Entrevista a Marta Robles: «No es la corona lo que da rienda suelta a las pasiones ni lo que corrompe, sino el poder»

entrevista marta robles pasiones carnales libro ensayo historia

Fotografía: Hugo G. Pecellín

Casi cada año la periodista Marta Robles es una de las habituales en las librerías y, a pesar de la pandemia, este año no podría ser menos. “Pasiones carnales” es el nuevo título que la escritora trae bajo el brazo. Una historia que trata sobre el poder y  sobre aquellas pasiones ocultas, y algunas no tan ocultas, de la Historia de España.

Marta Robles hace un repaso de los últimos doce siglos para acercarnos las andanzas de una serie de personajes históricos que no querrás dejar de leer.


entrevista marta robles pasiones carnales libro ensayo historiaP. Marta, estás de estreno con tu nuevo libro “Pasiones carnales”, ¿cómo está siendo la acogida del libro a pesar del momento que vivimos?

Sin duda, excelente. Tengo menos feedback de lectores en encuentros que en otras ocasiones, porque ahora se celebran muchos menos y siempre con el aforo reducido, pero tanto a través de los medios como online estoy recibiendo una respuesta magnífica por parte de los propios lectores, de los medios y de los críticos que ya empiezan a pronunciarse.

P. En la introducción dices que la investigación de este libro te ha costado casi la salud, ¿cómo ha sido este difícil proceso que has tenido que hacer?

Ha sido un proceso muy complicado y que me ha costado un enorme esfuerzo. Me empeñé en no quedarme en unos cuantos personajes como ejemplo de las pasiones carnales definitivas en la historia de nuestro país y en construir una radiografía de doce siglos de Historia, y eso supuso un enorme esfuerzo de documentación. Tuve que bucear en más de cien libros, consultar archivos, localizar cartas y otros documentos…

Date cuenta de que el libro va desde el siglo VIII al XII y que repasa las andanzas de protagonistas tan fundamentales como el rey Rodrigo al inicio o Alfonso XIII al final, pasando por toda suerte de monarcas y poderosos, además de sus esposas, amantes, concubinas, consejeros… Por suerte conté con la colaboración de una documentalista que me ayudó a encontrar documentos y otros datos específicos muy desconocidos y a contrastar con el máximo rigor todo cuanto iba descubriendo en mi investigación.

P. ¿Cuál ha sido el baremo que has seguido para elegir a los personajes y las historias que has seleccionado?

A través de mis distintas lecturas fui decidiendo con qué protagonistas quedarme, tanto por el juego que me proporcionaban sus peripecias como por la trascendencia que habían tenido en la historia. Sabía que era imposible abarcarlos a todos, pero sí quería que hubiese un orden cronológico y un recorrido del suficiente número de personajes como para que el lector pudiera relacionar y hacerse una idea inicial de la historia de esos doce siglos. Creo que, a partir de este libro y de lo aprendido por los lectores, muchos se animaran a seguir acercándose a la historia.

P. ¿Hay alguna de estas historias que te haya llamado especialmente la atención?

Cada una de las historias que recojo en estos veinticuatro episodios de «Pasiones carnales» me ha llamado la atención. Hay de todo: historias de amor, pasiones desbocadas, mucha locura, caprichos eróticos y amorosos, violaciones, traiciones, venganzas, celos, asesinatos… Podría destacarte la obsesión por el sexo y el trastorno de la personalidad de Felipe V; el poder de la concubina Leonor de Guzmán y cómo su figura llevó a un cambio de dinastía; la colección de pintura erótica de Felipe II; la violación de Florinda la Cava o la afición al porno de Alfonso XIII, pasando por la confesión antes de morir de María Luisa de Parma. Todas las historias son absolutamente fascinantes y de cualquiera de ellas se podría escribir una novela apasionante.

P. ¿Se podría hacer un “Pasiones carnales” con la historia reciente de las principales Casas Reales de Europa?

Se podría hacer un «Pasiones carnales» con la trastienda de los poderosos de cualquier lugar y tiempo. No es la corona lo que da rienda suelta a las pasiones ni lo que corrompe, sino el poder. Lo que sucede es que el poder absoluto durante muchos siglos en nuestro país recayó en las coronas, como también sucedió en otros países de Europa donde, sin duda, las pasiones carnales determinaron el curso de la historia. Sin ir más lejos, Enrique VIII por sus amores y pasiones hasta renegó de la Iglesia Católica y se erigió él mismo en cabeza de la Iglesia anglicana.

