Yo también soy Chenoa

chenoa libro defectos perfectos opinion critica bisbal

Chenoa durante la presentación de su libro “Defectos Perfectos”

Estoy dispuesto a hacerlo. Desde que Chenoa publicó su libro “Defectos perfectos” no he hecho otra cosa que escuchar opiniones de gente que tiene la moral por las nubes, que se creen con el poder más absoluto de la verdad y una serie de sandeces que tendré que descubrir por mí mismo. Estoy dispuesto a leerlo sin juzgar, sin pensar en el qué hubiera hecho o dejado de hacer yo en según qué momentos, dejando atrás el morbo que tan bien ha sabido acompañar a la promoción de este libro.

Chenoa hace un repaso completo a su vida en estas más de doscientas páginas que te acerca más a la artista. Porque todos nos acordamos de sus primeras actuaciones en “Operación Triunfo”, de su presencia en chandal, del carácter que tanto ha ido de su mano y hasta de la ya no tan reciente cobra, pero lo que no sabemos es qué se le pasaba por la cabeza a esa persona que para tantas conversaciones ha dado, tanto debate ha provocado y tanta gente ha dividido, como la independencia catalana.

De golpe y del tirón, como si fuera la misma Chenoa la que me cuenta todo lo que ha vivido, lo leo. Sin saber del todo si habrá hecho bien o mal en publicar el polémico y dichoso libro. Sin tener claro qué aportará o qué no a su público. Lo único que de verdad tengo claro de sus “Defectos perfectos” es una cosa, y es que yo también soy Chenoa.

Así, como lo lees, yo también soy Chenoa. Porque también me he llenado de rabia en numerosas ocasiones y a veces no he sabido gestionarlo, también me he dejado llevar por la pasión y hubiera hipotecado mi vida a la primera de cambio. Soy Chenoa porque puse todo el empeño del mundo en sacar un sueño adelante y también me desperté de mal humor por no haber conseguido algo. Cuando no me apetece hablar con nadie, cuando solo pienso en estar rodeado de la gente a la que quiero o cuando también me han decepcionado, soy Chenoa. Lo soy y lo he sido cuando han golpeado mi corazón, cuando he dejado que lo hicieran y cuando lo he puesto en bandeja y a disposición de todo el mundo. Cuando he dejado de hacer cosas por lo que pudieran pensar, cuando las he hecho sin pensar en ello y cuando han hecho de mí algo que no era. Soy Chenoa cuando me frustro, cuando me siento cansado o cuando trabajar me libera de muchos fantasmas y también lo soy cuando a veces suena el teléfono, y otras no. Pero, sobre todo, soy Chenoa porque mi dolor es mío y con ese dolor hago lo que quiero.

Y ya no es que lo sea, es que además quiero seguir siéndolo. Porque quiero saber aceptar mis errores, reconocer cuando me equivoco e incluso pedir perdón. Quiero seguir aceptándome, explorar y acabar reconociéndome en cada espejo. Quiero aprender y echar la vista atrás, aunque a veces duela. También quiero seguir emocionándome con cada gesto, quiero sentir que estoy vivo y saber que vida solo hay una. Quiero dejar de arrepentirme por lo que no he hecho; quiero hacerlo, equivocarme y tropezarme. Porque, al fin y al cabo, yo, como ella y como la gran mayoría de nosotros, soy humano.

Mario Temiño

Nacido en Madrid. Parte creadora. Entrevisto y escribo sobre libros en YourWay Magazine. Cine. Televisión. Técnico en producción audiovisual y aficionado a escribir y leer en mis ratos libres.

2 Comments

  1. gemelasbio 30/12/2017 at 06:16 -  Responder

    Grandioso artículo y muy buena reflexión sobre el libro y Chenoa

  2. Cruz 30/10/2017 at 17:38 -  Responder

    Muy buena reflexión sobre el libro de chenoa y sobre ti mismo. Todos somos chenoa, pero no tan valientes como para llevarlo a cabo.

¿Algo que añadir? ¡Déjanos un comentario!

DESTACADOS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Top