Pedro Alonso y Manuela Velasco nos presentan “Traición”, el nuevo drama familiar de TVE con Ana Belén

traicion tve entrevistas personajes pedro alonso roberto manuela velasco isabel

Esta noche llega a TVE Traición, la nueva serie de Bambú Producciones que promete ser una de las apuestas más fuertes en ficción de la cadena pública para esta temporada.

Ana Belén protagoniza, en su regreso a la televisión, este drama familiar que sumergirá al espectador en las tramas e intrigas personales y profesionales de la familia Fuentes, propietaria de una de las firmas de abogados mas importantes del país. La serie cuenta con un fuerte elenco lleno de jugones en el que se encuentran caras tan conocidas como las de Nathalie Poza, Pedro Alonso, Manuela Velasco o Carlos Bardem, habituales de las series de Bambú.

Bambú Producciones nació en TVE con ficciones como Ladrón de Guante Blanco o Desaparecida. Ahora, regresa al ente público para ocupar el hueco que deja uno de los grandes éxitos de la temporada, MasterChef Celebrity.

La serie, que ha sido definida como un cruce entre Dallas y Falcon Crest, tendrá que verse las caras con otra ficción de estreno, El accidente.  La serie de Globomedia protagonizada por Inma Cuesta y Quim Gutiérrez llega hoy al prime time de Telecinco en una noche que promete ser muy reñida.

¿Qué vamos a poder ver en Traición?

Julio (Helio Pedregal) reúne a sus familiares para comunicarles que padece una enfermedad terminal y quiere realizar algunos cambios en la empresa. Además, les desvelará un importante secreto. No todos están de acuerdo con determinadas decisiones, y las noticias sientan como un jarro de agua fría. La aparentemente bien avenida familia comienza a resquebrajarse.

Junto a Julio, a la cabeza del clan también se sitúa Pilar (Ana Belén). Son los padres de Almudena (Nathalie Poza), hija mayor y abogada; Roberto (Pedro Alonso), segundo hijo, también abogado y actual director del bufete; Isabel (Manuela Velasco), socia del bufete, pero que no trabaja; y Claudia (Natalia Rodríguez), la pequeña de la familia y también abogada. Sus relaciones con otros miembros de sus entornos familiares o profesionales forman las tramas e intrigas de la ficción.


traicion tve entrevistas personajes pedro alonso roberto manuela velasco isabel

PEDRO ALONSO: «Mi personaje es interesado, machista… me genera mucho rechazo»

P. ¿Qué vamos a encontrarnos en Traición? ¿Qué ingredientes tiene?

Vais a encontraros con el retrato de una familia con mucho poderío pero que tiene una severa falla emocional en cada uno de sus miembros. En el mío, desde luego.  Es un formato clásico que puede recordar a series como Dallas o Dinastía, pero hacer un homenaje a esas series ahora no tendría sentido. Podríamos decir que es un Dinastía pero con pastillas, porque están todos al limite de un trastorno casi clínico. Además, tiene un humor negro retorcido por las circunstancias y por la naturaleza de los personajes, que vibran cuando las circunstancias se tuercen.

P. Cuéntanos un poco, ¿cómo es Roberto Fuentes?

Roberto es un asqueroso. Yo creo que es el personaje que más rechazo me ha generado cuando he leído un guion. Es un tío clasista, materialista, pijo, ambicioso, depredador… Un tipo muy nervioso y muy desagradable que tiene un niño mal criado debajo. Nunca ha sentido el cariño ni el refuerzo por parte de su padre.

P. Asqueroso, clasista… son algunos de los adjetivos que has usado para referirte a Roberto. ¿Tiene algún punto en común con Berlín, tu personaje en La casa de papel?

