CRÍTICA DE TEATRO | “Padres”, de Xabier Olza

critica padres teatro luchana madrid entradas

Por suerte o por desgracia, no estoy en ninguna de las tres situaciones que se presentan en Padres, así que no puedo decir que intentase ponerme en el lugar de los personajes, simplemente presencié los acontecimientos como si estuviese sentada en un banco del parque, como si fuese una invitada a la fiesta de disfraces o como si fuese un niño más en el cumpleaños de Lucas.

Tres parejas, tres vidas y tres formas de afrontarlas totalmente distintas. Situaciones que fácilmente pueden ser reales, quizás con un punto de exageración, pero quien más y quien menos podría reconocer a alguien cercano o reconocerse a ellos mismos en Esther (Ana José Bóveda) y Fede (Juan Antonio Molina), en Nerea (Isabel Pintor) y Juanma (Rodrigo Sáenz de Heredia), en Débora (Ruth Núñez) y Víctor (Xabier Olza) o en un popurrí del grupo. Apoyándose en bastantes tópicos, la obra nos muestra que lo de que el amor es ciego entre cada oveja y su pareja es verdad mientras dura lo bonito; una vez llegan los problemas se complica la defensa de los argumentos que fundamentan una relación. De eso va Padres, de poner a prueba constantemente a parejas y amigos para ver quién es capaz de gestionar los cambios y la tensión estando entre dos aguas.

No les voy a quitar el mérito de sacar la obra adelante cuando el único apoyo de seis cubos de madera y unos pocos enseres te deja a merced del público, pero tengo que ser honesta: solo fui capaz de empatizar con Esther, por aquello de la presión que la sociedad ejerce sobre las mujeres y la conciliación que tan preciosa queda sobre el papel. No me pasó lo mismo con el resto de personajes y me habría gustado hacerlo, sobre todo con Juanma al final de la obra, no tiene que ser fácil recibir una noticia así. Me fastidia decir esto cuando no creo que yo pudiera hacerlo mejor, pero la poca naturalidad y los diálogos largos y dichos de carrerilla no ayudan, da poca sensación de realismo, hay partes que se recalcan demasiado. Podría destacar a Xabier Olza en las partes cómicas y a Juan Antonio Molina en las conversaciones transcendentes, pero, para mí, la mejor a nivel actoral es Ana José Bóveda, que lamentablemente no es la titular.

Hay algo con lo que no termino de comulgar, en esta ocasión y en otras muchas. Los actores son humanos y sus personajes deberían serlo más que ellos. No pasa nada por equivocarse al hablar, es más, se puede llegar a entender que se quiere transmitir que el personaje erra por la propia tensión de la situación, si se corrigen los errores repetidamente, adiós al beneficio de la duda.

Como en muchas cosas en la vida, no todo va a ser cal. La arena de estos padres son las respuestas espontáneas que se les ocurren, sobre todo a Esther y Víctor. Lo de los disfraces es otra historia, ¡vaya estampa!

No diría que la obra mueve conciencias, Padres sirve para pasar el rato y darnos cuenta de que algunos no estamos tan mal como creemos, visto lo visto, porque no siempre lo más importante es calcular cuánto hace que no…

MÁS INFORMACIÓN____

Comprar entradas

Margarita Pérez

Me apasiona que me cuenten historias desde las tablas, desde la gran pantalla o desde la caja lista. ‘Mary Poppins’ me enganchó al cine, ’10 negritos’ al teatro. Nací con una tele debajo del brazo y un lápiz en la mano izquierda. «Librívora» desde la cuna. Escribo porque no sé vivir de otra manera. Ingeniera de Telecomunicación. Madrid, Madrid, Madrid…

¿Algo que añadir? ¡Déjanos un comentario!

DESTACADOS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Top