DETRÁS DE LAS CÁMARAS | El guion: la dificultad de la visibilidad tras el papel

como es el trabajo de un guionista en españa borja cobeaga ines paris carlos de pando entrevista salario sindicato mujer

Captura de Ocho apellidos vascos, escrita por Borja Cobeaga

Texto en que se expone con los detalles necesarios para su realización el contenido de un filme o de un programa de radio o televisión. Así define la RAE la palabra guion y en consecuencia la tarea diaria del guionista. En España se trata de una figura que ha estado durante varios años luchando por encontrar su lugar en el sector. «No queremos ser famosos ni salir en las revistas, sino que se nos tenga en cuenta en la toma de decisiones o condiciones laborales» incide Borja Cobeaga (Ocho apellidos vascos, Ocho apellidos catalanes, Fe de etarras) quien, a pesar de insistir en la lucha constante ante este hecho, sostiene que el gremio empieza a tener la estabilidad que necesitaba.

La profesión está actualmente viviendo uno de sus mejores momentos. Quizá porque «ha ayudado mucho el boom de las series para que se conozcan con nombre y apellido en nuestro país figuras de showrunner» como afirma el donostiarra, o quizá porque el sector cinematográfico ha aumentado su oferta y su demanda, pero está claro que «estamos en un momento en el que el talento español en guion se ha colocado muy alto» como mantiene Inés París (La noche que mi madre mató a mi padre, El accidente). No ha sido una tarea fácil y «ha sido necesaria una unión» entre todos, aclara Carlos de Pando (El Ministerio del Tiempo, Velvet, Aída). «Desde el sindicato de guionistas trabajamos mucho en ello porque nuestra profesión siempre ha estado un poco maltratada en sueldos y producciones».

Muchos son los motivos de este incremento, pero la televisión ha sido decisiva para que los guionistas sumen importancia en nuestro país. «En el cine el rey es el director y en la televisión el guionista» y puede que este sea el motivo que encuentra Inés para señalar que el cine sigue sin despegar en este aspecto. Parece que esta afirmación también la tienen clara las productoras cinematográficas ya que «muchas están intentando convertirse y desarrollar productos para televisión, con lo cual los guionistas estamos teniendo trabajo». A priori parece que no hay motivo por el que preocuparse y todos los indicadores señalan este crecimiento, pero ¿se refleja también en los salarios?

MÁS TRABAJO, PERO MISMAS CONDICIONES

A finales de febrero, el Sindicato de Guionistas ALMA hacía pública la tabla salarial resultante del convenio colectivo de la industria audiovisual donde se informaba del salario base bruto mensual mínimo de un guionista partiendo de una jornada laboral de 35 horas. En él podía distinguirse claramente el sueldo consecuente de los distintos tipos de guion y de producción que oscilaba entre los 1.600€ hasta los 4.650€, aproximadamente.

A pesar de que, tras mucho tiempo, por fin se han fijado unas cifras, Del Pando apunta que «hay muchas cosas que ajustar». Subraya que el incremento de las series implica que haya mucha oferta y demanda, pero eso no significa que las condiciones sean mejores. «Es un arma de doble filo».

Aunque la situación resulte positiva debido a que hay más sitios donde acudir, «no ha habido mejoría en las condiciones», o eso es lo que percibe también Cobeaga. Pese a que hay mucho desarrollo en la actualidad, «es una parte ínfima lo que llega a producción y el sueldo del guionista está muy vinculado a esta área» como bien sabe París. «Sigo creyendo que se paga poco dinero» asiente.

REFERENCIA ANGLOSAJONA

Muchas son las áreas en las que los americanos nos sacan años de diferencia y no iba a ser menos el mundo del guion. Tal es el peso de la figura del guionista en los países americanos que si no eres miembro del sindicato no puedes ejercer. «Esto les da fuerza para poder parar producciones» recalca Carlos, mientras Borja hace hincapié en la necesidad de aunar intereses en nuestro país: «Creo que es importante que los guionistas se afilien a ALMA para hacer más fuerza porque ya han conseguido cosas».

Si tomamos como base las huelgas realizadas en estos países debido al desencanto de los guionistas con sus condiciones laborales, en España no se pasa por la cabeza que este tipo de reivindicaciones puedan funcionar. «Nos llevan años de ventaja a nivel laboral» puntúa el de San Sebastián y «su industria está a años mil de la nuestra», añade su compañera. Por su parte, el salmantino mantiene la esperanza de que poco a poco esta igualdad entre ambas industrias va a conseguirse. «Estamos en camino y cada vez somos más fuertes como sindicato».

Carlos de Pando es guionista de El Ministerio del Tiempo

MUJER Y GUION

Si partimos del último informe que facilita CIMA, tan solo un 24% de los profesionales del sector cinematográfico son mujeres frente al 76% de hombres. Más específicamente, e incidiendo en las labores de guion, la cifra desciende a tan solo un 13% del total. A pesar de estos pésimos datos en cuanto a cine respecta, parece que en televisión prima más la figura femenina, pero sin destacar como debería.

«Las mujeres guionistas están más presentes en las series diarias porque hay muchas que no se firman. En cuanto se trata de ser autor y de que apuesten por ti estamos apartadas». Así de clara es Inés París que, aunque insiste en que en la pequeña pantalla hay muchas guionistas, también matiza que se cuenta con estas para los guiones diarios porque «se exige tener mucho oficio y nosotras somos muy currantes y hacemos las cosas muy bien».

como es el trabajo de un guionista en españa borja cobeaga ines paris carlos de pando entrevista salario sindicato mujer

Belén Rueda protagoniza La noche que mi madre mató a mi padre, escrita y dirigida por Inés París

Ante esta situación ya se están intentando llevar a cabo iniciativas como el proyecto IMPULSA, que pretende potenciar películas que tienen detrás a mujeres guionistas. Uno de los principales problemas de esta invisibilidad es que «cuando las mujeres quedan apartadas del relato no se cuenta con totalidad lo que sucede en el mundo», así ocurre con temas como la violencia de género o el protagonismo de mujeres que resuelven solas sus conflictos.

No sabemos si la mujer terminará teniendo la importancia que se merece en el sector cinematográfico o si las condiciones laborales mejorarán partiendo de la base del cambio de consumo y producción que existe en nuestro país, pero lo que queda claro es que, poco a poco, aquellas caras que se esconden detrás de los guiones empiezan a tener la visibilidad que tanto tiempo ha estado escondida.

Mireia Sánchez

Valenciana pero viajera por el mundo. Periodista. Colaboradora en varias revistas online. El micrófono, mi pasión, la cámara amiga con derecho a roce, y un papel y un bolígrafo, mis mejores aliados. Persiguiendo un sueño pero con los pies en la tierra.

¿Algo que añadir? ¡Déjanos un comentario!

DESTACADOS

CONTACTA CON NOSOTROS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Top