[CRÓNICA] Ana Belén, tú también eres mi madre

cronica ana belen barcelona gira vida palau musica festival millenni

Después de la publicación de su último álbum “Vida”, Ana Belén llevaba meses girando por toda España dando a conocer esas nuevas canciones y recordando las que siempre se nos vienen a la mente al escuchar su nombre. Este domingo, la madrileña ponía punto y final a su gira en el Palau de la Música Catalana dentro del Festival Millenni.

Pertenezco a esa generación de niños y niñas que han crecido con las canciones de Ana Belén y Víctor Manuel que sus padres les ponían en casa y estar sentado, en ese teatro, para ver a una artista que ha acompañado mi infancia y mi adolescencia es todo un ritual.

Ana Belén es como volver a casa por navidad, es como el olor a la cocina de mi madre y como los días de limpieza. Es saber cómo sienten o han sentido muchas mujeres de la generación que crecieron durante la transición. Escucharla es como sentirme pleno, como volver de repente a mis diez años y querer quedarme con fuerza en esa época. A fin de cuentas, Ana Belén es mucho de lo que soy hoy en día.

Desde el primer momento que pisa el escenario es como asistir en directo a una clase magistral de elegancia y de saber estar, desde su vestuario hasta el buen gusto de sus seis músicos tocando, sin olvidarnos de sus acertadas intervenciones interactuando con el público. Ana Belén ha crecido encima de un escenario y eso se nota nada más pisarlo antes de entonar las primeras notas de la canción que da título a su último álbum. Se maneja sobre las tablas sin olvidarse ni un solo segundo de donde está ni del respeto que les muestra tener a los allí presentes. La primera parte del concierto es para sus nuevas canciones, donde no podía faltar “Mujer valiente”, la canción escrita por Rozalén que Ana Belén presenta con un alegato feminista que consigue arrancar el aplauso del público.

Con “Cómo pudiste hacerme esto a mí” y “Las cuatro y diez” Ana Belén les pide prestadas estas canciones a Alaska y a Rosa León para hacer dos versiones intimistas que consiguen que el público vaya entrando en calor con melodías que conocemos de sobra. “A la sombra de un león” es la primera canción de la noche que consigue que un público lleno de nostalgia aplauda en forma de agradecimiento tras las primeras palabras cantadas. “Desde mi libertad”, “Contamíname” o “Peces de ciudad”, con la que se aplaudió nada más empezar, formaron parte de un repertorio en el que Ana Belén demuestra que conoce a la perfección a su público.

Como no podía ser de otra manera, también hubo momentos reivindicativos, en este caso para ensalzar la función de una fundación como Proactiva Open Arms. Ana Belén maneja los tiempos de su concierto con destreza, incluye silencios en sus intervenciones que engrandecen sus palabras y sabe teatralizar los momentos más íntimos de sus canciones.

Cuando empiezan a sonar las primeras notas de “Lía” se produce el mayor aplauso espontáneo de la noche y es que, igual que a mí, entre todos los asistentes se encuentran personas para las que Ana Belén musicalmente ha guiado sus vidas, han bailado, se han enamorado y también han llorado escuchándola. Si hay una artista en nuestro país que consigue unir y trazar los lazos que se estrechan entre muchas madres con sus hijos esa es Ana Belén. “Derroche” o “El hombre del piano” son algunos de los hits que la cantante sabe dejar para el final en una noche en la que un público respetuoso disfruta con gusto cada canción. “Solo le pido a Dios” consigue poner a varios de los asistentes en pie porque saben que el concierto está acabando y que quieren terminarlo con la sensación no solo de haber disfrutado de aquella noche si no de todos los años en los que la artista ha sido testigo de sus vidas. Tras los bises llegan “No sé por qué te quiero”, con la compañía de su pianista, y “La banda” es la encargada de cerrar un concierto que estoy seguro que costará olvidar.

Es la segunda vez que veo a Ana Belén en concierto y por momentos tengo la sensación de ver a mi madre encima del escenario. Es ahí donde me doy cuenta de que, por mucho tiempo y muchos años que pasen, quiero seguir escuchando a Ana Belén toda mi vida.

Mario Temiño

Nacido en Madrid. Parte creadora. Entrevisto y escribo sobre libros en YourWay Magazine. Cine. Televisión. Técnico en producción audiovisual y aficionado a escribir y leer en mis ratos libres.

¿Algo que añadir? ¡Déjanos un comentario!

DESTACADOS

CONTACTA CON NOSOTROS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Top