Entrevista a Sandra Barneda: «A veces soy demasiado intensa y me gustaría ser un poco más frívola»

sandra barneda libro hablarán de nosotras

Después de presentar en el último año el DBT de Gran Hermano VIP, el de Supervivientes y estar el frente del regreso de Hable con ellas, Sandra Barneda ha aprovechado este momento en el que no la vemos tan a menudo en televisión para publicar su tercer libro, Hablarán de nosotras. La periodista ha decidido juntar a los pecados capitales con diecisiete nombres de mujeres que han marcado la historia en el mundo entero como son Cleopatra, Bette Davis, Madonna, Hilary Clinton, Ana Bolena o Marilyn Monroe, entre otras.

Antes de escribir la tercera novela de la tetralogía que ya tiene dos libros publicados, nos cuenta cómo ha tenido que hacer un «break» para coger aire y vivir nuevas experiencias. De todo esto y de mucho más es lo que hablamos en esta entrevista que nos concede la escritora, donde se sincera y también da su opinión sobre programas de su cadena como Convénzeme o el reciente cambio de presentador de Gran Hermano.


TITULARES

«Lo que quiero con este libro es que se vean los pecados desde otro lugar»

«Creo que la mujer se ha equivocado muchas veces en competir»

«Todas estas mujeres rompieron estigmas»

«La literatura me da mucha paz y satisfacción al mismo tiempo que sufrimiento»

«Hay que darle las gracias a Mercedes Milá por abrir siempre las aguas como Moisés»

«Yo no sé si hubiese sabido sustituir a Mercedes Milá»

«Un tiempo nuevo fue lo más complicado que me ha tocado vivir en televisión»


sandra barneda libro hablarán de nosotras

P. Sandra, ¿qué es lo que te lleva a escribir un libro con estas diecisiete mujeres como protagonistas?

Tenía muchas ganas de unir los pecados capitales y las mujeres, son dos de mis obsesiones. Para mí los pecados capitales son rasgos de personalidad y no como pecados en sí sino como virtudes. Soy una enamorada de las biografías, tanto de hombres como de mujeres, y pensé en empezar con las mujeres ya que desde tiempos inmemoriales se nos ha adjudicado el pecado original. El punto de partida de Hablarán de nosotras, y lo que planteo, es que hagas lo que hagas hablarán de ti, con lo cual, haz lo que te dé la gana, quítate la culpa y peca. Peca y transgrede tus límites, tus propias creencias y valores, ve más allá.

P. Como bien dices, hablas de estas mujeres a través de los pecados capitales, ¿crees que sería necesario una renovación de estos pecados?

Yo creo que no, que hay dejarlos y asumir que tenemos esos rasgos de personalidad, que somos iracundos, orgullosos, perezosos y eso no implica un mal, también puede implicar un bien. Entre el blanco y el negro hay una fantástica gama de grises y muchas veces nos olvidamos de ello. En la complejidad de la vida está la riqueza y el encanto y siempre tendemos a simplificar y a encajonar. Lo que quiero con este libro es que veas los pecados desde otro lugar.

P. A pesar de que muchos de ellos están integrados en nuestra sociedad, ¿es moral que los sigamos cometiendo?

¡Claro! Hay que cometerlos y hay que pecar. Creo que la Iglesia Católica hizo muy bien en apropiarse de tradiciones paganas y hacerlas suyas, estos rasgos de personalidad ya existían y ellos mismos decidieron que fueran pecados. ¿Por qué tiene que ser pecado el ser iracundo? ¿Por qué tiene que ser pecado ser lujurioso? Todo en su justa medida, y para eso ya intervenimos nosotros porque para eso somos nuestros propios Pantocrátores.

P. ¿Sientes la responsabilidad, como persona popular que eres, de alegar por derechos humanos o por el feminismo como en este caso?

Creo que el feminismo está mal entendido. No creo que sea así pero se dice que existe el término de literatura femenina y no el de masculina, cuando por ser un libro en el que se habla de mujeres no creo que tenga que ser ningún tipo de literatura femenina. Que una novela en la que todos los protagonistas sean hombres no quiere decir que esa novela sea exclusiva para hombres, que clasifiquemos así a las cosas me parece muy sectario. Yo escribo de mujeres y sobre mujeres y se dice que son libros feministas y no. Este es un libro en el que yo hablo de vidas de mujeres que lucharon y que hicieron mucho por la sociedad y por el mundo y que pueden ser tan interesantes como las de cualquier hombre, puede que de aquí salga un Hablarán de nosotros.

