NO ME LO TENGAS EN CUENTA: ¡Me pido el siete!

Mire, vengo a que me sintonice el televisor, porque mi mujer y yo no sabemos cómo y queremos ver los canales pronto. Además, lo intentamos y se nos han descolocado todos. Y a mí me gusta tenerlos todos en orden, la uno en el número uno, la cinco en el cinco…

Desde que los televisores de España tuviesen que resintonizar sus canales, argumentos como éste han llegado a las tiendas de reparaciones y/o ventas audiovisuales a diario, casi a cada hora. Y es que este desorden producido desde que tuviésemos que adaptarnos a la nueva frecuencia ha producido estragos en la población nacional. No sólo eso, sino en la audiovisual también.

Qué bonito es tenerlo todo en orden, ¿verdad? TVE en el número uno, La 2 en el dos, Antena 3 en el tres, Cuatro en el cuatro, Telecinco en el cinco, La Sexta en el seis, y… esperad, ¿qué ocurre con el siete? ¿Quién va a ocupar ahora tan preciado lugar después de los canales generalistas? ¿Qué temática obtendrá dicho privilegio?

Pues bien, desde el medio televisivo no son novatos y saben que lograr establecer su canal en ese famoso número, el siete, es sinónimo de una posible mayor audiencia que si se encuentra en el treinta y dos (por ejemplo). Es por ello que canales como Discovery Max ya han pedido a su público que les ubiquen en dicho lugar. Así, los primeros, como si de la conquista de América se tratase.

Sin embargo, no son los únicos puesto que grupos como Mediaset ya establecieron el número al cual quieren que la gente les asocie determinados canales tras el apagón de La Siete y La Nueve. Pero, ¿qué tiene de especial este número además de ser el próximo en la línea de sucesión?

Parecerá una tontería pero toda persona diestra entenderá este concepto. Una vez nos posicionamos a cambiar de canal, agarramos el mando y, sin mirar la vista del televisor, cambiamos de canal, comprobaremos cómo nuestro dedo pulgar se encuentra situado sobre la superficie de una tecla en particular. Sí, el número siete. ¿Casualidad? Puede que sí, no obstante, debemos recordar que en televisión todo está estudiado; desde las audiencias hasta el horario idílico para los distintos formatos, desde los tertulianos que merecen seguir en el programa hasta los que estarán nominados a abandonarlo si no dan el suficiente juego. De modo que ¿realmente suena tan absurda esta lucha por el siete? En televisión todo se basa en el dinero, incluso el posicionamiento de los canales sobre el mando a distancia.

Por Miriam Puelles (@miriampuelles)

Miriam Puelles

Dicen que nací con un mando a distancia bajo el brazo, pero ni así pude evitar ver a Leticia Sabater hacer flexiones por televisión. Sin embargo, no todo fue malo. Aprendí a imitar a Lina Morgan, me creí un genio de lámpara con Paz Padilla, cantaba “*furor furor nana nana nanara*” a todas horas y siempre quise participar en ‘Soy el que más sabe de TV del mundo’. Tal vez por ello ahora me dedico a escribir sobre mi adorada pequeña pantalla. Y, tal vez por eso, hice de ello mi modo de vida.

¿Algo que añadir? ¡Déjanos un comentario!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Top