Entrevista a Luz Gabás: «Si enseñamos a la gente joven que su futuro solo va a estar en la ciudad, tenemos un problema»

luz gabas entrevista el latido de la tierra palmeras en la nieve españa vaciada pueblos ciudades libro literatura comprar reseña

Su caso es bastante similar al de la escritora María Dueñas con “El tiempo entre costuras”, y es que cuando Luz Gabás escribió su primera novela no se imaginaba todo el éxito que iba a suponer “Palmeras en la nieve”. Un éxito gracias al que ha podido reorientar su vida y dedicarse plenamente a la escritura, tal y como nos asegura.

“El latido de la tierra” es su cuarta novela y esta vez habla de la España vaciada a través de Alira, una mujer que se encuentra con la dualidad de mantener el legado familiar o romper con todo para seguir con su vida. A esta historia Luz ha querido añadirle el factor thriller en el que se tendrá que resolver la misteriosa desaparición de un hombre.

En uno de sus viajes a Barcelona la autora nos hace un hueco en su agenda para charlar sobre su nueva novela y analizar el problema de esa España vaciada de la que tanto hablamos últimamente.


TITULARES | Entrevista a Luz Gabás

«En el entorno que me muevo es el concepto de casa lo que da identidad a las personas»

«La imagen que plantea la novela es que el arraigo está muy bien siempre que no sea excesivo»

«Debemos dejar de hacer esa división entre el que es rural y el que es urbanita»

«El éxito de “Palmeras en la nieve” me ha permitido a cierta edad reorientar mi vida»

«Haría película todas mis novelas, es fascinante ver a tanta gente creando»


luz gabas entrevista el latido de la tierra palmeras en la nieve españa vaciada pueblos ciudades libro literatura comprar reseñaP. Luz, cuando empezaste a trabajar en “El latido de la tierra” estabas trabajando en otra novela, ¿qué ha pasado con esa historia?

Está aparcada, ahora imagino que la retomaré. Aún no la había empezado a escribir, simplemente tenía toda la documentación, las primeras notas, algunos personajes… Le dije a la editora que no podía seguir con esa historia porque había otra que quería salir y que al final ha acabado siendo “El latido de la tierra”.

P. El punto de partida de la novela es el respeto que tiene Alira a sus antepasados, ¿ese es un sentimiento que tienes tú muy arraigado, verdad?

He vivido siempre vinculada al mundo rural, en la zona de montaña de la provincia de Huesca. Allí, igual que en otros muchos lugares de España, está el concepto de casa. Yo no soy solo Luz sino que pertenezco a una casa, a una familia de la que puedo trazar la genealogía hasta el siglo XV. Esto te da una sensación de continuidad y de pertenencia a algo superior a ti. En el entorno que me muevo es el concepto de casa lo que da identidad a las personas. Pensé que me servía como metáfora de varias cosas, quizás la más importante el concepto de lo heredado, que puede ser un orgullo o puede ser una losa para que alguien continúe libremente en su caminar.

P. Precisamente entre esa dualidad se debate Alira, pero hoy en día ¿es práctico continuar con el legado de nuestros antepasados?

Creo que hay que tender hacia el equilibrio. El sentimiento de pertenencia te da seguridad porque sabes que tienes un lugar al que acudir siempre. La imagen que plantea la novela es que el arraigo está muy bien siempre que no sea excesivo y esto es algo que tendrá que aprender Alira y lo hará de una manera dramática. Nuestra relación con el pasado no debe ser ni de odio ni de excesivo afecto, ni querer enterrarlo del todo ni querer revivirlo como si se pudiera hacer, en ambos casos creo que no es saludable.

P. En la novela planteas el problema de la España vaciada, ¿hay solución para ello?

Estos días estoy escuchando expresiones nuevas y alguien me ha sugerido quizás no hablar tanto de la España vaciada ni vacía sino dar la vuelta al discurso y hablar de la oportunidad rural y me ha gustado.

Tal y como conocemos el concepto rural de hace treinta o cuarenta años jamás volverá a existir; las tecnologías son otras, estamos todos enganchados a internet y queremos estar conectados a otra parte del mundo. El nuevo discurso tiene que acabar con esa barrera de seres urbanitas y seres rurales. Debemos dejar de hacer esa división entre el que es rural y el que es urbanita. En mi caso soy rural por nacimiento y porque vivo allí, pero estoy y he estado mucho en la ciudad y estoy conectada con todo lo que se lleva.

El discurso hacia lo rural no tiene que considerarse como un fracaso, porque si alguien vuelve al pueblo no es un fracaso y los de pueblo no son seres inferiores. La oportunidad rural creo que es lo que puede acabar con ese discurso porque cada vez hay más gente que se plantea volver a vivir en el campo cuando sea, por trabajo, para jubilarse o porque lo necesita.

P. María Sánchez ha escrito el libro “Tierra de mujeres” y en cierto modo ha acercado este problema a los más jóvenes, ¿cuánta responsabilidad tenemos los jóvenes de la España vaciada?

Yo no creo que sea culpa de la gente joven. La gente joven al final recibe la herencia y el discurso que le han enseñado. Si ese discurso es que en el pueblo solo viven catetos, esa persona va a crecer con esa base. Hay que cambiar el discurso y María Sánchez lo explica muy bien. Podrás estar o no de acuerdo con ella, pero lo explica muy bien.

