliador al mismo tiempo››

‹‹Las personas que estamos en la vida nunca somos iguales, cada día mutamos y estamos en una continua y permanente transmutación››

‹‹En esta tetralogía todo van a ser historias que estén protagonizadas por mujeres y viajes transformadores››

‹‹Si pudiera elegir en un futuro te diría que me veo en un pajar restaurado escribiendo››

‹‹Tenía ciertos reparos con la exposición y con mi físico, aunque parezca tan segura, soy bastante insegura››

‹‹Hable con ellas es como irte a una fiesta de amigas y además la responsabilidad se divide››

‹‹En Un tiempo nuevo estamos luchando, no es un objetivo fácil y estamos sufriendo››


- Cuéntame Sandra, ¿qué ha sido lo que te ha hecho escribir sobre unos antepasados como los de Gala?

El elemento tierra que te lleva a los orígenes, a la familia, a reencontrarte con el pasado. La tierra es como más reflexiva, y tenía claro que en el segundo elemento de esta tetralogía quería hacer un homenaje a la mujer. Por eso el libro está plagado de personajes femeninos. Quería revisar los orígenes y hablar de una historia de compasión. Muchas veces no nos interesamos por nuestros predecesores, lo que han hecho en su vida, cómo lo han pasado, cuál ha sido su punto de vista… y, a veces, lo podemos hasta arrastrar nosotros por propio desconocimiento. La intención de esta novela era que todos venimos con unas herramientas particulares. Si tú vienes con un martillo y yo vengo con un destornillador, no pretendas que mis dificultades las supere a base de martillazos, porque esas dificultades las superaré a base de giros. Muchas veces eso no lo entendemos.

- Esta novela forma parte de un estilo costumbrista, con todos los prejuicios que hay sobre los pueblos y su gente. ¿Cómo ha sido escribir La tierra de las mujeres?

La tierra de las mujeres es como un cuento en el que hay ocho abuelas, que son las hadas madrinas, y el tema de las costumbres al contrario, no hay que revelarse ante ellas, hay que protegerlas. Tenemos que agradecer esas tradiciones que son de la tierra; el conocimiento de las plantas, ese saber el por qué las naranjas se toman en una determinada estación del año. Estamos muy revueltos, hemos perdido la noción con los invernaderos y ya no sabemos qué fruta toca comer, entonces hablo de este tipo de vida, una vida más conectada a la naturaleza, porque muchas veces en la ciudad te olvidas. Escribir este libro ha sido emocionalmente revuelto y conciliador al mismo tiempo.

- ¿Y por qué eliges La Muga como punto de partida de esta historia?

Quería hacer un guiño y La Muga son parte de mis orígenes, es el pueblo donde nació mi padre y donde he pasado muchos veranos de mi vida; le tengo un gran cariño. Lo elegí porque tenía claro que quería hacer una historia basada y ambientada en el Valle del Ampurdán y, aunque es absolutamente inspirado, el pueblo era pequeño y tenía muchas referencias que me iban muy bien para la historia.

- Empezando por el nombre, dentro del libro hay una inmensidad de menciones a la tierra. ¿Realmente qué significa para ti este elemento?

La tierra es la gran madre. Es el elemento que te da estabilidad y en el que tienes que plantar y germinar. Dicen que recoges lo que siembras, y en el fondo la tierra es eso, tu familia; tanto la que has elegido como la que eliges. La tierra es la germinadora y por eso va a ser el mayor de los cuatro libros que tenga presencia femenina.

- La protagonista de tu libro sufre un gran cambio a raíz de conocer sus orígenes, ¿crees que nosotros seríamos como somos si realmente conociéramos nuestros antepasados?