Si mañana me pusiera a investigar la trastienda de los presidentes de Francia, me haría un festín. Pero también, sin duda, si lo hiciera con los políticos españoles de nuestros días. En «Pasiones carnales» se ve cómo los políticos que giraron en torno a la figura de Isabel II también tienen una trastienda digna de mención. Todos tenemos escaparate y trastienda, lo que sucede es que mis pasiones y las tuyas no determinan nada, pero las de los poderosos lo mueven todo. Y ellos se sienten distintos y con el derecho de poder saltarse las normas y vivir con toda la intensidad que desean sin importarles las consecuencias que puedan tener sobre aquellos sobre los que ejercen el poder.

entrevista marta robles pasiones carnales libro ensayo historia

Fotografía: Gonzalo Pérez Mata

P. Uno de los hilos conductores del libro es el sexo y las relaciones afectivas, ¿sigue siendo el sexo un tabú en la sociedad española?

El hilo conductor de este ensayo es, en realidad, el poder y las pasiones carnales desatadas por el amor o el deseo o ambas cosas y sobre todo sus consecuencias en aquellos sobre los que los poderosos tienen potestad. En esas pasiones carnales cabe sexo, pero también, como digo, amor y muchos otros sentimientos: codicia, ambición, traiciones, venganzas… Respecto a si el sexo sigue siendo tabú en la sociedad española, creo que no, aunque, curiosamente, cuando hablamos de sexo seguimos riéndonos como niños o dándonos codazos.  Desde el punto de vista antropológico el sexo en los seres humanos va mucho más allá de la cópula destinada a la procreación como en el resto de los animales. Es juego, es complicidad y hasta recompensa. Por eso los poderosos se la permiten más que los demás y se saltan las normas establecidas para todos. Y está claro que las relaciones sexuales y todo lo que conllevan tienen unas consecuencias directas no solo en la reproducción, sino en el comportamiento de los seres humanos. Es muy importante analizar las relaciones afectivas y los comportamientos respecto a las pasiones carnales de los poderosos, porque a través de ellas podemos comprender mucho mejor a los propios personajes e incluso la historia, tantas veces modificada a consecuencia de tales pasiones. No se puede conocer realmente la historia obviando la intrahistoria. O lo que es lo mismo la realidad no es solo el escaparate, también la trastienda.

P. Por mucho tiempo que haya pasado desde las historias que nos cuentas, al final podemos observar como el sexo a día de hoy se vive de una manera muy parecida, ¿verdad?

Las pasiones carnales se han vivido siempre del mismo modo, independientemente de los tiempos. Y han generado los mismos sentimientos positivos y negativos. Lo que sucede es que el desarrollo de las pasiones carnales de los poderosos ha tenido más trascendencia cuanto más absoluto era su poder. Cuanto más democrático es un régimen más repartidos están los poderes y cercados unos por otros,  por lo que aunque las pasiones carnales sigan produciéndose del mismo modo, afectan menos a los demás.

P. Después de este libro, ¿te apetece volver a la ficción o continuar por el estilo de esta última publicación más periodística?

Creo que este libro no es en absoluto periodística. Es un ensayo novelado dividido en veinticuatro relatos que ofrece los datos reales de la historia a través de una perspectiva personal y que distingue muy bien entre esa realidad, la leyenda, y la ficción basada en hechos reales, pero tiene la misma vocación lírica que cualquiera de mis novelas  y cuenta con una estructura literaria bastante arriesgada y que poco o nada tiene que ver con el periodismo. No todo lo que es realidad es periodismo. Yo solo escribo como la periodista que soy cuando lo hago en los medios. Y, a veces, mis columnas son expresamente literarias, porque así lo busco.

Hice una pausa en mis novelas y en el género negro porque necesitaba hacerla tras la intensidad de mis tres últimos títulos, que abordan espacios muy oscuros y comprometidos y que me habían dejado exhausta. Pero, sin duda, volveré con el detective Roures, como me reclaman mis lectores. Yo soy novelista y lo que más me interesa es la ficción. Aunque una aventura literaria como la de «Pasiones carnales» me haya resultado fascinante por el fondo, por la forma que he elegido y porque incluye también esa dramatización que a veces es fundamental para traducir la realidad.

Mario Temiño

Nacido en Madrid. Parte creadora. Entrevisto y escribo sobre libros en YourWay Magazine. Cine. Televisión. Técnico en producción audiovisual y aficionado a escribir y leer en mis ratos libres.

¿Algo que añadir? ¡Déjanos un comentario!

Último en la galería

  • VIVE DIAL SAN ISIDRO en MADRID (Por @NataliaRfoto)
  • VIVE DIAL SAN ISIDRO en MADRID (Por @NataliaRfoto)
  • VIVE DIAL SAN ISIDRO en MADRID (Por @NataliaRfoto)
  • VIVE DIAL SAN ISIDRO en MADRID (Por @NataliaRfoto)
  • VIVE DIAL SAN ISIDRO en MADRID (Por @NataliaRfoto)
  • VIVE DIAL SAN ISIDRO en MADRID (Por @NataliaRfoto)
CONTACTA CON NOSOTROS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies