Entrevista a Pilar Eyre: «Es el amar lo que te hace grande, no el que te quieran»

Es indiscutible que Pilar Eyre a lo largo de todos estos años de profesión, tanto de periodista como de escritora, ha conseguido tener una carrera admirable. El año pasado, rompiendo con todo lo anterior y saliéndose de esa escritura histórica a la que nos tenía acostumbrados, la periodista publicaba Mi color favorito es verte, una historia autobiográfica en la que cuenta el amor más apasionado de su vida y el que le llevó a ser finalista del Premio Planeta. Pero ahí no se quedó la cosa, ahora publica la continuación a esta historia bajo el nombre de Nomeolvides; una literatura visceral, arrasadora, carnal y convincente son las armas que utiliza Eyre para conquistarte de lleno con estos dos libros que harán que, sin duda, esta historia de amor deje de ser solo suya para convertirse también en la de todos los lectores.


TITULARES

«Quedar finalista del Premio Planeta fue un gran disgusto, fue un día muy amargo porque yo quería ser la ganadora»

«El amor y la pasión son sentimientos transversales que no solo afectan a las mujeres de mi edad»

«Hay muchas historias en el mundo pero yo solamente podía escribir sobre esta»

«Todas las vidas son novelables, solo que en este caso soy escritora y me he tomado a mí como objeto de estudio»

«Sálvame me ha ayudado a vender muchos libros y le estoy muy agradecida»

«Por mis libros sobre la monarquía he tenido muchos problemas»

«Sin el periodismo no podría vivir, yo me moriré siendo periodista»


P. Pilar, a nivel profesional ya sabemos lo que te supuso publicar Mi color favorito es verte, pero a tu vida personal, ¿qué supuso?

Para mí quedar finalista del Premio Planeta fue un gran disgusto, fue un día muy amargo porque yo quería ser la ganadora, no solo porque creía que el libro lo merecía sino también porque creía que el premio más importante de las letras españolas traería otra vez a Sébastien a mis brazos. Lo perdí, quedé finalista solamente y esta nueva novela arranca precisamente en la gala del Premio Planeta y lo que pasó a partir de ahí. A nivel personal, el haber ganado este premio y el haber dicho que era una historia real y que Sébastien era un hombre de carne y hueso ha tenido efectos devastadores sobre mi vida y sobre la vida de él. Ha supuesto un cambio de registro respecto a mi carrera anterior, me he abierto en canal para mostrarme a la gente, es un exhibicionismo que yo aun no entiendo cómo lo he hecho porque era una persona muy púdica. Me doy cuenta, hablando con la gente que ha leído el libro, que es mucho más corriente de lo que pensamos esto de enamorarse locamente y tener un amor que te marca para toda la vida, a pesar de que después no vuelves a saber de ellos.

P. Imagino que tuviste que hacer un ejercicio enorme de quitarte pudores y frustraciones para publicar estos dos libros

La verdad es que no fue algo muy premeditado; me senté en frente del ordenador, empecé a hacer esquemas, sinopsis y muchos apuntes, luego lo rompí todo y empecé a escribir desde el corazón y las vísceras. No me di mucha cuenta de lo que había escrito hasta que lo vi publicado, porque como lo presenté al Premio Planeta, lo envías sin que nadie lo haya leído y con pseudónimo. Cuando se publicó enseguida tuve la respuesta de los lectores, entonces la posible vergüenza se me fue, aunque tampoco debí sentir mucha ya que con el segundo he hecho lo mismo. Me ha abierto a un tipo de lectores distintos que me han emocionado contándome sus historias y te das cuenta de que el amor y la pasión son sentimientos transversales que no solo afectan a las mujeres de mi edad sino a todo el mundo.

P. ¿Por qué decides ahora publicar la continuación de Mi color favorito es verte después de su éxito?

Los personajes son los mismos pero esta vez es el desenlace de mi historia de amor con Sébastien. Te podría decir que lo he hecho porque la gente me lo pedía, pero una nunca escribe porque se lo pida la gente porque si no sería una impostora. Lo hice por las mismas razones que el otro libro: sé que hay muchas historias en el mundo pero yo solamente podía escribir sobre esta.

P. Sinceramente, qué es más difícil: ¿escribir una novela histórica o autobiográfica?

En cierta manera el objetivo es el mismo: describir a una persona, meterte dentro de ella y hacer un trabajo de investigación brutal y después de eso intentar ser ella, porque muchas de mis biografías están escritas en primera persona. En este caso no había trabajo de investigación porque era yo misma, lo difícil en el caso mío no era la investigación sino el mostrarme tal como soy, tanto en momentos íntimos como en momentos que me avergüenzan. Creo que soy una persona normal. Todas las vidas son novelables, solo que en este caso soy escritora y me he tomado a mí como objeto de estudio.