P. ¿Te lo planteas?

Me planteo un Hablarán de nosotros y un Hablarán de nosotras con solo españolas.

P. ¿Y a quién pondrías?

Esta semana estoy acabando de ver la serie de Netflix The Crown, que narra por décadas la vida de Isabel II de Inglaterra y, a través de ella y de estar con la promoción del libro, me ha venido a la mente mucho Isabel I, la Católica. ¡Basta de hablar en conjunto de los Reyes Católicos! es Isabel I, la reina. La Isabel I inglesa no se casó y por eso fue la Reina Virgen, pero Isabel II sí se casó y es Isabel II. Isabel I fue la que hizo que comenzara la época de gloria del reino español para bien y para mal, porque también es la que expulsó a los judíos. Pero fue ella, no los Reyes Católicos, esas referencias son de una misoginia increíble. El discurso que escribió Churchill y que razonó es que qué bien hicieron las mujeres en el Reinado de Inglaterra con ese periodo de bonanzas para ellos. Hay que hablar más de Isabel I y no tanto de los Reyes Católicos porque la que era reina fue ella.

P. Se dice mucho que el principal enemigo de la mujer es ella misma, ¿crees que es así?

Yo creo que la mujer se ha equivocado muchas veces en competir, pero también el hombre. En el momento en que dejemos de adjetivar o colocar el adhesivo al género nuestra sociedad estará más avanzada y será más neutra. En el neutro, que en nuestro idioma está en el masculino, tendría que ser donde se adjetivaran las cosas, no en el femenino ni en el masculino, porque están en el ser humano, no en ningún género. No es el hombre o la mujer la que es más o menos envidiosa, es el ser humano. Hay mujeres que no son nada envidiosas y hay hombres que son muy envidiosos. Dejemos de clasificar en géneros.

P. ¿Cómo ha sido la elección de estas diecisiete mujeres?

Quería hacer siete mujeres por pecado capital, pero por temas de documentación se me iba. Tenía una lista muy grande y a través de esa selección quedaron diecisiete mujeres, fue muy difícil porque se han quedado muchas fuera.

P. Bette Davis, Hillary Clinton, Madonna, Cleopatra u Oprah Winfrey son alguna de ellas. ¿Qué es lo que más te ha sorprendido a la hora de investigar en sus vidas?

Que todas fueron muy incomprendidas, que hubo mucha soledad. Me he dado cuenta investigando sobre ellas que cuanto más alto es el cielo, más alto es el infierno. Es mucho todo lo que tuvieron que soportar para seguir con sus ideales y sus creencias, y al final todo eso es un reflejo de lo que nos pasa a todos. Muchas veces nos equivocaremos y otras acertaremos pero de eso se trata la vida, de poder pecar, no de hablar de cómo querrías que fuese tu vida, cómo el resto quiere que lo sea o cómo tú te has pensado que tiene que ser. Todas estas mujeres rompieron estigmas y algunas lo consiguieron y otras no.

No me hubiera gustado tener la madre que tuvo María Callas que la utilizó y no sé cómo sería tener un hermano como el de Madonna, que publicó un libro hablando de ella después de haberla acompañado durante veinte años, o pasar por distintos orfanatos como hizo Marilyn. Me han enseñado mucho todas ellas con sus pecados y sus virtudes.

P. ¿Ha sido difícil el proceso de investigación que todas ellas requerían?

Al final con alguna como con Cleopatra eres consciente de que el mito se ha comido a la persona, está deformado todo lo que nos llega de ella. Se dice que es la belleza lo que la hizo poderosa pero no es así, es cómo utilices esa belleza y un conjunto, tampoco era tan bella si se dice que por la nariz perdió su vida. Como leyenda es mejor que se diga eso y remarcar esa belleza, era una encantadora de serpientes porque tenía un poder de oratoria brutal y se había educado para ello. Es curioso porque para muchas cosas en el antiguo Egipto estaban mucho más avanzados que nosotros. Era muy consciente que en su caso o en el de Marilyn es muy difícil acercarse a la persona, sobre ella se han escrito muchos libros y he leído muchos publicados aquí en España y fuera que he tenido que comprar por Amazon. Hay muchas versiones y mucho misterio en torno a la muerte de ella y al final haces un retrato más de alguien que se ha convertido en una marca.

sandra barneda libro hablarán de nosotrasP. Antes de este libro publicaste tus dos primeras novelas Reír al viento y La tierra de las mujeres, que formarían parte de una tetralogía. ¿Qué ha ocurrido con la tercera novela?