Creo que las personas que estamos en la vida nunca somos iguales. Cada día mutamos y estamos en una continua y permanente transmutación. Evidentemente, cada cambio y cada cosa que ocurre en tu vida, que ves y de la que eres consciente, te varía. Desde una decepción amorosa, un enamoramiento, una muerte, una pelea con una amigo, una decepción en el trabajo, un miedo que descubres… Todo eso son cosas que te modifican. Quien crea que es el mismo durante toda la vida está equivocado. Esta tetralogía habla de que en el fondo estos personajes, por un lado y por otro, caen en una crisis. Y vivir esas crisis es vivir grandes transformaciones. Una crisis puede ser desde que de repente te rompas una pierna y estés escayolado, a que seas un deportista y te obliguen a estar un mes sin poder hacer deporte; entonces te paran y reflexionas.

sandra-barneda11- En el libro hay un pequeño homenaje a Álex, la protagonista de tu primer libro. ¿Cómo de un personaje y un libro tan positivo como Reír al viento su homenaje está cargado de tristeza?

Si empiezas a leer Reír al viento, al principio Álex está fatal y no se sostiene por ningún lado, entonces la protagonista decide huir. Yo no te diría que es un momento de tristeza; es un momento muy tierno que está lleno de descoloque, porque se encuentra un reflejo de lo que está perdiendo en un hecho muy similar al que ella vivió. Aparte es un guiño a que yo creo en la magia, y a veces ocurre que personajes extraños, que no se conocen, de repente te dicen algo que te cambia todo. Yo lo llamo «pequeños ángeles» que hay en tu vida, que no tienen nombre ni cara y van transmutando en diferentes personas, pero en realidad son los mismos ángeles que utilizan a las personas para hablarte.

- Has anunciado que La tierra de las mujeres es el segundo libro de una tetralogía, ¿qué vamos a poder ver en los otros libros?

Todo van a ser historias que estén protagonizadas por mujeres y viajes transformadores . El viaje lo va a marcar mucho el elemento. El siguiente va a ser el agua, y hasta ahí puedo leer.

- Como bien dices, la tetralogía va a estar entera protagonizada por mujeres. ¿Estás aprovechando estos libros para reivindicar esos derechos de la mujer de los que siempre que tienes oportunidad hablas?

Estoy escribiendo lo que me apetece y, a raíz de hablar con actrices, o incluso mi hermana, que cuando empecé a escribir Reír al viento estaba entrando en la cuarentena, me decían que la mujer a partir de los cuarenta parece que no existe en la ficción, su vida desaparece. Yo me propuse escribir sobre mujeres que estén en esa edad y dar argumentos de que sí tienen vida. Evidentemente, creo que en las novelas lo primero que escribes es más sobre lo que conoces; después de la tetralogía me pondré en la piel de un hombre. Que me digan que es una literatura femenina por el hecho de que sean protagonistas femeninos es como si a alguien que escribe sobre el género policíaco, y todos los personajes son masculinos, le preguntaran si es un libro para hombres. Me parece un poco absurdo.

- Como escritora, ¿cuál es tu meta con los libros?

Te diría que mi meta es que la tetralogía se lleve a la ficción. Seguir escribiendo, y disfrutar con lo que hago. Tener gente que quiera seguir leyendo mis historias, porque al final me lo paso muy bien creándolas.

- Actualmente eres uno de los rostros más ocupados de Mediaset. ¿Cómo se compagina estar al frente de dos programas y, a la vez, escribir algo con un proceso tan intenso como son las novelas?

Se compagina muy bien. Sacrificando tu vida personal y con mucha comprensión de los que te quieren, -porque evidentemente el día tiene las horas que tiene-, y con mucha disciplina. Por otro lado, es sanador para mí porque la televisión es un mundo muy rápido, muy estresante y muy exterior, mientras que la escritura es todo lo contrario: es soledad, mundo interior y muchas horas de estar contigo. Para mí escribir es maravilloso. En vez de ir a hacer yoga cinco veces a la semana, o darme un masaje, me desconecto del universo y me meto en mis personajes y mi historia.

- ¿Tienes una disciplina de trabajo en cuanto a la escritura?

Siempre empiezo en una nube abstracta y voy bajando poco a poco. Ahí empiezo a estructurar y a documentarme. Cuando ya empiezo a escribir sí que me pongo un calendario, el problema es que por mi profesión tengo que ir semana a semana para marcarme objetivos, pero sí, cada día escribo.

