DETRÁS DE LAS CÁMARAS | Música de cine: cómo emocionar sin palabras ni imágenes

estudio de grabación de música para cine

Así es un estudio de grabación

¿Cuántas veces hemos tarareado la BSO de una película días después de verla? ¿En cuántas ocasiones ha conseguido esta incluso emocionar? Contar con melodías, sin ningún tipo de texto ni imagen, ese es uno de los retos que tiene esta parte tan importante de nuestro séptimo arte. «La música de cine es un personaje más», asegura Roque Baños, compositor reconocido de nuestro país que ha trabajado con Daniel Monzón, Emilio Martínez Lázaro o Santiago Segura, entre otros. A su afirmación se une la de Carla F. Benedicto, compositora de cine, publicidad y videojuegos que señala que «la música de cine debe complementar las emociones que transmite la imagen».

Dicen que primero la letra y después la música, pero en el caso de las producciones de nuestro país no siempre se sigue este orden. Mientras en algunas ocasiones el murciano manifiesta que «el grueso de la composición de la BSO se realiza sobre el montaje definitivo de la imagen», en otros «hay directores que tienen muy claro dónde y cómo quieren meter la música, incluso desde la fase de guion», como afirma la madrileña.

En la creación de una banda sonora original existen diferentes fases por las que tanto el compositor como la composición pasan. Si hablamos del profesional, y como incide Baños, este debe estar «abierto a sentir emociones que tengan que ver con su mundo presente», pero cierto es que, como confirma su compañera de profesión, «el vaciado emocional es inevitable y necesario». Si, por el contrario, hablamos de la pieza, hay que dejar claro que «lo verdaderamente complejo es encontrar los temas principales y desarrollarlos y no tanto ajustarlos» según este. Esta tarea puede llevar entre uno o dos meses, pero siempre depende del tipo de trabajo que se trate, de la complejidad y la duración. «No hay un tiempo estándar establecido, todo depende de las circunstancias propias de cada película».

 

escena de los crimenes de oxford cuya bso es de roque baños

Escena de “Los crímenes de Oxford” cuya BSO está creada por Roque Baños

SIMILITUDES Y DIFERENCIAS DENTRO Y FUERA DE NUESTRO PAÍS

Pese a que siempre se encuentran grandes diferencias entre las producciones españolas y las estadounidenses u otras, a la hora de trabajar no están tan presentes como parece. Es importante hacer hincapié en que «todo depende del tiempo del que se disponga para componer la música», pero ambos coinciden en que resulta igual de complejo crear una banda sonora dentro y fuera de España.

En lo que a directores se refiere y al papel que toman en el proceso de creación y decisión final de la pieza, los dos compositores parecen tener la misma opinión: «la última palabra la suele tener el director». Aunque esta resulte una afirmación bastante contundente, siempre hay situaciones en las que varía si se trata de cine español o de fuera. «Hay películas en las que la opinión de los productores está a la par que la del director o incluso por encima. Sobre todo, en el cine americano» sostiene Roque Baños, que ha tenido la oportunidad de cruzar fronteras.

Este hecho no solo varía dependiendo del país donde se lleve a cabo la producción, sino que también depende del tipo de proyecto que se esté realizando. Mientras que en el cine se busca transmitir más allá de un sentimiento o un estado de ánimo, «en el ámbito de la publicidad sí puede haber ocasiones en las que los criterios empresariales primen sobre los creativos» apunta Carla.

INNOVAR Y RECURRIR

Como en cualquier ámbito, siempre hay quien deja huella de todo aquello que hace. En el caso de la composición es complicado no repetirse en cuanto a melodías se refiere. Aunque en el caso de Carla declara que «lo más importante para no repetirse es tener muy claro qué es lo que se quiere transmitir en cada proyecto», Roque matiza que no se trata de autoplagio sino de «reminiscencias propias».

A pesar de la importancia que tiene innovar en cuanto a melodías se refiere, en un gran número de ocasiones existen sonidos cotidianos que se quedan grabados e incluso sirven para, en un futuro, formar parte de alguna BSO. Tan común es que a Roque le cautivó tanto el sonido de las sirenas de policía de USA que terminó inspirándole para componer la BSO de Evil Dead. Por su parte, Carla quedó fascinada con el sonido de la puerta metálica de su trastero al cerrar y la reverberación que producía: «Creo que tuvo algo que ver con los sonidos industriales que incluí posteriormente en la música del spotCepsa Tower’».

Al igual que en las producciones propiamente dichas, en el mundo de las composiciones también existen favoritas. Si bien «igual que no puedes elegir a qué hijo quieres más tampoco puedes escoger de todas tus obras cuales son las mejores», ambos profesionales tienen alguna debilidad por algunos de sus compañeros. Mientras Roque Baños se decanta por la BSO de Alberto Iglesias para Lucía y el sexo, Carla se decanta por Roque y sus composiciones para Risen y Evil Dead.


Cortometraje “Moriré” del año 2014, cuya música está creada por Carla F. Benedicto

Mireia Sánchez

Valenciana pero viajera por el mundo. Periodista. Colaboradora en varias revistas online. El micrófono, mi pasión, la cámara amiga con derecho a roce, y un papel y un bolígrafo, mis mejores aliados. Persiguiendo un sueño pero con los pies en la tierra.

1 Comentario

  1. Avatar
    Raúl 16/01/2019 at 12:45 -  Responder

    Estupendo análisis. Muy bien llevada esa entrevista a la par a Roque Baños y Carla F. Benedicto; bien interesantes sus opiniones. Gracias.

¿Algo que añadir? ¡Déjanos un comentario!

DESTACADOS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Top