CRÍTICA DE CINE | «No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas»

no culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas

Las adaptaciones cinematográficas de libros suelen tener un doble rasero: pueden ser aceptables e incluso buenas o, por la otra parte, no saber trasladar el sentido de la novela a la gran pantalla.

Por desgracia, No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas, dirigida por María Ripoll, está llena de buenas intenciones, pero que no logran plasmarse en su totalidad.

La historia se centra en Sara (Verónica Echegui), una joven madrileña un pelín obsesiva y alérgica a los sobresaltos; a ella le gusta planificar y que todo salga perfecto. Cansada de su vida, decide embarcarse en la aventura de convertirse en plumista. Abre una tienda y comienza a elaborar curiosos y exóticos tocados y complementos a base de plumas.

Pero su vida se vuelve un caos cuando, en la misma semana, llegan para quedarse en su piso su padre deprimido y recién separado, su novio al que hace un año que no ve, y su hermana rebelde con su excéntrico prometido Aarón, que fue su amor del instituto.

En definitiva, una serie de excéntricas malas casualidades y más que se producirán a lo largo de la película haciendo que sus protagonistas se vean inmersos en situaciones surrealistas para seguir adelante. Por desgracia, esto hará que el espectador no se llegue a identificar en ningún momento con ninguno de los personajes, ya que no serán creíbles ninguno de esos momentos.

Dichos momentos, si bien empiezan con un humor fresco y que consiguen hacer reír, irán decayendo en la tontería y la pesadumbre. Tampoco ayuda las actuaciones de sus protagonistas. Verónica Echegui (La gran familia española), Alex García (Kiki, el amor se hace), David Verdaguer (100 metros) y Alba Galocha (El hombre de las mil caras) realizan unas actuaciones un tanto forzadas y poco creíbles y solo se salva el padre y la madre de la protagonista, Elvira Mínguez y Jordi Sánchez.

No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas llegará a la gran pantalla como una comedia romántica más, plagada de buenas intenciones pero quedándose a medias.

Daniel San Juan

León. Periodista. Me fui a Madrid para realizar el Máster en Comunicación de El Mundo. El cine es una de mis grandes pasiones y me encargaré de traer las novedades más recientes respecto al mundo de los largometrajes.

¿Algo que añadir? ¡Déjanos un comentario!

DESTACADOS

CONTACTA CON NOSOTROS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Top