MAREA CRÍTICA: Un cabreo llamado #TimoGH15

Esta semana el artículo iba a ir encaminado en otro sentido. De hecho, lo tenía prácticamente acabado cuando me sucedió algo que me hizo replantearme lo que esta semana iba a escribir. Procedo a explicar los hechos para después desarrollar la crítica correspondiente:

Al entrar una mañana en mi Twitter, me encuentro con que se está haciendo el hashtag #TimoGH15, donde varias personas piden que no se vea la siguiente gala del programa, en forma de protesta. Mi respuesta fue un comentario criticando en tono de humor a esa gente, y claro, ya sabéis, “Dios los cría y ellos se juntan”. En cuestión de 15 minutos tenía varias menciones, donde lo más fino que se me decía era “payasa”.

Pues bien queridos lectores, como no contesté, lo voy a hacer hoy aquí.

Sonará a topicazo, pero en los tiempos que corren, con la competencia televisiva en lo más alto, resulta incomprensible que supuestos “fans” de un programa pidan que se deje de ver, con lo que ello conlleva. Por si no lo sabéis, significa que unas 100 personas, aproximadamente, se queden sin empleo. Personas que tienen familias y tienen hijos. Y resulta curioso que mucha de la gente que pidió ese boicot sea gente que no sepa cómo funciona la TV; que no sepa el funcionamiento ni el significado de “cebar el contenido”. Y no, no pienso explicarlo, porque si tienen tiempo para acusar a un programa de timar, creo que deberían tener tiempo para mirar el significado de determinadas palabras antes de hacerlo.

Me resulta bastante zafio y sucio que, sin tener ni idea de programación televisiva y teniendo en cuenta otros programas de la actualidad televisiva, se pida boicot a un programa que lleva desde atapuerca con la misma línea de ejecución. Entre esos otros programas tenemos por ejemplo al bochornoso Adán y Eva. Pero mientras pedimos boicot a Gran Hermano damos audiencia al otro programa, porque da morbo ver en pelotas a personas anónimas, las cuales probablemente estén destruyendo sus vidas, ya que su intelecto veo complicado que lo destruyan.

No digo que no se pueda criticar. De hecho soy la menos indicada para decirlo, ya que es a lo que me dedico en esta web, pero hay límites. Uno puede criticar un programa de televisión, e incluso cagarse para dentro en la madre de algún productor, pero se sobrepasa el límite cuando se pierde el respeto al trabajo acusando de “timo” y pidiendo “boicot” a un programa, al que casualmente se acababa de aplaudir.

No soy de defender a periodistas ni presentadores, pero personalmente creo que quien critica a Mercedes Milá por tener favoritismos es que se ha enganchado tarde al programa, dado que ni ella misma lo esconde. Y, personalmente, veo lógico que esto ocurra. Mercedes no solamente es la presentadora del programa, sino también una adicta al 24 horas y al reality, como podemos serlo tú, querido lector, y yo misma. Entonces, si tú no eres capaz de ser objetivo cuando te tragas tantas horas del concurso, ¿cómo le pides a otra persona que lo sea?

Para acabar, deciros que en quince días tendréis más artículos, ya volviendo a lo que os tengo acostumbrados.

Gracias a todos por leer esta humilde sección.

Por Alazne Villar (@alaxxtremerock)

Alazne Villar

De un lugar parecido a Invernalia, animadora sociocultural y turística de profesión, voluntaria de trinchera y 2.0 por vocación, snob seriefila y geek por diversión; a ratos humana y a ratos zombie, seriéfila a jornada completa y horario flexible. ¿Qué hago aquí? El día que lo averigüe dejaré de escribir… (en busca de la perfección).

¿Algo que añadir? ¡Déjanos un comentario!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Top