MAREA CRÍTICA | Las dos versiones «seriéfilas» de Pablo Escobar, a juicio

serie pablo escobar narcos netflix

Pablo Escobar, el narco que sembró el pánico en los 80 en Colombia y uno de los integrantes del Cartel de Medellín, ha vuelto a saltar a la fama gracias a la serie Narcos de Netflix. El patrón del mal protagonista de múltiples series, películas, reportajes y libros fue un narco que en sus inicios era un héroe, un Robin Hood: robaba a los ricos a través de la droga que les vendía para blanquear el dinero, donándolo a los pobres. Por eso vamos a centrarnos en las dos series: Narcos y Escobar: El Patrón del mal. En ambas los actores están sensacionales, los decorados son realmente increíbles y las sensaciones y emociones traspasan la pantalla, pero Netflix falla en algo muy importante: ¡el acento! En vez de colombianos, Netflix ha creado un híbrido entre colombiano cerrado y rumano al que solo se le entiende el «hijueputa» que cierra todas las frases del guion. Gran fallo que provoca que la serie baje de calidad, poco, pero baja. En cambio, la serie colombiana El patrón del mal es excelente en ese sentido, utilizando a actores colombianos nativos, sin necesidad de doblaje. Los americanos hablan en inglés con un chapurreo de castellano, y los colombianos al revés. Porque ser colombiano no significa que no se entienda lo que dicen o que no sepan hablar, como muchas series intentan mostrar.  Personalmente, me ha llegado más la serie colombiana que la producción de Netflix. Es capaz de atravesar la pantalla, de encogerte. Combina a la perfección las muertes con las celebraciones, los planos lentos con la música para hacerte vibrar con cada uno de los momentos de la serie. Si os gustó Narcos, más os gustará El patrón del mal, sin duda.

serie pablo escobar el patrón del mal

La única critica que hasta el momento puedo tener sobre la versión colombiana es el baile en cuanto a la duración de los capítulos. Comenzaron siendo de una hora, pasaron a ser de cuarenta minutos para más tarde finalmente ser de veinte. Eso, junto a la rapidez de la trama en los primeros años de vida de Pablo, provoca que no podamos saborear los comienzos del personaje y que antes de ver sus virtudes ya le odiemos; cosa que en Narcos no sucede. En Narcos muestran a partes iguales las dos caras del personaje. Es necesario para «entenderlo» ver ambas partes por igual; para entender los errores que cometió y por qué los cometió.

Es un personaje basado en una persona real con grandes cambios dramáticos, un personaje que manda asesinar y después comprueba que su pelo se encuentre bien colocado. Pero, aun así, nos atrae. Es sabido por todos que los antihéroes o las caídas en picado nos gustan al espectador. Todos tenemos un antihéroe en una u otra serie que nos llama la atención. En mi caso es Pablo Escobar. El padre, hijo, hermano, narcotraficante, asesino y delirante Pablo Escobar. Conozco a varias personas que se han sentido atraídas por el personaje, ¿será esa caída en picado debido a la embriaguez del éxito lo que vuelve al personaje atractivo?

Quien sabe, queridos lectores. Yo lo único que sé es que os recomiendo ambas series.

Alazne Villar

De un lugar parecido a Invernalia, animadora sociocultural y turística de profesión, voluntaria de trinchera y 2.0 por vocación, snob seriefila y geek por diversión; a ratos humana y a ratos zombie, seriéfila a jornada completa y horario flexible. ¿Qué hago aquí? El día que lo averigüe dejaré de escribir… (en busca de la perfección).

¿Algo que añadir? ¡Déjanos un comentario!

DESTACADOS

ENTRADAS MÁS VISTAS HOY

Último en la galería

    CONTACTA CON NOSOTROS

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Top