ANÁLISIS | “Maestros de la costura”, la falta de creatividad de TVE que salvan los aprendices

TVE estrenó ayer Maestros de la costura, aunque deberían llamarlo Futuros maestros de la costura. Mucha maestría no había. Los doce concursantes son bastante variopintos. Tenemos a Alicia, la costurera modelo, rubia con pelazo y una cabeza muy bien amueblada debajo. Antonio, el guapo oficial del programa. Eduardo, que quería ser vedette y es divino. Mahi, que trabaja en la gasolinera de su familia y toda ella llama la atención. También Sergio y Vicente que son los gemelos del programa y usan el mismo móvil. Hasta una profesora de religión, Vanessa, que parece la versión no ficticia de Berta (La que se avecina).

analisis critica maestros de la costura primer programa estreno tve

Los doce aprendices a Maestros de la costura | Foto: RTVE

El programa comenzaba presentando a los tres jueces: Lorenzo Caprile, el modista más exigente; María Escoté, diseñadora, la que aún no se ha hecho notar en el programa. Kate Perry y Miley Cyrus han llevado sus diseños; Palomo Spain, diseñador, quien ha vestido a Beyoncé.

La presentadora del programa, Raquel Sanchez Silva, abría el primer bloque con un vestido precioso, en honor al fallecido diseñador David Delfín.

Después de un momento de peloteo mutuo entre los jueces y la presentadora, por fin, presentan a los doce aprendices y cuentan los premios que se llevará el ganador y el finalista. La madrina y primera invitada es Eugenia Silva, que aparece con un vestido de Del Pozo y les anima diciéndoles «si tenéis talento no tenéis límite».

El programa en sí es una réplica exacta a MasterChef, con sus pruebas, su jurado y sus tres fases en cada programa. Sin embargo, no se puede considerar iniciado de verdad hasta que no llora una rubia. En este caso, Anna, la cordobesa, se emociona desde el primer instante. Eduardo se corta y Mahi se descalza para trabajar. ¡Y ni si quiera han empezado las pruebas! Esto promete.

La primera prueba trata de crear un vestido inspirado en el vestido de Scarlata O’Hara en Lo que el viento se llevó y tienen dos horas para hacerlo. Raquel Sánchez Silva hace la cuenta atrás: «tres, dos uno… ¡A coser!». Una prueba para saber el nivel que tiene cada uno y en la que yo veo mis favoritos y expulsados. Shaoran, a pesar de que el jurado lo anima, le insiste y le da consejos, se empeña en abandonar a mitad de la prueba. No lo hace o no le dejan hacerlo. Con esa actitud pesimista y derrotista yo estoy deseando que lo echen ya. O que lo sustituyan por otro con más ganas y que no tire la toalla a la primera de cambio. Mientras los concursantes trabajan, van presentándolos poco a poco y dando algunas instrucciones para que en casa también puedan hacer el vestido. Me enamoro de Antonio en cuanto lo veo en acción, quien, a primera vista, parece saber lo que hace, muy profesional. El jurado comenta, Caprile piensa igual que yo sobre Antonio, y a Vicente lo ve muy perdido. Edu se define como una «mariquita moderna».

Se supone que quien no presente la prueba en el maniquí no será valorado, pero a pesar de que Vicente y Shaoran no han tenido tiempo y presentan el maniquí desnudo, el jurado les insta a buscar lo que tienen y los valora igual. Quien hace las reglas se las salta, eso sí. Lorenzo Caprile, el exigente, se impone más con Vicente que con Shaoran y temo que, al final, no expulsen a Shaoran porque parece caerle en gracia a Caprile. Entre Eduardo y Caprile empieza a surgir un tira (muy aguafiestas por parte de Lorenzo) y afloja (Eduardo se lo toma con humor) muy divertido. Si alguien tiene que besarse en el programa, que sean estos dos.

Vanessa me recuerda a Berta Escobar, el vestido de Mahi es muy Kiki (la película), el de Pa lo veo muy al estilo Blair Waldorf, el vestido de Alicia es rojo, de apellido precioso. Y el de Antonio es mi favorito, a pesar de que no tuviera ni idea de cuál era el vestido de Scarlata O’Hara. Los tres mejores vestidos de la primera prueba son los de Antonio, Pa y Alicia. Totalmente de acuerdo con la decisión del jurado.

analisis critica maestros de la costura primer programa estreno tveEn la segunda prueba se van al Museo del Traje de Madrid, recuerdan a Manuel Pertegaz y traen como segunda invitada a su sobrina, Dione. Esta prueba es por equipos, y ya que Antonio ha sido el ganador de la primera se convierte en jefe de taller. Además, le corresponde escoger al segundo jefe, quien termina siendo Jaime. En el equipo de Antonio están: Alicia, Vanessa, Sergio, Shaoran y Mahi. En el equipo de Jaime: Pa, Luisa, Edu, Anna y Vicente. La prueba consiste en hacer una réplica exacta de un abrigo de noche de 1954 de Pertegaz y, de nuevo, tienen dos horas.

Jaime comienza a cantar «Corre, corre, caballito» que termina siendo «corre, corre, Antoñito». Tengo un amor-odio por Jaime. No soporto que cante, pero adoro que lo haga para pinchar a su rival. Pero Caprile le corta el rollo con un «esto no es un coser y cantar». Eduardo, a pesar de ser divino, en esta prueba solo ha hecho el vago, lo que tensa más su relación con Caprile.

Al final no dan por ganador a ningún equipo, un desastre. Una bronca y se van los doce a la última prueba, la de expulsión. Una prueba de creatividad, con Ana Locking (diseñadora) y su maravilloso pelazo. Esta vez tienen que convertir una sudadera gris de algodón en algo totalmente diferente. Esperaba ver mucha más creatividad, pero como los mismos concursantes dijeron, no podían arriesgarse en la prueba de expulsión. Aún así, han sido más creativos que TVE calcando el formato de MasterChef.

Yo, que no soy experta ni entendida en moda, vuelvo a coincidir con el jurado en que Sergio y Alicia han sido los mejores. El jurado pone a la palestra de posibles expulsados a Antonio, Anna y Shaoran. Sin creer en Dios, casi me pongo a rezar para que echen a Shaoran. Y mi súplica se hace realidad: expulsan a Shaoran. ¡Gracias al karma! No es nada personal, Shaoran, solo es tu pesimismo que no me gusta. ¡Coge tus agujas y vete!

Es pronto pero, de momento, mis favoritos son Antonio, Alicia, Pa, Sergio y Eduardo. Aunque cuidado con nuestra Berta (Vanessa), se la ve muy correcta y modosita, pero cuidado que puede morder…

Resumiendo, que por muy copia de MasterChef que sea, me ha encantado. Da visibilidad a lo que hay detrás de un vestido, de un desfile. Espero que el oficio de la costura se haga más visible gracias al programa, que sigan recordando y enseñándonos sobre moda y diseñadores (de antes y ahora), y sobre todo que Caprile y Eduardo sigan regalándonos esos momentos tan suyos.

Mariví González

Feminista. Hada madrina en prácticas. Opino sobre muchas cosas, para bien o para mal. Periodista freelance. Intento de influencer cultural.

¿Algo que añadir? ¡Déjanos un comentario!

DESTACADOS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Top