En la casa de Bertín todo el mundo salía con unas cuantas copas de más

bertín osborne

Llegó sin ser esperado, de forma casual, puntual, pero terminó por quedarse en las casas de los españoles, por entrar hasta la cocina… ¿o fue al revés? independientemente de la respuesta, lo que sí está claro es que Bertín Osborne se ha convertido en un fenómeno de masas, en la esperanza de una televisión pública hundida en audiencia y que ha visto cómo este malagueño ha sido capaz de devolverle el liderazgo del prime time. ¿Qué tiene Bertín Osborne para atraer a una masa tan abundante? ¿Es sólo su mérito? ¿Qué ha hecho triunfar al programa de entrevistas de La 1? Y lo más importante… ¿conseguirá al final de temporada hacer un plato decente?

Las claves del éxito de En la tuya o en la mía son variadas. Mucho más allá de lo que puede plantearse como la omnipresencia de Bertín y su carisma frente a las cámaras, lo cierto es que el equipo que está tras las cámaras tiene gran parte de culpa.

La realización del programa es exquisita. Todo pequeño detalle está cuidado, salvo si se pierde una batidora entre tanto atrezzo. La limpieza en la imagen, los planos, la tranquilidad que proporciona al espectador y que se traduce en una charla amistosa entre dos personas que se encuentran, independientemente de su ideología, independientemente de sus características. Como seres humanos gustosos de escuchar, la mera curiosidad de ver por qué se cuece en la casa de Bertín Osborne es más que suficiente para permanecer observando la pantalla.

No crean que los invitados son una parte secundaria del programa, en absoluto. El morbo que puede proporcionar televisivamente encontrarse a Carmen Martínez Bordiú o Mariano Rajoy —quien acudirá esta noche a la casa de Bertín como acto de campaña de cara al 20-D— son incontestables para una audiencia como la de TVE. Da igual que Lolita no esté de actualidad, o que Pablo Motos sea infiel a su persona duplicándose a una misma hora en dos canales de televisión. Al fin y al cabo, ¿no ocurre lo mismo en las galas navideñas? ¿Alguien dice algo al respecto?

Sin duda, si hay un elemento que ha sido el motor para el triunfo de En la tuya o en la mía es Bertín Osborne. Su nombre se sitúa entre los más buscados en Google a raíz del programa. ¿Casualidad? Él mismo reconoció en una entrevista para ‘Papel’  —el suplemento juvenil de ‘El Mundo’— que las mejores entrevistas que había realizado, habían sido con «tres copitas». «No bebo nada de alcohol fuerte, pero me encanta tomarme tres o cuatro copas de vino español bueno, bueno. Y sales de un relajado, con un bienestar social…», respondía a la publicación.

En En la tuya o en la mía no ha sido menos. ¿Acaso no recuerdan la charla con Pablo Alborán donde el propio cantante le reconocía que iba a acabar borracho si seguían bebiendo? Y así fue. La «mierda de té esta que nos han puesto» —tal como lo catalogaron— fue testigo de ello. La mujer de Bertín, también.

bertín osborne


ENTREVÍSTAME QUE DOY AUDIENCIA

Desde hace poco más de un año, los programas de entrevistas cara a cara se han convertido en un recurrente en nuestra televisión. Pese a que es un formato histórico, el primer gran duelo de esta nueva etapa se dio entre Jordi Évole y Risto Mejide. ¿Lo recuerdan?

Los domingos se convertían en una batalla por ver quién lograba una mayor cuota de pantalla gracias a sus invitados. Salvados y Viajando con Chester, dos programas con tendencia al diálogo —realizado de distinto modo— son los que pusieron en auge este tipo de programas.

Tras su paso a Antena 3 y al late night, Risto Mejide abandonó la guerra por la audiencia y Cuatro se quedaba sin su gran baza, ya que Pepa Bueno no lograba mejorar las cifras del publicista y showman de nuestra televisión.

Pero, entonces, llegó Bertín. Un miércoles, con una serie como B&b en hundimiento continuo, con la competencia de Top Chef en Antena 3 con un desgaste evidente.

Pese a que en un primer momento nadie se esperaba el éxito que logró, lo cierto es que En la tuya o en la mía se ha convertido en el indiscutible líder del prime time de los miércoles. Cifras superiores a los cuatro millones de espectadores así lo respaldan. Semana tras semana los números han aumentado y han derivado en la renovación del programa, así como aumento salarial para Bertín.


bertín osborne
NO TODO ES LUZ Y COLOR EN LA VIÑA DEL SEÑOR (O DE TVE)

La censura atribuida a la pública en sus diferentes programas no ha pasado desapercibida en En la tuya o en la mía. En la misma entrevista que se comentaba antes, Bertín reconocía que le habían prohibido llevar a Pablo Iglesias, líder del partido de izquierda ‘Podemos’.

Sin embargo, ésta no ha sido la única crítica que ha recibido el formato de entrevistas. Un trato excesivamente afable hacia la figura del dictador Francisco Franco cuando Bertín entrevistó a su nieta, se visibilizó en el programa de La 2 donde el defensor del espectador plantea cuestiones a los encargados de TVE.

La respuesta que dieron desde la organización es que, al tratarse de su nieta, no iba a hablar de un modo crítico hacia él, que ella simplemente contó lo que había vivido y cómo lo había hecho; cosa que, por otro lado, no sirvió para apaciguar los ánimos de muchos espectadores que entendieron la entrevista como un trato de favor hacia la imagen de Franco.

Este miércoles, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, acudirá a casa de Bertín —ese lugar donde hay de todo a todas horas— para jugar al futbolín, charlar y preparar una comida. ¿Cómo será el trato que recibirá el presidente del ejecutivo? ¿Existirán diferencias con respecto a lo que se vio con el líder de la oposición Pedro Sánchez? ¿Están en lo cierto los espectadores y la tendencia conservadora de TVE se hará palpable para hacer de la entrevista un mitin y lavado de imagen de cara a las Elecciones del 20-D? Bertín, entre tanto, ya entona aquello de: «bebiendo espero, el share que yo quiero».

Miriam Puelles

Dicen que nací con un mando a distancia bajo el brazo, pero ni así pude evitar ver a Leticia Sabater hacer flexiones por televisión. Sin embargo, no todo fue malo. Aprendí a imitar a Lina Morgan, me creí un genio de lámpara con Paz Padilla, cantaba “*furor furor nana nana nanara*” a todas horas y siempre quise participar en ‘Soy el que más sabe de TV del mundo’. Tal vez por ello ahora me dedico a escribir sobre mi adorada pequeña pantalla. Y, tal vez por eso, hice de ello mi modo de vida.

¿Algo que añadir? ¡Déjanos un comentario!

DESTACADOS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Top