- ¿Crees que tu futuro está más en los libros o en la televisión?

Hace mucho tiempo que traté de dejar de focalizar en el futuro y trato de no perder la atención en el presente. En cuanto a la televisión, requiere de mucha energía y estar expuesta en todo momento, es algo que me cuesta más y, si pudiera elegir en un futuro, te diría que me veo en un pajar restaurado escribiendo y pudiendo dedicar la mitad de mi tiempo a escribir y de vez en cuando hacer un programa, pero en vez de presentar, poder dirigir y producirlo.

resizer- La producción es una faceta a la que tú también te has dedicado, ¿por qué ahora decides estar más delante de las cámaras que detrás?

La verdad es que he hecho de todo, redactora, reportera, guionista… A veces la vida te lleva, y yo creo que en parte ahora estoy delante de las cámaras porque tenía que estar en paz conmigo. A veces tenía ciertos reparos con la exposición y con mi físico porque, aunque parezca tan segura, soy bastante insegura. Hay que tener la cabeza muy bien amueblada cuando sales en televisión, porque hay que aceptar una premisa importantísima que es que no puedes gustar a todo el mundo y debes aceptar críticas.

- De los dos programas que conduces ahora, Un tiempo nuevo y Hable con ellas, ¿con cuál estás más cómoda presentándolo?

Hable con ellas es como irte a una fiesta de amigas, y además la responsabilidad se divide, te puedes relajar mucho más, el contenido es mucho más ameno y es más agradable, mientras que en Un tiempo nuevo estamos luchando, no es un objetivo fácil y estamos sufriendo. Tenemos la esperanza de ir remando y conseguir estabilizarnos, pero es un reto difícil porque son cinco horas prácticamente hablando de política. Creo que el programa tiene que evolucionar y espero que poco a poco, si podemos conseguir que la cosa tenga un poso mayor, disfrutar más. Disfruto de manera distinta, porque ha habido momentos muy buenos al tener la responsabilidad de informar y de contar las cosas en el momento en el que estamos, y por eso me siento afortunada también. El tema es que creo que hay que seguir remando y es una cuestión de pico y pala, para ir poco a poco y que la cadena nos dé tiempo. Son dos programas complementarios porque con uno me río y también está bien frivolizar, y con el otro hay una mayor responsabilidad.

- ¿Es difícil presentar un programa entre cinco personas?

Yo te diría que no. Es un acto de generosidad, de escucha y de no personalizar. Si tú ves que una está hablando demasiado, aunque vaya a por ti no tomártelo a mal, porque no hay mal rollo, forma parte del espectáculo. La gente habla y se lo cree, pero forma parte del espectáculo. Hay que tener muy claro el ritmo y qué es lo que se quiere, es cuestión de tiempo y de prueba-error, y a veces en la tele cuesta que te den ese tiempo.

- ¿Cómo viviste la primera cancelación del programa?

Fue una cancelación extraña porque el programa iba bien. Más que una cancelación nos dijeron que parábamos el programa, pero que volveríamos, y cuando te dicen eso en la tele pocas veces ha pasado que vuelvas. Sucedió algo mágico, porque normalmente cuando estás haciendo un programa con gente, e igual que en todos los trabajos, tienes más contacto y nosotras cuando se paró el programa seguimos quedando porque nos echábamos de menos, y ahí surgió algo muy bonito que es lo que creo que en la segunda temporada de Hable con ellas se refleja. Cuando te cuentas tus dramas de verdad, luego se nota en la pantalla, porque ya sabemos quiénes somos, cuáles son nuestros más y nuestros menos, y a veces un ataque de ira puede ser un ataque de inseguridad.

- El equipo de Un tiempo nuevo, ¿cómo lleváis esta guerra de audiencias con La sexta noche en el prime-time de los sábados?

Con mucha filosofía. Cada uno lo lleva como puede. Intentas no tener en cuenta las audiencias, pero ahí están, es la lucha. No hay que perder la esperanza y seguir trabajando.

