Detrás de las cámaras: ¿cómo trabaja un/a director/a de casting en el cine español?

el olivo casting en el cine español mireia juarez entrevista trabajo director

Javier Gutiérrez, Pep Ambròs y Anna Castillo en un instante de la película El olivo (2016), de Icíar Bollaín

«Qué buena interpretación ha hecho». «Esta película estaba hecha para él». «Cómo encaja en este papel». Estas son tan solo algunas de las expresiones que se murmuran entre las salas de cine de nuestro país. Felicitaciones a los actores por sus papeles o a los directores por el largometraje, pero ¿dónde queda el trabajo de quienes eligen a esos elencos?

Decía Martín Scorsese en el documental Casting By que «más del 90% del trabajo del director en una película se basa en tener el reparto correcto». Pues bien, tan importante es su trabajo como el del equipo de casting que, liderado por un director o directora, se encarga de escoger al elenco perfecto.

A pesar de que se trata de una profesión algo olvidada y poco reconocida tanto por parte de los altos cargos del cine español como por los espectadores, su trabajo es fundamental previa producción de cualquier película. Nada más y nada menos que de 4 a 7 meses dura el trabajo en producciones de directoras de casting como Mireia Juárez (El Olivo, Estiu 1993).

Licenciada en Comunicación con especialidad en Audiovisuales y con un Postgrado de dirección de actores para cine y televisión, la catalana que comenzó su andadura en 2002 como ayudante de casting de Pep Armengol continúa su andadura detrás de la cámara. Hasta el momento su trayectoria le ha llevado a trabajar con Cesc Gay, José Corbacho o Icíar Bollaín, entre otros.

DINÁMICA DE TRABAJO

Debido al desconocimiento, pocas personas son conscientes de las tareas desempeñadas por los equipos de casting que comienzan a formar parte de la película desde las primeras fases. «Normalmente entramos en la fase de preproducción de la película y depende del tipo de proyecto se requiere más o menos tiempo», asegura Mireia Juárez.

Aunque siempre hay que tener en cuenta el tipo de proyecto que se está llevando a cabo, estos procesos son de larga duración y suelen dividirse en dos fases. «En la primera busco opciones, les hago casting y hago un filtro para el director o directora. En la segunda, el director/a ve únicamente a los actores que cree que le funcionan y hacemos una prueba conjunta».

Cabe destacar no solo el trabajo de este tipo de figura cinematográfica en los largometrajes en los que se cuenta con elencos ya experimentados sino también la importancia de su delicadeza con niños, como ocurrió en Estiu 1993 donde «se requieren tres y cuatro pruebas».

Del mismo modo, la importancia de acertar con el lugar de celebración del casting viene marcado en numerosas ocasiones por el tipo de producción. «En El Olivo nos desplazamos a Valencia a hacer casting para dar verdad y que los actores tuvieran el acento de la zona». Esta misma técnica a la hora de seleccionar elenco hemos podido verla recientemente en la serie Fariña de Antena 3, donde la mayor parte del reparto era de origen gallego, otorgando una mayor verosimilitud a lo visto en la pantalla.

BÚSQUEDA DE PERFILES

verano 1993 estiu casting en el cine español mireia juarez entrevista trabajo director

Fotograma de la película Estiu 1993 (2017), dirigida por Carla Simón

En numerosas ocasiones se plantea la duda de si ciertos actores pasan por un filtro de casting o son directamente seleccionados por su trayectoria profesional. De igual manera, también surge la cuestión de las imposiciones por parte de directores o de altos cargos respecto a algún personaje en particular.

«Nunca me ha pasado que se me imponga a un actor», afirma Juárez. «En muy pocas ocasiones he entrado en una producción donde tuvieran a alguien escogido, siempre suele haber consenso». Aunque cierto es que en el caso de Ricardo Darín en el film Truman «una vez le tuvieron arrancaron la película».

A pesar de que hay ocasiones en las que «en una primera lectura te vienen nombres a la cabeza», la directora destaca que los perfiles que se buscan terminan ajustándose cuando se reúnen director y equipo de casting. Ambas partes aportan sus ideas y perfilan su búsqueda.

Un ejemplo de ello es El Olivo, la película de Icíar Bollaín en la que «el único rostro realmente conocido por el gran público era Javier Gutiérrez». Anna Castillo —que obtuvo el Goya por dicho papel— y Pep Ambròs salieron de un casting. Algo parecido ocurrió en Estiu 1993, casting en el que era importante «rodear a las niñas de actores que pudieran tener el tono naturalista de la película».

Esta directora, que además de cine trabaja para televisión y publicidad —aunque en menor medida— hace hincapié en que las ventajas o desventajas de la experiencia de un actor en una película son bastante equilibradas ya que, independientemente de su trayectoria, «hay actores que llevan a la gente al cine».

Si existe algo claro tras conocer más a fondo el verdadero trabajo de los equipos de casting de una producción cinematográfica española es que sus funciones son vitales para que una futura película salga bien. Su trabajo y decisiones resultan tan importantes como las de cada miembro que forma parte de ellas.

Mireia Sánchez

Valenciana pero viajera por el mundo. Periodista. Colaboradora en varias revistas online. El micrófono, mi pasión, la cámara amiga con derecho a roce, y un papel y un bolígrafo, mis mejores aliados. Persiguiendo un sueño pero con los pies en la tierra.

¿Algo que añadir? ¡Déjanos un comentario!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Top