Son diferentes. Berlín no era asqueroso, Berlín puede ser repugnante. Hay una diferencia muy grande entre ellos, su tesitura energética. Berlín es el temple, es muy sutil, muy fino, muy empático, a pesar de ser un sociópata. Roberto es el nervio. Berlín es complicado, pero muy interesante, genera algo atractivo. Roberto es una muestra de las peores cosas que hay en el mundo occidental. Es el puro mierdero del mundo, interesado, manipulador, abusón, machista… me genera mucho rechazo.

P. ¿Y cuesta meterse en un personaje tan diferente a ti?

El otro día me preguntaron que en qué me parecía a él y pensé que en los prejuicios. He sido el primero que he tenido un montón de prejuicios con el personaje. Me ha costado aceptarlo como un tipo que merece la pena. Pero eso es maravilloso también porque yo no sé trabajar por imitación. Tengo que encontrar algo que me resuene a mí y a partir de ahí escarbar.

P. Trabajas de nuevo de la mano de Bambú Producciones. ¿Qué tiene esta productora para que todos repitáis?, ¿qué la hace diferente?

Ellos han sido mis mentores. Tienen un sentido de la lealtad que hasta que no trabajé con ellos no había catado en la industria. Tener la sensación de que hay alguien que no sólo se preocupa por sus intereses, sino que se preocupa también por los tuyos; que te cuidan, que te escuchan, que nos invitan a improvisar, a jugar, que te tienen en cuenta… es algo que los distingue. Además, Ramón y Teresa conforman un tándem valiosísimo que se compensan en sus talentos y hacen un equipo increíble.

P. Hemos hablado de tu personaje en La casa de papel, que emitió su último capítulo la semana pasada. ¿Cómo vivisteis el final?

Fue una locura. La serie en los dos primeros meses de grabación estuvo a punto de pasarnos por encima porque era muy ambiciosa técnicamente. A veces, rodar de esa forma tan sofisticada puede hacer que las cosas sean frías, pero aquello no sucedió sino que ocurrió todo lo contrario. Rodamos los 15 capítulos del tirón y en el final estábamos agotados. Decidieron escribir todo lo que se les ocurrió. Era una locura, yo lo leí y dije: «esto es imposible». Era como hacer una película bélica cuando ya estábamos todos muertos.

P. Me imagino que sería muy duro rodarlo..

Fue durísimo, pero también muy emocionante. Cada vez que decían «corten» yo me tiraba al suelo. Nos pusieron a prueba y todos nos rompimos por la mitad emocionalmente en algún momento de la grabación de ese final.

P. Aunque la serie ha tenido un final cerrado, ¿te gustaría que la historia continuase con una nueva temporada?

La serie se planteó como algo autoconclusivo. Acabar con ganas es el síntoma de que algo bueno ha pasado. Yo creo que 15 capítulos para una serie de un atraco es una buena medida para acabar. Ahora bien, nunca se sabe lo que va a pasar. El planteamiento de la televisión está creciendo con el consumo de la televisión. Empieza a haber series que pasan de una plataforma a otra, personajes que dan pie a una nueva serie… Yo creo que no va a tener continuidad, pero cosas más raras se han visto. Alguna vez sí que he pensado que Berlín era un rol tan especial, tan particular, que se merecía tener continuidad. Lo voy recordar siempre.


traicion tve entrevistas personajes pedro alonso roberto manuela velasco isabel

MANUELA VELASCO: «Para mi personaje el fin justifica los medios»

P. Cuéntanos, ¿qué novedades presenta Traición?

Es una serie totalmente diferente que nunca había visto, de momento, hacer aquí en España. Entra en un género nuevo que puede recordar a series como Fargo. Yo he leído guiones y he pensado: «¿en serio se van a atrever a hacer esto en TVE?» Creo que se mete en lugares bastantes novedosos.

P. ¿Cómo ha sido el proceso de crear el personaje?

Ramón nos fue llamando uno a uno y nos contó lo que quería hacer. A mí me llamó y en un pizarra me dibujó el árbol genealógico de la familia y se centró más en mi trama. Mi trama es con el personaje de Israel Elejalde y el de Eloy Azorín. Ramón me dio como referencia el personaje de Reese Witherspoon en Big Little Lies. Y a partir de ahí nos fue juntando por hermanos, matrimonios, etc. Sobre la mesa íbamos proponiendo ideas, él nos iba haciendo preguntas sobre cómo reaccionaban nuestros personajes a ciertas situaciones… era como un brainstorming. Yo nunca me había sentido tan incluida.

