[CRÍTICA] ‘Olmos y Robles’, un Sherlock Holmes a la española

olmos y robles

No todo lo que empieza mal tiene por qué terminar de la misma manera. Y eso precisamente es lo que sucede con ‘Olmos y Robles’.

Comenzó como una pesadilla de Resines, un intento de ficción con toques cómicos que no veían la luz con claridad, que costaban. La narración no ayudaba al público más tradicional de TVE, sin embargo, conforme el ritmo de las tramas subía, ésta cobraba sentido.

Elementos para llevarse el público no le faltan. Desde los evidentes ganchos de Rubén Cortada y Ana Morgade, hasta los aspectos más artísticos como las localizaciones riojanas. No obstante, muchas veces esto no es suficiente para que una serie triunfe, y las cifras de audiencia logradas en este primer capítulo no son para nada determinantes.

Con un 19.5% de share y 3.309.000 espectadores, la ficción de 100 balas se proclamaba vencedora del segundo round televisivo de la semana; superando incluso a ficciones tan exitosas como ‘Tengo ganas de ti’ (Antena 3), segunda opción con 13.3% y 1.869.000; o a ‘Cámbiame Premium’ (Telecinco), quien más se vio afectada por el estreno de la pública al quedarse en un 12.6% de cuota y 1.434.000 espectadores, siete puntos menos que la semana pasada.

La serie protagonizada por Pepe Viyuela se vio aupada por el partido de la Selección Española que jugó previamente con cifras de 4 millones de televidentes. Es una realidad. En consecuencia, hay que determinar que estos números no son definitivos y la verdadera prueba de fuego para la serie comenzará la semana próxima sin formatos killer (aquellos que no tienen rival en la parrilla) de por medio. Pero, en ese caso, ¿podrá ‘Olmos y Robles’ mantener el listón? ¿Continuará atrayendo al público de esta manera? Y lo más importante, ¿cuánto aguantará Cortada con camiseta puesta?

Pese a lo que pueda parecer, la realidad es bastante incierta. ‘Olmos y Robles’ sale del dramedia español más cotidiano para adentrarse en una mezcla entre thriller y humor rápido. Chistes absurdos no muy eficientes que en las primeras líneas del guion no terminan de cuadrar. Esbozar una sonrisa resulta complicado. En cambio, Pepe Viyuela, protagonista y gran exponente de este arte, sabe que no todo está en la voz y que la gestualidad cobra una mayor importancia en caso de que el primer factor falle. El problema es que el papel perpetuo que éste interpreta chirría en todas las generaciones. Filemón, Chema y Olmos, son tan diferentes como iguales, y, al final, cuando la asociación es tan evidente, termina por perder fuerza.

olmos y robles

Rubén Cortada era una de las grandes apuestas de la serie. Tras el éxito de ‘El Príncipe’, el cubano se disponía como un seguro de éxito de cara al espectador. Pero, ¿hablamos de un cuerpo bonito o de un buen actor? esa es la cuestión. Este handicap le ha valido más de una crítica por la falta de experiencia frente al guion. La interpretación se queda escasa, simple, excesivamente llana. La empatía no llega y un rol coprotagonista puede ser un peso excesivo.

Lo mismo podría decirse de Ana Morgade, sin embargo, ésta sí cumple las expectativas. No le hace falta mucho para que el espectador sonría, y es una cualidad que anoche no pudo observarse durante un tiempo muy amplio. Sus intervenciones fueron breves y secundarias, así como su papel, pero dejaron plasmado un sello que cada día está más al alza.

El reparto se completa con nombres como Alex O’Dogherty, Pilar Castro, Luis Miguel Seguí, Enrique Villén, o la siempre entrañable Asunción Balaguer. Es decir, un gran elenco de actores conocidos por la pequeña pantalla que pueden dar mucho juego conforme avancen los capítulos.

Asimismo, los enclaves naturales de las localizaciones y el haberse desplazado hasta allí para rodar exteriores, siempre es un punto más de cara al resultado final. El paraje verde, la España tradicional, los viñedos de la Rioja y el encanto de Ezcaray (epicentro de la serie), pueden derivar en un acercamiento por parte del target actual de TVE. Resulta cercano, nostálgico incluso, y eso siempre hay que destacarlo de cara a un golpe de suerte.

‘Olmos y Robles’ se presentaba como una de las apuestas de la temporada por parte de la pública y ha deparado en una incertidumbre sobre qué ocurrirá en el segundo capítulo para si, finalmente, termina o no de convencer al público. Con el más puro estilo Sherlock Holmes, la ficción de 100 balas nos deja como llegamos, con dudas, sin convencer pero con un halo de esperanza, el cual, esperemos, derive a buen puerto.

Miriam Puelles

Dicen que nací con un mando a distancia bajo el brazo, pero ni así pude evitar ver a Leticia Sabater hacer flexiones por televisión. Sin embargo, no todo fue malo. Aprendí a imitar a Lina Morgan, me creí un genio de lámpara con Paz Padilla, cantaba “*furor furor nana nana nanara*” a todas horas y siempre quise participar en ‘Soy el que más sabe de TV del mundo’. Tal vez por ello ahora me dedico a escribir sobre mi adorada pequeña pantalla. Y, tal vez por eso, hice de ello mi modo de vida.

¿Algo que añadir? ¡Déjanos un comentario!

DESTACADOS

CONTACTA CON NOSOTROS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Top