¿Son Netflix o Movistar+ buenos aliados de los guionistas?

plataformas streaming netflix movistar+ derechos autor guionistas

Desde que en 1997 Reed Hastings y Marc Randolph plantearan un sistema de alquiler electrónico de películas, casi 140 millones de personas han sido las que se han unido a su idea. Fue a partir de 2010 cuando Netflix empezó a sumar suscriptores rápidamente hasta convertirse en el gigante que es hoy. Junto a ella, nuevas apariciones como Movistar+ (resultante de la unión entre Movistar TV y Canal+) han ido ocupando las televisiones, tabletas y móviles de un gran número de personas y han logrado así convertirse en algo necesario en nuestras vidas.

Para los amantes del cine y la televisión la expansión de esta nueva forma de disfrutar del contenido es más que positiva, pero ¿resulta esta nueva ventana también beneficiosa para los creadores? ¿cómo se gestionan los derechos de autoría? ¿se considera también cine lo que emiten estas? Ante estas cuestiones, hablamos con algunos de los guionistas más reconocidos de nuestro país para conocer sus puntos de vista y cómo viven esta nueva forma de consumo y explotación de su trabajo.

TODO ES CINE SIN IMPORTAR DÓNDE SE VEA

«El soporte es lo de menos». Así de contundente se muestra Borja Cobeaga (Ocho apellidos vascosOcho apellidos catalanesFe de etarrasante la dualidad que existe sobre si lo que se emite en las plataformas puede considerarse cine o no. A pesar de que «a la hora de crear te condiciona porque piensas que te van a ver en la gran pantalla y a la vez en cualquier medio de transporte», el director mantiene la idea de que lo que cuenta es que el producto llegue al público. «Lo que importa es contar historias», añade Inés París (La noche que mi madre mató a mi padreEl accidente), que también comparte opinión con su compañero.

Por su parte, Carlos de Pando (El Ministerio del TiempoVelvetAídadestaca que para él no existe una dualidad y hace hincapié en que disfrutar de una historia en la sala de cine como hacerlo desde casa no implica que el producto, o en este caso la película, se considere cine o no. «Se trata de una serie de complementos a la hora de disfrutar una historia». Además resalta que «decir que lo que se hace en Netflix no es cine me parece una falacia. Decir que ROMA no es cine es mentir».

No solo para directores y directoras que llevan un largo recorrido resulta gratificante esta nueva ventana en la que exponer sus trabajos sino que, como afirma de Pando, «si no fuese por las plataformas que mantienen un cine de bajo, medio y alto presupuesto, hay un cine que no existiría».

LUCHANDO POR LOS DERECHOS DE AUTORÍA

El consumo de televisión ha variado y la forma en la que disfrutamos el contenido es totalmente distinta a la que había hace unos años. Tradicionalmente, un guionista escribía algo que, posteriormente, se emitiría a una hora y en un canal específico. Con la llegada de las plataformas todo el mundo puede acceder a lo que desee a la hora que quiera y desde cualquier punto del mundo. ¿Cambia eso el beneficio del llamado derecho de autor?

En nuestro país «si Netflix pone una película tuya recaudarás porque se ponga en Netflix o Movistar España» explica Cobeaga, quedando así pendiente que lo que se recauda fuera esté a cargo de la unidad de gestión de dicho país y luego se llegue a un acuerdo. Como bien señala Inés, «es una batalla que no está del todo ganada». No obstante, y partiendo de la base europea, España se une a Francia, Polonia o Italia como países precursores y que siguen gestionando esta nueva forma de derechos de autor.

A pesar de que las nuevas plataformas ya intentan adaptarse y trabajan por terminar con esta normativa, sigue siendo una tarea que afecta directamente a las condiciones laborales de los creadores de contenido. «Los derechos de autor son una parte fundamental de la subsistencia económica del guionista» matiza de Pando.

Hasta el momento muchos son los guionistas que afirman que la aparición de nuevas plataformas está ayudando a que los puestos de trabajo aumenten en su profesión. A pesar de ello, todos siguen resaltando la necesidad de llegar a un acuerdo que sea digno en cuanto a autoría para poder obtener el beneficio que realmente les corresponde debido a la expansión de sus creaciones. ¿Conseguirá equilibrarse esta balanza entre trabajo y recompensa?

Mireia Sánchez

Valenciana pero viajera por el mundo. Periodista. Colaboradora en varias revistas online. El micrófono, mi pasión, la cámara amiga con derecho a roce, y un papel y un bolígrafo, mis mejores aliados. Persiguiendo un sueño pero con los pies en la tierra.

¿Algo que añadir? ¡Déjanos un comentario!

DESTACADOS

CONTACTA CON NOSOTROS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Top