Entrevista a Pablo Quijano: «Un buen actor tiene que ser terriblemente honesto consigo mismo, hasta lugares que den incluso miedo»

entrevista pablo quijano

Fotografía: marcosGpunto

El joven actor de 22 años Pablo Quijano hizo ayer su debut en el Centro Dramático Nacional encarnando a Platón en su juventud. A las órdenes de Ernesto Caballero, director del Centro Dramático Nacional, coprotagoniza esta obra basada en los diálogos platónicos de la escritora y filósofa irlandesa Iris Murdoch. Acastos. ¿Para qué sirve el teatro? se representa en la Sala de la Princesa del Teatro María Guerrero, desde su estreno ayer, 4 de abril, hasta el domingo 15.

Quijano da vida a un joven y airado Platón exponiendo sus apasionadas ideas que junto a otros animosos filósofos debaten acerca del sentido del teatro y del arte en general.


Entrevista a Pablo Quijano: «Un buen actor tiene que ser terriblemente honesto consigo mismo, hasta lugares que den incluso miedo»

entrevista pablo quijano

P. ¿De dónde te viene esta pasión por el teatro?

Viene por parte de mi madre. Ella era la programadora de uno de los teatros de la provincia de Palencia, mi ciudad natal, y desde muy pequeño acudí de su mano casi todos los fines de semana. Más tarde, empecé a hacer teatro en el instituto. Fue un gran regalo contar con aquella profesora que nos juntó a varios y creó un grupo de teatro. Teatro amateur pero muy serio. De hecho, llegamos a ir por diferentes certámenes y recibimos varios premios. Fue en ese momento donde me di cuenta de que quería ser actor. Me vine a Madrid y empecé a formarme con diferentes maestros. Conseguí entrar en Estudio Corazza, donde actualmente sigo formándome con profesionales como Ana Gracia. También he tenido la oportunidad de aprender de la mano de directores como Marta Pazos, Carlota Ferrer o Karina Garantivá, además del propio Ernesto Caballero, entre otros.

P. En Acastos, ¿para qué sirve el teatro? das vida a Platón. ¿Qué nos puedes adelantar de este montaje?

Se trata de un canto a la reflexión filosófica y a cuestionarse desde qué es el arte para ti como individuo, a qué es el arte como vehículo o herramienta para la sociedad. En la obra vais a poder ver a unos amigos que salen de ver una función de teatro que les ha dejado inquietos. Se reúnen tras ella para conversar y debatir sobre lo que supone para ellos el teatro, el arte, la amistad… al fin y al cabo la vida. Entre ellos está Platón, mi personaje. Sócrates, interpretado por Carmen Gutiérrez, aparece por allí y estimula a los jóvenes a pensar, a no conformarse, a dar rienda suelta a su inquietud, a aprender y a equivocarse hasta el fondo.

P. ¿Qué te supone, siendo tan joven, subirte a las tablas del Teatro María Guerrero bajo la dirección de Ernesto Caballero?

Supone un paso más en mi carrera. Una carrera de esfuerzo, lucha y constancia que nunca termina. Yo diría que es un regalo. Asisto al teatro todas las semanas y he visto muchas de las producciones que se han realizado en el Centro Dramático Nacional. Poder formar parte de una de ellas y, con un director como Ernesto, es algo maravilloso además de un gran aprendizaje.

P. Me comentas que asistes mucho al teatro. ¿Crees que es intemporal la capacidad de emocionar al espectador?

Sin duda. Aunque pienso que tampoco es ese el fin principal y único del teatro. Es cierto que estamos llenos de emoción, sentimos todo el tiempo, incluso cuando estamos reprimiendo lo que nos pasa. Pero también hay veces que conectas con algo más profundo aún que la emoción y eso me resulta mágico. Además creo que los conflictos humanos sobrepasan las barreras del tiempo. Por ejemplo, hoy en día seguimos hablando de los conflictos que planteaba Shakespeare. Las pasiones humanas no cambian tanto.

P. ¿Qué aptitudes crees que tiene que tener un gran actor?

Aunque no creo que exista un patrón, tengo claro que un buen actor tiene que ser constante, paciente, terriblemente honesto consigo mismo, hasta lugares que den incluso miedo. Me parece muy interesante que cada uno seamos diferentes y no rechacemos nunca nuestra propia esencia.

P. ¿Qué te atrae más, el mundo del teatro o el del cine y la televisión?

No me cierro a nada. Es cierto que por mi juventud me he movido más en las tablas, pero la inquietud me provoca también un profundo gusto por lo desconocido y lo alejado de mi zona de confort.

P. ¿Entonces te ves sucumbiendo al séptimo arte?

Me encantaría hacerlo. Pero para mí también es fundamental poder beber y empaparme de todo lo nuevo que pueda en esta profesión y sucumbir a todas las formas artísticas posibles que me ponga la vida en el camino. El cine siempre ha sido una gran inspiración para mí. Soy un gran apasionado del cine español y del talento de nuestro país.

P. ¿Quiénes son tus referentes en la interpretación? ¿Quién te inspira?

Me inspira mucho Nuria Espert. Su concepción del teatro, su valentía y emprendimiento, como formó una compañía propia que cambió el rumbo del teatro contemporáneo. Su renovación continua. También me inspiran Álex Rigola, Lluís Pasqual, Andrés Lima… Son algunos de los directores de los que siempre estoy atento. Además, últimamente he descubierto otros nombres como Christiane Jatahy, Romeo Castellucci o Osaras Kursunovas. ¿En cuanto a mis referentes? Destacaría actores como Javier Bardem, Irene Escolar, Asier Etxeandia…

P. Por último, ¿le ves futuro al teatro?

Le veo el mismo futuro que a la ciencia. Todo el del mundo. También estaría bien que nos planteásemos cómo seria el futuro sin teatro. Yo no me lo imagino, pero seguro que muy distinto y terriblemente peor.

Más de seis años contándote todo sobre la televisión, la música, el cine, el teatro y la literatura de la mano de sus protagonistas.

¿Algo que añadir? ¡Déjanos un comentario!

DESTACADOS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Top