María dice algo que yo comparto absolutamente y es que los pueblos están llenos de gente y esa gente hace cosas, estamos leyendo, hablando de cine con nuestros amigos, preparando cenas, llevando a los niños a clases extraescolares. Si enseñamos a la gente joven que su futuro solo va a estar en la ciudad tenemos un problema. Yo a mis hijos los educo en lo que ellos deseen para que puedan elegir dónde quieren vivir y que si finalmente deciden vivir en el pueblo nosotros estamos encantados. Antes era al revés, se animaba a los jóvenes a salir del pueblo para vivir mejor.

P. Claro, el problema es que para según qué profesiones vivir en el pueblo no es una opción…

Esto es así. Si quieres hacer ingeniería aeroespacial está claro que en el pueblo no va a poder ser, pero con las comunicaciones e internet hay muchos trabajos que se pueden hacer desde el pueblo. Las familias que yo conozco y que, de alguna manera, han regresado a vivir a un entrono rural, en varios casos se dedican al turismo o a trabajos online. Todo esto también irá cambiando. Lo primero son las comunicaciones, carretera e internet y después si ya va gente viviendo los servicios se instalan en esos sitios, los colegios, la salud…


COMPRA AQUÍ «EL LATIDO DE LA TIERRA» DE LUZ GABÁS


 P. Las mujeres tenéis cada vez más hueco en las estanterías de las librerías, ¿cómo vives el ser mujer y de éxito en un mundo en el que los principales jefes de las editoriales son hombres?

Yo eso no me lo he planteado nunca porque yo nunca me he percibido hombre ni me he percibido mujer, me he percibido Luz. En mi interior mi voz se refiere a mí misma y no he tenido ningún problema, cuento las historias como las quiero contar y he tenido la suerte de toparme con magníficas editoras. Leo de todo, me da igual quién lo haya escrito y me gusta estar al día.

Han cambiado las cosas, las mujeres estamos muy presentes en los premios, en las librerías, en las listas de ventas. Hay una crítica clásica masculina pero hasta eso está cambiando, la gente ya no se lee solo la crítica cultural de tal periódico, se leen los blogs, las reseñas y las opiniones de los lectores. Ya no hay discursos inamovibles. Yo personalmente no he notado nada, aunque también es verdad que en mi grupo de trabajo somos mujeres y quizás por eso no le he prestado atención.

P. Muy pocas veces pasa lo que te pasó a ti con “Palmeras en la nieve” o a María Dueñas con “El tiempo entre costuras”, ¿cómo recuerdas ese éxito ahora que han pasado años y ya has tenido tiempo para digerirlo?

Ayer decía mi amiga Rosario Raro algo así como que para que el éxito venga de hoy para mañana se necesitan veinte años y me encantó la frase. Uno no se levanta un día y de repente ha escrito un bestseller. Detrás hay todo un proceso de maduración personal y literario para que un día decidas sentarte a escribir algo. Cuando sucede eres consciente de que lo que estás escribiendo no es algo que se te ha ocurrido de repente, es algo que has tenido madurando ahí. Esa historia sabes que tiene un nicho donde va a encajar porque nadie más ha escrito esa historia y ese fue el éxito de “El tiempo entre costuras” cuando la escribió María Dueñas. Gracia a ese nicho que dejó ella hubo hueco para Guinea. Lo llevé con mucha alegría, satisfacción por acabar el reto que yo me propuse y muy agradecida. Igual que Rosario, estamos hoy agradecidas porque sabemos que ese éxito nos ha permitido a cierta edad reorientar nuestra vida, que no es fácil.

P. Cuando entrevisté a Julia Navarro me hablaba de lo difícil que fue trabajar con los guionistas de la adaptación audiovisual de “Dime quién soy”. Con “Palmeras en la nieve” tú tuviste la oportunidad de trabajar con guionistas, ¿cómo fue la experiencia?

Yo no tuve ningún problema porque tuve clarísimo desde el principio que yo escribo novelas, no hago películas. Cuando se firmó para hacer la película me dijeron qué equipo iba a hacer la película y me sentí privilegiada por trabajar con Fernando Fernández Molina como director y con Sergio Sánchez como guionista. Yo que no trabajo en el cine estaba supertranquila con todo el equipo de la película. Sergio adaptó el guion y me envió el quinto borrador, si tuviésemos que haber trabajado juntos yo tendría que haberme ido a Madrid a vivir. El guionista fue él, me pasó una propuesta de guion, le leí, corregí tres frases muy sencillas y no sufrí ni padecí. Es un lenguaje diferente y yo no hago cine, ellos tienen que traducir una obra literaria y hacerla imágenes. Ha quedado muy buena relación con ambos y me encantaría volver a trabajar con ellos.

P. Para terminar, ¿ves “El latido de la tierra” en la gran pantalla?

Sí que la veo. Ha salido hace tres semanas y no tengo ninguna propuesta, pero hay muchas novelas y se escribe mucho. Yo por mí haría película todas mis novelas, es fascinante ver a tanta gente creando.
 

Fotografías: Mario Temiño
Edición: Rocío Muñoz

Mario Temiño

Nacido en Madrid. Parte creadora. Entrevisto y escribo sobre libros en YourWay Magazine. Cine. Televisión. Técnico en producción audiovisual y aficionado a escribir y leer en mis ratos libres.

¿Algo que añadir? ¡Déjanos un comentario!

DESTACADOS

CONTACTA CON NOSOTROS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Top