P. ¿Te has sentido más cómoda escribiendo en este género de novela que en tus anteriores trabajos?

Con las dos cosas he disfrutado mucho. Con las biografías y la novela histórica he disfrutado y con estos la verdad es que me he sentido muy a gusto. A mis amigos ya los tengo hartos con mis cosas y mi vida y poder hablar de uno mismo, que es lo que más le gusta a una persona, la verdad es que está muy bien. Me siento muy a gusto en este género que es la autoficción, aunque yo empecé a escribirlo sin ni siquiera saber que esto era un género, luego ya me dijeron que estaba superdemoda así que sin quererlo soy una persona absolutamente moderna.

P. Ahora con el nuevo libro es pronto, ¿pero alguna vez te has arrepentido de publicar el anterior?

No, la verdad es que no me he arrepentido, todo lo contrario porque solo me ha dado satisfacciones. He tenido el apoyo de los lectores y ese es el mejor premio que puede tener un escritor. La verdad es que ahora me siento hasta un poco orgullosa de estos libros y todo.

P. En los dos libros hay confesiones íntimas de gente muy cercana a ti como amigos o familia, ¿qué te ha dicho tu gente de los libros?

Isa Santos, la jefa de prensa de Planeta, es uno de los personajes del libro y como ella muchos porque en Nomeolvides salen todos con sus nombre propios. Con el primero yo pensaba que se iba a enfadar la gente por haberlos nombrado y me pasó al contrario, algunos protestaron porque no salían en el libro. En este libro he querido hacer un pequeño homenaje al mundo editorial y a todos los compañeros que me habéis ayudado a vender mis libros y que habéis actuado con mucha generosidad. Mi mundo es este, si hablo de mí misma tengo que hablar de la gente que me rodea.

P. ¿No te ha supuesto ningún problema con nadie ni ninguna queja entonces?

La verdad es que no. Nomeolvides aún no lo ha leído mucha gente. Mis hermanas sí y con ellas nunca sabes cuál va a ser la reacción porque igual me pegan una hostia o me dan un abrazo. Mi hijo ni se lo ha leído ni se lo va a leer.

P. ¿Qué es lo más bonito que te ha pasado al contar esta historia tan personal?

Me estoy acordando ahora, porque es una pregunta que no me habían hecho y mira que he hecho bastantes entrevistas. En Badajoz hay una persona que es invidente y va con su perro guía que se llama Vespo —sale en el libro, además— y un día me dio las gracias por enseñarle a un ciego cómo es el color verte. Ahora estoy recordándolo y la verdad es que me emociono porque creo que es lo más bonito que se le puede decir a un escritor.

P. Del primero ya te has hartado a decir que toda la historia es real, pero, ¿y de este segundo?

Es verdad, pero es cierto que he tenido que ficcionar algunas partes para que la narración avance, aunque llega un momento en el que ya no me acuerdo de lo que es verdad y de lo que he ficcionado porque están tan unidas esas partes que es como si se hubiesen unificado. Lo que sí que es cierto es que soy absolutamente yo en campaña con mis miedos, con mis temores, con mis anécdotas, con mi forma de vivir, con mis manías y mis defectos, con mis escasas cualidades, que son pocas, y luego con mis amigos, mi gente y mi forma de querer.

P. ¿No te ha dado miedo escribir algo tan profundo y tan personal? Porque realmente te quedas al desnudo con estos libros

Me ha dado miedo porque claro, parezco una diosa del sexo y a ver ahora qué hombre se me va a acercar (risas). Quizás para construir futuras relaciones sí que me da miedo, aunque también pienso que soy una persona normal y corriente, no hay nada extraordinario en mi vida. El hecho de haber escrito mi historia en un libro le está demostrando a muchos hombres y mujeres que no es cierto eso de que a determinada edad ya no se puede querer, porque yo he aprendido a querer con Sébastien. A mí me han querido muchos hombres y yo también he querido, me he casado dos veces, he tenido un hijo y varias parejas, pero creo que es el amar lo que te hace grande, no el que te quieran. Que te quieran es fácil, pero querer tú de una manera absoluta y desaforada es muy difícil y eso es lo que te hace grande y le da sentido a tu vida. He aprendido que hay grandes dosis de amor en cada ser humano, que tienes mucho para dar y esto es una cosa que le voy a agradecer siempre a Sébastien.

