Marea crítica: La excepcionalidad se hizo serie

Hacía mucho que no teníamos en pantalla la calidad sublime de varias de las series que se están emitiendo en estos momentos en nuestras pantallas. Resulta extraño decir esto, y más extraño resulta verlo cada semana. Os hablo de Bajo sospecha y El  ministerio del tiempo.

Bajo sospecha recuerda bastante a Broadchurch, pero estoy convencida de que, por una vez, la serie española gana por goleada a la extranjera. No soy persona de ver series de Antena 3 por la cantidad de anuncios que emiten, pero no solamente he acabado viendo la serie sino que además me he sorprendido dado que apenas hay descansos durante la emisión. Es una serie que engancha desde el minuto uno. No daba mucho crédito a la serie, -ya que, como he dicho, el argumento me sonaba a Broadchurch-, pero una vez visto el primer capítulo te encuentras con que quieres más y más…

¿Y qué decir de los grandes actores que participan? Personalmente, no conocía a Pedro Alonso (el padre de la niña) y aunque su personaje parezca que tiene menos sentimiento que muchos de los otros personajes, resulta sorprendente cómo un actor desconocido para mí me puede llegar de una forma tan profunda. Es complicado transmitir sentimientos a través de la pantalla, y eso es lo que consigue también Alicia Borrachero. El corazón se encogió cuando falleció Alicia, así como en otros muchos momentos de la serie. Y es que Alicia Borrachero siempre transmite a la perfección, pero en esta ocasión esta SUBLIME. La serie, además de tener buen argumento y buenos guiones, tiene una gran dirección de casting. En definitiva, una serie que os recomiendo totalmente y de la cual estoy segura que seguiré hablando por estos lugares.

El ministerio del tiempo, esa mezcla de tiempos y de actores tan diferentes.

Debo reconocer, aunque Nacho Fresneda sea uno de mis actores por excelencia, que no daba un céntimo por la serie; tal vez porque últimamente no creemos demasiado en las series y producciones de la televisión pública de este país. Pero también debo reconocer ahora que la serie me ha enganchado. Es una serie que brilla con luz propia debido a la complejidad de sus argumentos. No debe ser fácil mezclar tiempos a la hora del guion, de los vestuarios y de los escenarios. Es una serie capaz de tratar los temas con la delicadeza que requieren, pero sin perder el humor a pesar de la diferencia de tiempos. Engancha, no tiene anuncios y además sirve para aprender algo de cultura general que a todos nos viene bien. Y aunque ha competido contra una serie que tenía toda la pinta de ser “una grande”, (me refiero a Los Nuestros), está cosechando bastante audiencia. De hecho, comienzan a surgir comentarios sobre una posible segunda temporada, que estoy segura que acabará por firmarse y por ser vista por la misma cantidad de gente que estamos viendo la primera.

En definitiva, nos toca, por fin, disfrutar de grandes series made in Spain, que falta nos hacía…
¡Hasta la próxima¡

Alazne Villar

De un lugar parecido a Invernalia, animadora sociocultural y turística de profesión, voluntaria de trinchera y 2.0 por vocación, snob seriefila y geek por diversión; a ratos humana y a ratos zombie, seriéfila a jornada completa y horario flexible. ¿Qué hago aquí? El día que lo averigüe dejaré de escribir… (en busca de la perfección).

¿Algo que añadir? ¡Déjanos un comentario!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Top