True Detective: Claves de la segunda temporada (sin spoilers)

p19l94js501r5o1dn72fe4n9kdp4

True Detective ha vuelto. En concreto, regresa esta noche a EE.UU. y, gracias a Canal+ Series, también a las pantallas españolas. La plataforma de pago emitirá en V.O.S.E. y simultáneamente con la HBO el estreno de la nueva temporada de una de las series revelación del 2014.

Este viernes Canal+ organizó un pase especial para prensa donde pudimos ver los tres primeros capítulos y descubrir si esta segunda parte de la antología conocida como True Detective estará a la altura, o no, de su antecesora. Te lo contamos.


EL RETO DE PIZZOLATTO: MAYOR ACCESIBILIDAD, MISMA ESENCIA

Tras la multipremiada primera temporada, el reto al que se enfrentaba Nic Pizzolatto –creador de la serie– era de alto nivel. Igualar la calidad de la historia de Martin Hart y Rustin Cohle no era tarea fácil. Menos aun cuando, además de un gran guion y unos soberbios personajes protagonistas excepcionalmente interpretados, tienes que dar la talla en otros aspectos como la fotografía, la banda sonora o la ambientación.

Esta vez, el desafío pasa por encontrar el equilibrio. Aquellos que desmenuzaron la serie y quedaron atrapados por la profundidad de sus diálogos y la belleza de sus imágenes no esperan grandes cambios. O, al menos, no los desean. Sin embargo, aquellos que encontraron en True Detective una serie densa y de lento desarrollo confían en encontrarse con una segunda temporada de mayor acción física y menor gimnasia mental. ¿Habrá sido capaz Nic Pizzolatto de contentar a ambos públicos?


DE DOS A CUATRO PROTAGONISTAS

Mucho se especuló sobre quiénes serían los actores que tendrían la responsabilidad de tomar el relevo de Woody Harrelson y Matthew McConaughey y, finalmente, se confirmó a Colin Farrell (Daredevil, Corrupción en Miami), Rachel McAdams (Medianoche en París, Una cuestión de tiempo) y Vince Vaughn (Zoolander, Todo incluido). Más tarde se incorporó Taylor Kitsch (John Carter, Battleship).

En los tres primeros capítulos quedan cerradas muchas bocas que desconfiaban del talento interpretativo de alguno de estos actores. Rachel McAdams asume el primer papel protagonista femenino de True Detective con maestría, y tanto Colin Farrell como Taylor Kitsch saben transmitir ese tormentoso pasado que acompaña a sus personajes en el día a día. Por su parte, Vince Vaughn borda el papel del empresario lleno de claroscuros que teme volver a una vida que le ha marcado para siempre.

La inclusión de cuatro protagonistas en lugar de los dos de la temporada pasada dota de mayor coralidad a la trama, haciendo algo más liviano el desarrollo de los capítulos y abriendo un abanico de tramas secundarias que enriquecen más a los personajes principales, a los que llegaremos a conocer más fielmente que a sus antecesores.

Las míticas escenas de coche este año tienen de protagonistas a la pareja Bezzerides-Velcoro (McAdams-Farell) y, una vez más, continúan siendo de lo mejor de la ficción. El juego de intereses que se percibe entre ambos personajes y sus propósitos encubiertos prometen regalarnos alguno de los mejores momentos de la temporada.


DEL MISTICISMO A LA CORRUPCIÓN

La ambientación y el trasfondo de la trama también marca claras diferencias respecto a la primera temporada. Cambiamos los paisajes desérticos de Luisiana por lo urbano e industrializado de Vinci, una ciudad ficticia de California.

Pizzolatto deja atrás los discursos metafísicos para escribir diálogos más asequibles y conectados con la trama. Nos olvidamos de teorías sobre la vida, la muerte y la religión para poner nuestra atención en la corrupción, los intereses políticos y las secuelas psicológicas.

La falta de esa aura mística y el cambio de localización afectan directamente a la fotografía de la serie. Nos despedimos de las bellas imágenes que acompañaban las aventuras de Hart y Cohle, llenas de simbolismo y carga visual, y pasamos a una fotografía también oscura pero más común, sin planos paisajísticos excepto uno recurrente a un entramado de carreteras que hace referencia al cruce de personajes y la complejidad psicológica de todos los protagonistas, al más puro estilo de la película Enemy.