P. Imagino entonces que en este caso se podría decir que la realidad supera a la ficción…

Yo lo que creo es que si tú levantas una piedra en cualquier vida hay historias extraordinarias, cualquier vida es novelable, pero sí que es cierto que lo extraordinario de vez en cuando aparece en tu existencia y creo que vale la pena explicarlo. En mi libro hay de todo, porque también hay humor; parece que estoy hablando de una tragedia, pero la vida también es risa, yo me río mucho de mí misma.

P. ¿Qué aporta a tu carrera profesional tener un finalista al Premio Planeta?

Para mí una gran decepción porque creía que iba a ganar, pero no pierdo las esperanzas porque los finalistas todavía pueden ganar el premio, así que yo en un futuro no muy lejano quiero ganarlo. Esto es una percepción íntima, pero fuera de esto es cierto que me ha abierto a muchos lectores, le estoy muy agradecida a mi editorial pero, más que por hacerme finalista del premio, por haber aceptado todo lo que he escrito en Nomeolvides porque no deja de ser un libro en el que explico muchas intimidades de la editorial. Todo el mundo sale con sus nombres y apellidos, he descubierto muchas partes secretas que realmente otra editorial quizás no hubiese aceptado. Cuando entregué el manuscrito tenía miedo, pero no me tocaron absolutamente nada. Lo único que me dijo mi editora es que en una página sacaba tres veces la palabras «polla» y me pidió que si podía salir dos veces en lugar de tres, así que la sustituí una de las veces por un sinónimo y eso es lo único que se ha tocado del libro. Han respetado mucho el manuscrito íntegro.

P. Después de estos dos libros autobiográficos, ¿seguirás escribiendo novelas históricas o por qué camino literario vas a seguir?

Tengo muchos personajes esperando a que los biografíe desde hace un montón de tiempo porque tengo encargos de hace ya, pero los voy posponiendo para escribir de mí misma y cuando me canse hablar de mí volveré a ello. Yo pienso trabajar hasta que tenga cien años, así que me queda mucho por escribir. La verdad es que no lo sé porque esto es como cuando vas a ver a una amiga al hospital que ha tenido un niño y ya le estás preguntando por el próximo. Voy a empezar a escribir un libro en enero, que es mi nuevo proyecto.

P. ¿Este nuevo proyecto podrá ser una continuación de esta historia?

Lo que tengo pensado no tiene nada que ver, pero igual luego quizás sí porque, como explico en Nomeolvides, los libros se terminan pero la vida continúa fluyendo.

P. Hace mucho que no te vemos de manera habitual trabajando en televisión, ¿echas de menos trabajar en este medio?

No, es una decisión personal que he tomado. Soy periodista en activo porque trabajo en “El Mundo” y además escribo un libro al año. Vivo en Barcelona, con lo cual trabajar en televisión me supone viajar a Madrid y no tengo tiempo. Voy a varias televisiones para hablar de mis libros siempre que tienen la amabilidad de invitarme; cuando hay algún tema de la familia real también contesto a los medios y son etapas de mi vida que voy superando, pero la verdad es que tampoco estoy alejada porque de vez en cuando sí que voy a la televisión aunque mi actividad principal sean mis libros y el periódico “El Mundo”.

P. Has estado de manera puntual varias veces en Sálvame pero, ¿te verías trabajando a diario en el programa?

Los de Sálvame a mí me encantan, son todos muy amigos míos empezando por Jorge Javier, los directores, todos los colaboradores… Llevamos mucho tiempo a este lado de la trinchera todos, los quiero muchísimo y su programa me parece divertidísimo y un hito en la televisión. Yo empecé a promocionar mis libros en Aquí hay tomate y después en Sálvame y es una cosa que criticaba todo el mundo, pero Sálvame me ha ayudado a vender muchos libros y le estoy muy agradecida. Que conste que todos los periodistas que me criticaban por promocionar mis libros en estos programas ahora están haciendo cola para que los entrevisten.

P. La mayoría de tu carrera ha estado asociada a la crónica social, ¿por qué momento crees que está pasando la televisión con respecto a ella?