P. ¿Cómo es trabajar con Ana Belén?

Desde pequeña siempre me ha impactado en sus películas y la tengo en un pedestal. En el terreno personal y como compañera es un ser humano excepcional. Es una mujer generosa y buena, que se preocupa por ti, que se sienta contigo, te mira a los ojos… Tiene un sentido del humor brutal, se ríe de sí misma y de todo. Tiene una elegancia, un saber estar. Es bella con mayúsculas en todo.  La admiro mucho.

P. La serie está llena de malos malísimos. ¿Es Isabel la menos mala de toda la familia?

Al principio de la serie vamos a ver a una Isabel que es la hermana mediana, la única que no trabaja en la empresa familiar, que está más preocupada por unir a la familia, porque no prime tanto la ambición y los negocios… Pero, a medida que se va desarrollando el personaje, vamos a ver a una Isabel que es como su madre. Una mujer manipuladora que empieza a hacer y deshacer, a meterse en líos, sin ningún tipo de remordimiento. Para ella el fin justifica los medios.

P. ¿Tiene algo que ver con Cristina, tu personaje en Velvet?

Para nada. Cristina acabó siendo mala porque tenía un profundo dolor, le habían hecho mucho daño producto de la traición. Isabel descubre, de repente, que se le da bien ser mala. Cristina sufría mucho, de diferentes formas. Isabel es todo apariencia y no tienen ningún conflicto moral con lo que hace. Lo que hace, lo hace por su familia.

P. Velvet Colección ha firmado por una segunda temporada. ¿Hay posibilidad de que te veamos por las galerías?

Yo creo que sí. Nos sucedió una cosa maravillosa con Marisa Berenson en los premios Marie Claire, donde entregaban un premio por su trayectoria a Ramón y Teresa. Se ve que Marisa era muy fan de Velvet y cuando me vio preguntó qué había pasado con mi personaje y, al enterarse que no seguía, les dijo a Ramón y a Teresa que tenían que redimir a Cristina (risas). Desde ahí empezamos a maquinar cómo podía volver. A ellos les apetece, a mí me apetece y a Marisa Berenson le apetece (risas).

P. ¿Estás siguiendo la serie? ¿Has podido ver algo?

No he visto nada, pero me acabo de hacer de Movistar y la veré. Al principio me daba como más penilla, pero ahora me apetece mucho verla. Además, todo el mundo me ha dicho que está genial así que estoy tranquila.

P. En 2008 ganaste el Goya por Rec. Se acerca la temporada de premios,  ¿tienes alguna favorita para los Goya?

No sé decir adiós, que protagoniza mi compañera Nathalie Poza y dirige Lino Escalera, uno de los directores de la serie.

P. Aún no han anunciado el presentador, tú que tienes experiencia como presentadora, ¿te ves presentando los Goya?

No (risas). Me parece dificilísimo.

P. ¿Echas de menos tu faceta de presentadora? ¿Te gustaría retomarlo?

Para mí trabajar de presentadora era la confirmación de que no me iba bien siendo actriz. Recuerdo que Frank Blanco me decía: «qué bien lo haces y qué poco te gusta». Los Goya no los presentaría seguro, pero a lo mejor otra cosa quién sabe…

Gonzalo Rodríguez
Graduado en Comunicación Audiovisual. Escribo sobre música y cine en @YourWayMagazine. Devoro series y pelis y no me duermo sin escuchar antes la radio. Curioso, que no cotilla. Friki de la televisión. Con muchas ganas de seguir aprendiendo cada día y conseguir mis metas.

¿Algo que añadir? ¡Déjanos un comentario!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Top