He hecho un break en el ecuador de la tetralogía para sorprender con este libro de no ficción. He necesitado parar para tomar distancia porque para escribir también necesitas vivir, y sobre todo en la novela. Necesitas que tu laberinto interior se enriquezca y llevo una etapa laboral muy fuerte y me apetecía hacer este libro que es mucho más periodístico. Necesitaba reposar la ficción para que el Universo sea distinto, el del agua.

P. Ya llevas publicados tres libros y empiezas a tener un cierto bagaje en esta profesión, ¿es la literatura un lugar donde quieres quedarte a largo plazo?

Sí, a mí me gustaría quedarme siempre que el público me lo permita. La literatura me da mucha paz y mucha satisfacción al mismo tiempo que sufrimiento, me gusta mucho crear y meterme en ese mundo.

P. Mercedes Milá ha conseguido que en Mediaset se haga un programa de libros en uno de los canales temáticos, ¿crees que deberían fomentar más la lectura y la literatura en televisión?

Lo primero hay que darle las gracias a Mercedes Milá por abrir siempre las aguas como Moisés. Ya rompió el estigma de la mujer entrevistando en sus tiempos, después presentando un formato que ha cambiado la historia de la televisión como es Gran Hermano y ahora atreviéndose con un programa de libros sabiendo que es difícil que venda en televisión. Convénzeme lo hace desde un punto de vista muy interesante que es criticando libros desde la propia experiencia personal sin la necesidad de tener que ser constructiva. Hay que nombrar también a La Fábrica de la Tele, donde nuevamente han creado algo transgresor y en este caso tan bueno para la cultura, que es que se siga hablando de libros.

P. En el último año te hemos visto trabajar en el DBT de Gran Hermano VIP y en el de Supervivientes, ¿cómo ha sido este contacto con los programas de telerrealidad?

Muy divertido, es un lujo. En la televisión hay formatos que están considerados grandes por el equipo de gente y el equipazo que hay detrás trabajando y dos de ellos son Gran Hermano VIP y Supervivientes, son como las joyas de la corona de las cadenas. Participar en programas de este tipo es un lujo para los que nos gusta la televisión, tanto Zeppelin como Bulldog tienen un equipo estupendo y poder ver las tripas es una gozada. Luego te pueden gustar o no esos programas, pero poder vivirlos desde dentro es una pasada, son realmente buenos.

P. Jorge Javier Vázquez acaba de sufrir las consecuencias de relevar a una presentadora de peso en uno de los programas de los que hablas…

El otro día viéndole en una entrevista pensé en lo listo y bueno que es porque yo no sé si hubiese sabido sustituir a Mercedes Milá. Ella ya no está en Gran Hermano y a alguien le tenía que tocar sustituirla. Jorge sabía que las críticas le iban a caer por todos los lados. Me pareció muy acertado que dijese que como Mercedes Milá lo estaba haciendo fatal pero que como Jorge Javier Vázquez lo estaba haciendo muy bien. Al final le están mirando echando de menos a Mercedes y el tenerlo tan claro demuestra una seguridad sin complejos y eso también es muy bueno, yo no sé cómo lo hubiera llevado.

P. ¿Estarías tú dispuesta a pasar por algo así sabiendo cuál puede ser el resultado?

Cuando llegué a La Noria sustituí a Gloria Serra, que era la narradora, y ella estaba muy colocada en el programa. No es comparable, pero la primera vez que sustituí lo sentí de una manera increíble porque la gente echa de menos al anterior pero hay que ser conscientes de que no eres la misma persona y hay un punto que lo llevas con impotencia. No se puede buscar lo que ya no está en una sustitución o cambio de presentador.

P. ¿Qué es lo más difícil a lo que te ha tocado enfrentarte en televisión?

Un tiempo nuevo, el programa de prime-time político, fue lo más complicado que me ha tocado vivir en la televisión. Me hubiera gustado poder hacerlo más a mi manera, sufrí mucho y más hablando de un programa político que deja trascendencia, pero de todo se aprende.

P. Para terminar Sandra, ¿cuál de todos los pecados no querrías cometer jamás?

El que me cuesta más y me gustaría cometer más es la pereza. A veces también soy demasiado intensa y me gustaría ser un poco más frívola en cierta medida. Si pecas, vives.

 

Fotografías: Mario Temiño
Agradecimientos: Argumentaria

Mario Temiño

Nacido en Madrid. Parte creadora. Entrevisto y escribo sobre libros en YourWay Magazine. Cine. Televisión. Técnico en producción audiovisual y aficionado a escribir y leer en mis ratos libres.

¿Algo que añadir? ¡Déjanos un comentario!

DESTACADOS

CONTACTA CON NOSOTROS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Top