Terror, la asignatura pendiente de nuestro cine

cine terror

En la actualidad, es difícil encontrar en España una amplia variedad de películas de terror. Si tiramos mano de la cartelera, desde que empezó este 2016 el drama y la comedia son los principales géneros con los que se atreven nuestros directores más preciados, pero ¿por qué ya no producimos este tipo de cine en nuestro país?

Si echamos la vista atrás y hacemos un repaso por las películas de terror españolas que han dado buenos resultados, la primera actriz que nos viene a la mente es Belén Rueda, personaje protagonista de la mayoría de ellas. Con El Orfanato, estrenada en 2007 bajo la tutela de Juan Antonio Bayona, el cine de terror español llegó a lo más alto. Nada más y nada menos que cuatro millones de espectadores y un total de más de doce mil euros recaudados.  Este film se convirtió en la segunda película más taquillera hasta el momento en España y se alzó con siete preciados Premios Goya. Aprovechando la buena recepción del trabajo de Belén Rueda, el director Guillem Morales repitió reparto femenino en Los Ojos de Julia, otra de nuestras joyas cinematográficas. Tres años después del estreno de El Orfanato, un director español conseguía sumar más de un millón de espectadores en su primera semana en cines.

Dejando a un lado la capacidad de la actriz madrileña para este tipo de historias, no podemos dejar pasar el fenómeno REC de Jaume Balagueró y Paco Plaza, que invadió nuestras pantallas por primera vez en 2007. Manuela Velasco se convertía en la cara visible de esta historia que duraría  hasta el pasado 2014, ofreciéndonos cuatro entregas. Muchos de los seguidores de este tipo de cine la comparan con la saga estadounidense SAW, y aunque cierto es que esta última generó más expectación en las salas, ambos directores españoles lograron despertar interés entre los asistentes.

Tras rescatar de la cartelera estos films —de los pocos de terror que se salvan en nuestro cine— España deja claro que no es un experto en dar miedo. Películas como XP3D, calificadas bajo la etiqueta de terror, producen que en nuestro país este género se califique como un «refrito de historias de la ficción estadounidense». En el caso de esta última, las críticas constantes valorando este trabajo como pésimo demuestran que no basta con contar con actores jóvenes y de moda para poder hacer una buena película de miedo.

¿Debemos dejar de trabajar en el género o intentar rescatarlo? Está claro que no es el tipo de cine en el que mejor se desenvuelven nuestros guionistas, directores y productores, pero parece que cuando se trabaja de manera constante se consiguen sacar buenas películas que generan expectación y logran una buena recepción por parte del público. Por ello, desde mi humilde opinión, creo que en España sí se debería luchar por salvarlo, ya que a pesar de no ser el que predomina, se ha demostrado que resulta interesante y novedoso para los cinéfilos de nuestro país.

Mireia Sánchez

Valenciana pero viajera por el mundo. Periodista. Colaboradora en varias revistas online. El micrófono, mi pasión, la cámara amiga con derecho a roce, y un papel y un bolígrafo, mis mejores aliados. Persiguiendo un sueño pero con los pies en la tierra.

¿Algo que añadir? ¡Déjanos un comentario!

DESTACADOS

CONTACTA CON NOSOTROS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Top