No ha cambiado tanto. Yo que puedo hablar con propiedad, porque he vivido el antes y el ahora, puedo decir que los personajes son los mismos porque la Preysler lleva saliendo desde hace treinta años, es como Jordi Hurtado. Isabel Pantoja exactamente lo mismo, Lola Flores no sale ya pero sus hijas continúan saliendo… no veo tanta diferencia. Luego sí que es verdad que hay muchos personajes colaterales pero que antes también los había. A nivel de programas de televisión quizás ahora tienen un componente más gamberro, hay televisiones privadas, cosa que antes no había, y crónica social tampoco había tanto en la televisión. Recuerdo cuando hacíamos La Palmera con Jordi González en el que había corazón y era un programa también despendolado y divertido. Hay un buen periodismo y hay un mal periodismo, pero lo ha habido y lo va a haber siempre en la vida.

P. Hace tiempo dijiste que no le dabas mucho tiempo al matrimonio de Felipe y Letizia, pero a la monarquía, ¿cuánto tiempo le das?

Con tantos años de profesión me he equivocado más veces de lo que hubiera querido. En esa época sí que es cierto que el matrimonio estaba pasando una crisis; Letizia no sabía muy bien qué hacer con su vida, el papel de princesa de Asturias, era un papel absolutamente florero en el que tenía que ir de segundona siempre y yo creo que ella se sentía muy incómoda. Ahora la relación ha mejorado mucho. Yo los veo unos reyes que han optado por un perfil bajo, por el ser muy discretos. Lo único que puede pasar es que si el perfil es tan bajo, son tan grises y la cosa es tan discreta, llegue un momento en el que digamos que para qué nos sirven. Es un equilibrio difícil.

P. ¿Crees que el papel por el que han optado no les favorece para nada?

No lo sé porque también es cierto que Juan Carlos que nos daba titulares todos los días y para los periodistas era muy divertido, pero no sé si para la institución y la democracia estaba tan bien que estuviera todo tan agitado. Se critica a Letizia porque repite vestido y a mí me parece fantástico. Tú piensa que ella podría cambiar todos los días de ropa porque las firmas se la regalan. Sé que Hugo Boss le regala los modelitos y qué mejor propaganda para una firma que Letizia lleve un traje de ellos cada día; es gesto de símbolo de la crisis del país y de no hacer alarde de nada. Este gesto también se transmite en otras aptitudes suyas y a mí me parece correcto. Si ganan estos partidos de izquierdas y republicanos quizás convoquen un referéndum y yo no sé qué saldría.

P. ¿Alguna vez has tenido algún problema por indagar demasiado en las vidas de importantes personajes históricos?

Me ha supuesto miles de problemas. Por mis libros sobre la monarquía he tenido muchos problemas, me han vetado de cadenas, he tenido amenazas… Lo he pasado muy mal pero siempre he tenido el apoyo de los lectores, el apoyo de las editoriales en las que he trabajado y el apoyo de los medios de comunicación, y esto ha sido esencial para poder tirar adelante y continuar con mi profesión. Si no hubiera tenido estos tres apoyos seguramente ahora no estaríamos hablando.

De todas formas, me siento satisfecha porque muchas de las cosas que he dicho en mis libros y que me supusieron tantos problemas en su momento luego se han confirmado y ahora se habla libremente de ellos. Los libros que he escrito son muy comprometidos y con muchos datos y, sin embargo, no he tenido nunca ni una sola querella ni una rectificación. En periodismo sí que he tenido demandas, pero con mis libros nunca. En mis columnas me preguntan si he tenido problemas, me llaman todas las semanas gente enfadada y lo que no me han llamado nunca es para darme las gracias, y si me llamaran para ello pensaría que algo estoy haciendo mal.

P. Para terminar, Pilar, a lo largo de tu carrera qué te ha dado más satisfacciones, ¿la escritura o el periodismo?

No puedo separar una cosa de la otra. A mí lo que más me gusta es escribir, entonces disfruto haciéndolo. Estoy deseando que llegue enero para ponerme a escribir otra vez, soy una persona bastante solitaria, algo que se complementa muy bien con el escribir porque es un trabajo muy solitario. Me gusta concentrarme en el trabajo porque soy una persona muy trabajadora, es una de las pocas cualidades que tengo, pero sin el periodismo no podría vivir, yo me moriré siendo periodista. Siempre llevo mi carné de periodista aunque no me lo piden nunca y hasta creo que estará caducado, aunque pago mi cuota al colegio de periodistas. Leo cincuenta periódicos diarios y me levanto con la información.

Fotografías YourWay Magazine:
Mario Temiño

Mario Temiño

Nacido en Madrid. Parte creadora. Entrevisto y escribo sobre libros en YourWay Magazine. Cine. Televisión. Técnico en producción audiovisual y aficionado a escribir y leer en mis ratos libres.

¿Algo que añadir? ¡Déjanos un comentario!

DESTACADOS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Top