Nadie dijo que fuese fácil ser puta durante 21 días

21 días

Dicen que los cambios nunca son fáciles, sencillos, llevaderos. Dicen, asimismo, que hasta que una persona se acostumbra a ese trasvase es necesario un tiempo de asimilación. No se trata de llegar y conectar, sino de ir poco a poco amoldándose a las nuevas circunstancias. Con la televisión ocurre lo mismo. Existen formatos tan implantados en el imaginario social que una mínima transformación puede ser rechazada al instante por el mero hecho de pensar que «todo tiempo pasado fue mejor». Pero, ¿qué ocurre si esa variación parte del elemento más fundamental del programa? ¿Qué sucede si el rostro que da la cara no cumple con las expectativas iniciales de la audiencia? Ahí es cuando el tiempo se comprime, urge, y todo paso en falso puede suponer su ultimátum.

Este viernes regresó a la pequeña pantalla 21 Días, el docushow de Cuatro que cuenta en primera persona cómo se vive de una determinada forma. Un tema, el que sea, y cuanto más exótico y extraño mejor. Tal vez por eso —para impactar— se decantaron por un prostíbulo como punto de partida. El problema es que las redes no atienden a la piedad cuando creen engañados que sólo por eso van a ver cómo una periodista se prostituye por su trabajo. Y ese es el gran fallo, que la necesaria conexión presentadora-audiencia puede verse subordinada al tema. Como así sucedió.

Meritxell Martorell se presentó como la nueva reportera de 21 Días tras la marcha de Adela Úcar —y previamente de Samanta Villar—. Esta catalana no es nueva en la pequeña pantalla, pero sí a un nivel generalista. «Sé que me van a comparar», reconocía en sus diferentes entrevistas realizadas para la promoción del programa. Y así fue. Lo que quizás no se esperaba es que la comparación se convertiría en una feroz crítica hacia su persona por «sobreactuada» y llena de «prejuicios».

Durante los 50min del reportaje, Martorell mantuvo su negativa de mantener contacto sexual con los clientes del prostíbulo añadiendo en algunos casos que le daba «grima». Con un toque mucho más Adela y menos Samanta, la nueva reportera dejó entrever su personalidad más introvertida y asustadiza desde el minuto uno. Aun así, masajeó a un hombre —él reconoció que fue un dinero muy mal empleado dadas las pocas dotes de la catalana—, bailó sobre una barra de pole dance y permitió que un grupo de chicos comiesen sushi sobre ella, al tiempo que permanecía semidesnuda con unos nenúfares actuando de plato.

En este término cabe destacar que su predecesora en el cargo se negó en varias ocasiones hasta que salió al escenario de una obra erótica —en uno de los programas más críticos sobre la vasca—, al tiempo que Samanta Villar reconoció en diversas entrevistas que no se prostituiría por su profesión. Se lo planteó, pero «si llegase a hacer eso tendría que justificarme toda mi vida, esconderme o dar explicaciones profesionalmente, personalmente o a mi familia». Tal vez por ello tampoco sintió en su piel lo que supone ser actriz porno durante su reportaje en la industria, tal vez por ello también «decepcionó» a todos aquellos que sintonizaron el canal de Mediaset con el objetivo de verla en tal guisa.


¿UNA ELECCIÓN DEMASIADO ARRIESGADA?

Un prostíbulo como carta de presentación tal vez sea un tema fuerte y que requiere de mucha experiencia para saber tratarlo frente a las cámaras. ¿Se equivocó Cuatro programándolo como cabeza de cartel? ¿Hubiese tenido el programa un mayor respaldo de haber optado por otro tema donde favorecer la figura de la presentadora?

Esta nueva temporada de 21 Días consta de cuatro reportajes en total: ‘21 días en un prostíbulo’, ‘21 días de Lesbos a Colonia’, ‘21 días tomando la droga de la selva’ y ‘21 días con judíos ultraortodoxos’. Dos de ellos —el ya emitido y el de la droga— tienen un aliciente morboso añadido clave para levantar la audiencia del docushow, el de los refugiados parte de una base más periodística, y el de los judíos ultraortodoxos es el reportaje exótico por excelencia. Con estas opciones, entonces, ¿fue una buena elección arrancar con el primero de ellos?

21 Días es un programa cuyas audiencias son directamente variables al tema que se trate. Es por ello que una mala decisión puede verse revertida en el capítulo siguiente si se acude a algo más atractivo para el espectador. No obstante, la llegada de Meritxell Martorell al formato de Cuatro ya disponía de elementos suficientes para arrastrar a curiosos que deseasen ver a «la nueva» en acción.

El problema es que este mismo aspecto traía consigo un anexo secundario que afecta al global de la temporada: ella. Optar por un reportaje en el que el rostro que da la cara no se desenvuelve con la suficiente soltura —a falta de ver el resto de los capítulos—, puede convertirla en el personaje antagónico de la historia. No porque carezca de requisitos para afrontar el programa —los tiene y si se le da tiempo saldrán a la luz—, pero el ‘boca a boca’ tras las críticas recibidas son un añadido para encender las alarmas sobre cómo puede evolucionar el programa.

‘21 días en un prostíbulo’ logró el pasado viernes una audiencia de 1.105.000 espectadores y un 6,9% de share, unas cifras que con toda probabilidad se verán notablemente reducidas la próxima semana. Cuánto afectará el tema y cuánto la protagonista es todavía un misterio. Pero, de seguir así, el futuro de este formato tal vez dependa de una decisión contra la que ya no se puede luchar, porque ya es pasado, porque ya ha sido tomada.

Miriam Puelles

Dicen que nací con un mando a distancia bajo el brazo, pero ni así pude evitar ver a Leticia Sabater hacer flexiones por televisión. Sin embargo, no todo fue malo. Aprendí a imitar a Lina Morgan, me creí un genio de lámpara con Paz Padilla, cantaba “*furor furor nana nana nanara*” a todas horas y siempre quise participar en ‘Soy el que más sabe de TV del mundo’. Tal vez por ello ahora me dedico a escribir sobre mi adorada pequeña pantalla. Y, tal vez por eso, hice de ello mi modo de vida.

¿Algo que añadir? ¡Déjanos un comentario!

Último en la galería

  • VIVE DIAL SAN ISIDRO en MADRID (Por @NataliaRfoto)
  • VIVE DIAL SAN ISIDRO en MADRID (Por @NataliaRfoto)
  • VIVE DIAL SAN ISIDRO en MADRID (Por @NataliaRfoto)
  • VIVE DIAL SAN ISIDRO en MADRID (Por @NataliaRfoto)
  • VIVE DIAL SAN ISIDRO en MADRID (Por @NataliaRfoto)
  • VIVE DIAL SAN ISIDRO en MADRID (Por @NataliaRfoto)
CONTACTA CON NOSOTROS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies