[CRÓNICA] Axel cruza el río y llena Madrid

Especial.

Ayer fue uno de esos días que acabas recordando siempre por algún motivo en especial. En mi caso es porque (a menos que la memoria me falle), por primera vez vi en directo a un cantante argentino en Madrid. Axel había cruzado el río de nuevo para promocionar su último disco Tus ojos, mis ojos.

La cita fue en la sala Galileo Galilei, a la que acudimos a las 21h para tener sitio. Y menos mal que nos acercamos media hora antes de que empezase el concierto, porque estaban a esas alturas casi todas las mesas ocupadas. Tras un rato de presentaciones, charlas y risas entre amigos, el ambiente empezó a tensarse debido a la sensación conjunta de que la hora de bajar el telón estaba al caer.

Pude contemplar a primera vista que el público se dividía en dos grandes masas: por un lado observé muchos fans de Axel de su tierra, que habían venido a apoyar al cantante, así como gente que se había desplazado desde distintas ciudades de España para el encuentro. La otra parte de la masa la formaban los seguidores de la sorpresa de la noche, aquella artista que, sin yo tenerlo confirmado hasta aquel momento, había hecho hueco para cantar con Axel.

A las 21.41h la música ambiental se apaga y con ello las luces generales. Tres grandes focos en el centro iluminaron la escena para ver a la banda entrar. El escenario era muy bonito: tenía un rollo burlesque (a mi parecer), con una tela negra en el fondo, un piano, un pie de micro, los focos en hileras verticales y unas luces rojas que alumbraban a la banda desde el techo.

Los aplausos y gritos se hicieron más intensos al aparecer Axel por el lado izquierdo del escenario, vestido con una camisa y pantalones oscuros y comenzando el concierto con Afinidad. El segundo tema fue Todo vuelve, en el que a mitad de canción empezó a tocar Pensando en tí con un ukelele mientras la gente coreaba y daba palmas. El tercer tema fue ¿Qué estás buscando?, en el que dio un giro hacia un ambiente más íntimo al piano.

Ayer vi que si algo caracteriza a Axel, a parte de su música, es que habla mucho con el público entre canción y canción. En su primer contacto con toda la sala presentó el siguiente tema hablando de aquellas relaciones que aunque uno sepa que son peligrosas y no deberían de llevarse a cabo, te arriesgas. A continuación sonó Eso.

«Las canciones llevan las raíces de donde somos. Yo soy de Buenos Aires y el tango se cuela de vez en cuando en mi música». Ésta fue la introducción a Mis ojos, canción que ha dado nombre a su último trabajo y que fue muy bien recibida por el público, que se puso en pie a moverse mientras seguía el ritmo con palmas.

Después de bailar un rato, Axel nos contó que el siguiente tema era especial porque la canción fue compuesta para él y en el momento que la compartió con la gente pasó a ser de ellos también. Se sentó al piano y cantó Amo.

Sin embargo, el momento más emotivo de la noche llegó de una forma impactante. Axel nos desveló una historia personal en la que su hermano había perdido a dos hijos que esperaba poco antes del parto. El cantante nos relataba lo mal que lo pasó al ver destrozado a aquel hombre que siempre había sido su ejemplo y su hombro. Al tiempo su hermano tuvo un hijo y a Axel le pilló lejos de su familia. Por eso, escribió la siguiente canción titulada Ángel dorado.

Fue un momento tan íntimo que la sala ni aplaudió para dar comienzo al tema. Pudimos disfrutar a Axel en estado puro, en esencia, dejando fluir lo que sentía por su voz. El final se venía venir: el vocalista se secó las lágrimas mientras la gente dio el aplauso más caluroso que podían ofrecer a un tema tan bonito.

Quiéreme, la canción favorita del disco para Axel, sonaba en toda la sala mientras la gente aún seguía con el nudo en la garganta del momento vivido. Pero pronto cambiaría de nuevo el ambiente general para volver a la fiesta.

«Uno es como un árbol. Puede renovar sus frutos, hojas y ramas, pero no sus raíces. El título de la siguiente canción son dos palabras con mucho significado. La dedico a España porque cada vez más siento que ‘Somos uno’». Era obvio que esta canción era la siguiente, un bonito gesto que sirvió para que el público volviese a bailar, tocar las palmas y seguir el ritmo del ukelele que tocaba.

El segundo momento de la noche (y el más esperado para los fans que estaban presentes) fue la actuación de la artista invitada. Axel la presento diciendo: «A veces la música se hace una. Une puntos lejanos y demuestra que no existen fronteras y que la música es un lenguaje universal». Así presentó a Vanesa Martín, que subió al escenario mientras él le agradecía la oportunidad de venir otra vez a España con otra mira.

Vanesa fue muy aplaudida por el público, y demostró sin hablar el por qué la gente le tiene tanto cariño. Cantarón dos temas: Y qué y Casi te rozo. Se me erizó el vello de escuchar cómo quedaban ambas voces juntas, desprendiendo auténtica magia y esparciéndola en el público.

Tras interpretar Te voy a amar, Axel dijo que él suele cantar al amor de cualquier tipo. Por eso la siguiente canción hablaba del amor a la vida. Se despidió de Madrid cantando Celebra la vida y levantando por tercera vez a la gente de sus mesas para que bailasen y cantasen.

Lo típico. La banda se va, la gente corea que quiere más canciones y la banda sale de nuevo a cantar un poco más. Hasta ahí todo genial. Pero Axel se pasó unos cinco minutos hablando con el público, agradeciéndoles, haciendo chistes…etc.

La verdad es que la gente se lo estaba pasando genial. Después del mini-monólogo, Axel cantó Me puedes de punta a punta y presentó a la banda. Nuevamente agradeció a la gente que asistió, a los medios y a su discográfica el poder estar ahí y la asistencia.

La penúltima canción fue Quédate. Axel comentó que posiblemente volvería en septiembre, a lo que le siguió una petición al público: corear el último estribillo de la noche. Como no iba a ser menos, la gente que estaba presente acabó coreando las notas de Tu amor por siempre.

Así se despidió Axel y su banda del escenario madrileño que le había acogido con tanto agrado. Personalmente, me sorprendió bastante su música, me la imaginaba más estar sentado en un taburete toda la noche cantando baladas. Y para nada, se me hizo muy amena la cita.

Yo volveré en breve, mientras tanto ya sabéis qué hacer… ¡Sonreíd!

¡Hasta pronto! ^^

Fotografías: Rocío Muñoz
Agradecimientos: Planet Events

Raúl Núñez

Diseñador Gráfico, Seriéfilo y Gamer en Youtube. No concibo una vida sin música, por ello canto y compongo.

¿Algo que añadir? ¡Déjanos un comentario!

DESTACADOS

CONTACTA CON NOSOTROS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Top