- Polémicas como el falso pago al “Pequeño Nicolás”, o tener de colaboradora a una imputada como Sonia Castedo, ¿perjudican de algún modo al programa?

No sabría qué decirte, son decisiones que toma la dirección del programa, yo ahí solo puedo acatarlas. Creo que no perjudican, lo que pasa es que la guerra es tal que también es fácil que en un momento determinado le veas la polémica. ¿Tú le harías una entrevista a Bárcenas? Yo sí, el tema es que no cobren. Evidentemente, a lo único que me negué es a hacer la entrevista si estas dos personas cobraban. Si perjudica o no, no depende de mí, pero estamos en un momento delicado.

- Pablo Iglesias iba a ser uno de los platos fuertes de uno de los programas, ¿por qué crees que finalmente no accedió a ser entrevistado en el programa?

No lo sé, no tengo ni idea. Sé lo que conté y nada más. Tuvimos hace poco a la número tres de Podemos, Carolina Bescansa; hemos tenido a Teresa Rodríguez, a Echenique, a Juan Carlos Monedero… El día que quiera venir Pablo Iglesias tendrá la puerta abierta, como la ha tenido siempre, pero no en las condiciones que él ponga, porque entonces me está demostrando que aquello de lo que se queja su partido a la mínima que coge un poco de poder hace lo mismo. Siempre lo digo, estaré encantada de que venga y me muero de ganas por charlar con él. Además, empezó como tertuliano en La Noria y no solo estuvo una vez. Pablo Iglesias y yo ya nos conocíamos.

- Trabajaste también durante bastante tiempo en Antena 3, ¿cómo fue tu experiencia en la cadena?

Muy bien, imagínate lo joven que era. En informativos primero, con Pedro Piqueras, y luego El Bus, así que muy bien. Fue una etapa de evolución personal y mucho aprendizaje.

- Ahora que me hablas de El Bus, eras tú quien conducía los resúmenes del programa. ¿Te atreverías ahora a presentar un reality para Mediaset?

A mí me encantaría. ¿Por qué la seriedad no puede compaginarse con otras cosas? No sé qué tipo de reality, pero a lo mejor me lo proponen, la vida es muy larga. A mí me divierten los realities. El otro día estaba con un amigo que vive sin televisión y apenas sabía nada de ninguno; estábamos cenando en casa y le puse Gran Hermano VIP. Estaba descubriendo cómo funciona Gran Hermano y le pareció algo alucinante, entonces le expliqué que el formato viene de un libro de George Orwell y toda la historia. Este programa es un experimento sociológico que me parece muy buena idea, luego lo que haga cada uno con su participación es otra historia.

- Ya para terminar, Sandra, ¿qué te aportan los libros que jamás te podrá dar la televisión?

En la televisión lo ves todo, con los libros vuelas y vas más allá de lo invisible. Con la televisión ves y con los libros te vas más allá del mundo material y del mundo físico. Es verdad que la tele es también una evasión total, y eso es lo que tiene en común con los libros. Para hacer o trabajar en televisión necesitas a mucha gente, con la literatura necesitas un ordenador o una libreta con un bolígrafo y a ti mismo. Puedes estar en cualquier lado del mundo escribiendo, es complementario.


Agradecimientos: Suma de Letras
Fotografías: Archivo

Mario Temiño

Nacido en Madrid. Parte creadora. Entrevisto y escribo sobre libros en YourWay Magazine. Cine. Televisión. Técnico en producción audiovisual y aficionado a escribir y leer en mis ratos libres.

2 Comments

  1. M. Carmen Hernández 12/02/2015 at 10:58 -  Responder

    Buena entrevista. Hemos visto a Sandra, sincera y auténtica. Mil gracias a los dos.

  2. laura 11/02/2015 at 20:51 -  Responder

    en serio ha dicho lo del experimento sociológico?? jajaja hace 10 años podía colar pero ahora ya no…

¿Algo que añadir? ¡Déjanos un comentario!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Top