En cuanto a la historia central y la forma de llevarla, esta temporada se acerca más a las series policíacas al uso y pierde esa originalidad que la distinguió. En los tres primeros capítulos que tuvimos oportunidad de disfrutar ya advertimos que este año True Detective desarrolla más rápido su arco argumental y acelera la aparición de escenas de acción, las dos cosas más demandadas por algunos en su primera temporada. Personalmente, agradezco esa marcha más en el ritmo, aunque echo mucho en falta las divagaciones filosóficas que servían para hacernos reflexionar y que se convirtieron en toda una seña de identidad.


DE THE HANDSOME FAMILY A LEONARD COHEN

Uno de los puntos más aclamados de la obra de Nic Pizzolatto fue su banda sonora, junto a la ya icónica cabecera. Tal fue el éxito que la canción principal, Far From Any Road del grupo The Handsome Family, vendió miles de copias a pesar de haber sido editada en 2003, y la banda cerró multitud de conciertos por todo el mundo tras más de veinte años dedicándose a la música sin destacar en exceso.

El viernes, cuando acudimos al pase de esta temporada, uno de los interrogantes que más nos intrigaba a la prensa presente era cuál sería la nueva canción que seríamos incapaces de sacarnos de la cabeza durante los próximos meses, y si esta estaría a la altura de lo que nos despertó Far From Any Road. Y vaya que si lo estaba.

En el momento que escribo estas líneas he perdido ya la cuenta de las veces que he reproducido el tema. Salí de la sala que habilitó Warner Bros para nosotros con ansia por poner nombre propio y título a esa canción tan hipnotizadora que me había conquistado desde la primera escucha. No tardé demasiado en dar con ella, pues su intérprete es algo más conocido de lo que eran The Handsome Family. Este año la voz que nos introducirá cada semana en las vidas de Ray Velcoro, Ani Bezzerides, Paul Woodrugh y Frank Seymon se llama Leonard Cohen.

El tema Nevermind ha sido el escogido por HBO para dotar de sonido a una cabecera que mantiene la misma esencia de la anterior. Nadie ha tocado nada, quizá como señal de cara al espectador; como una forma de decirle: «seguimos siendo True Detective». Imágenes de los personajes se funden con las de las calles de California. Símbolos, y un predominante color negro contrastado con blanco –a la inversa del año pasado– nos hacen sentir en casa a los que no fuimos capaces de saltarnos la cabecera ni una sola de las ocho veces que tuvimos que reproducirla hace ahora un año.


En definitiva, True Detective no decepciona, aunque introduce variaciones notables con respecto a su primera historia. Nic Pizzolatto vuelve a hacer novela televisada, vuelve a crear personajes profundos llenos de conflictos, vuelve a construir una historia turbulenta, aunque esta vez desde una perspectiva más accesible para todos los públicos.

Si esperas encontrar una fórmula exacta a la de la temporada pasada puede que te lleves un chasco. Si llevas la mente abierta, asumiendo que en una antología se mantiene el estilo pero todo lo demás puede ser permeable a cambios, entonces dale una oportunidad a la historia que nos van a contar.

¿Ha sido Nic Pizzolatto capaz de contentar a ambos públicos? Mi respuesta es SÍ. True Detective consigue acercarse a ese sector que demandaba más ligereza sin descuidar a los que buscamos en ella una ficción oscura, perturbadora y cargada de secretos que no quieren ser desvelados. Es obvio que se pierden cosas por el camino, pero en líneas generales los tres primeros capítulos dejan buen sabor de boca, y no olvidemos que esto no ha hecho más que empezar.

Recuerda que puedes seguir el estreno de la segunda temporada simultáneamente con EE.UU. esta noche en Canal+ Series (Dial 4) a partir de las 03.00h, hora española. Y si no quieres trasnochar, mañana a las 22.30h en el mismo sitio podrás disfrutar del primer capítulo.

¡Cuéntanos en los comentarios tus impresiones!

Rocío Muñoz

Me embarqué en YourWay Magazine para vivir desde dentro lo que siempre había seguido desde fuera. Lo mismo te entrevisto que te fotografío. Fuente inagotable de conversación sobre series, música y TV. Tan rara como cualquiera.

¿Algo que añadir? ¡Déjanos un comentario!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Top