Entrevista a Pablo Puyol y David Ordinas (Venidos a menos): «Tenemos menos dinero pero somos más felices»

IMG_6031 (Copiar)

Coincidieron en el musical de La bella y la bestia, pero no fue hasta Póker de voces que congeniaron y decidieron unir ideas para crear Venidos a menos, un espectáculo que combina humor, música y, sobre todo, mucha sinvergonzonería. Año y medio después, estos dos actores y cantantes siguen haciendo reír a todo el país y han sabido salir adelante gracias a las altas dosis de talento y creatividad que han hecho que cada vez más gente sepa qué es Venidos a menos y, lo que más importa, quieran descubrir qué es lo que Pablo Puyol y David Ordinas tienen que c@ntarnos.

Minutos antes de que ambos salieran al escenario del Teatro Galileo de Madrid tuvieron un ratito para charlar con nosotros y presentarnos este show atrevido y descarado que, aparte de alegrías, también les esta dando muchas sorpresas.


ENTREVISTA REALIZADA POR ROCÍO MUÑOZ | FOTOGRAFÍAS: ARCHIVO Y MARIO TEMIÑO


TITULARES:

«’Venidos a menos’ nos ha dado de comer durante mucho tiempo»

«No llega ni a veinte las personas que se han marchado en mitad del espectáculo»

David Ordinas: «No sabría hacer otra cosa que no fuera lo que hago»

Pablo Puyol: «’Sábado sensacional’ necesita una vuelta de tuerca»


- Lleváis año y medio con el espectáculo y cada vez con más aceptación. ¿Se puede decir que Venidos a menos ha ido a más?

Pablo: Visto como algo que nació un poco por ver qué pasaba, para no estar parados, y porque teníamos ganas de crear, y que al final nos ha dado de comer durante mucha parte del año y medio que llevamos haciéndolo, y sobre todo viendo que el público responde muy bien, se puede decir que sí: Venidos a menos ha ido a más. Podría haber ido a mucho más, obviamente, pero es un trabajo lento y que cuesta, sobre todo cuando no tienes promoción ni dinero para hacer esa publicidad y tienes que esperar a que funcione el boca-boca.

- Os propusisteis reunir 4.000 euros a través de un crowdfunding: conseguido. Os propusisteis hacer gira por España: conseguido. ¿Habéis superado ya todas vuestras expectativas o sois más ambiciosos (en el buen sentido)?

David: Nos gustaría que esto llegara a lo más alto que pueda llegar. Nos sigue sorprendiendo que sigamos en ello, que nos sigan llamando de tantos sitios, que repitamos en tantos sitios y que repita tanta gente. Cada día nos sorprendemos y damos gracias, porque no esperábamos nada.

- ¿Qué pasa en vuestras vidas el día que el cerebro os hace clic y decidís lanzaros a la aventura de Venidos a menos?

David: Fue todo tan progresivo que no tuvimos tiempo de pensarlo. Un día nos sentamos y dijimos: “tenemos esto, ¿hacemos algo? Venga, vamos a hacerlo”. En ese momento a lo mejor estábamos un poquito venidos a menos, pero fue la excusa.

Pablo: Más que nada eran las ganas que teníamos de hacer algo que saliera de nosotros. Llevábamos mucho tiempo haciendo cosas que nos dicen otros, y después de Póker de voces, que tenía mucho de externo, teníamos ganas de hacer algo realmente nuestro, y tras mucho curro parece que lo que hemos hecho a la gente le gusta.

- En el espectáculo utilizáis un lenguaje políticamente incorrecto. ¿Habéis tenido problemas porque alguien se haya sentido ofendido con alguna de las cosas que decís en él?

David: Mucho menos de lo que nos esperábamos. Sí que se va gente, pero en el año y medio que llevamos no llegan ni a veinte, y nos han visto muchas personas.

Pablo: Cuando estábamos creando el show llegamos a pensar en la publicidad positiva que nos daría que la gente se marchara de él protestando porque somos muy borricos o nos metemos con la Iglesia, pero nada, ni una denuncia. La gente está fatal (risas).

- La situación que vivimos obliga a que la gente con menos posibilidades económicas sea más selectiva a la hora de gastarse dinero en un espectáculo. A pesar de todo, ¿se está sacando algo positivo de esta etapa complicada para el teatro?

Pablo: Sí. Siempre creo que hay algo positivo y en este caso es la creatividad. En este tipo de momentos en gran parte se premia eso. Hay poco dinero para producción, con lo cual grandes producciones que pueden adornar algo que no sea tan bueno ahora no se hacen. Ahora lo que se hace o es bueno porque los actores, el texto, la dirección y en general todo es bueno, o es raro que se haga porque no hay dinero.

- ¿Creéis que la exigencia del público se convierte en un buen filtro para que solo aquello bien trabajado funcione?

David: Si eso es así somos afortunados de seguir en marcha, pero tengo mis dudas, por desgracia. En mi experiencia personal, que estaba acostumbrado a estar en grandes producciones con un sueldo mensual, fue cuando dejé de estar en ellas y decidimos buscar en nuestro talento cuando he sido mucho más creativo que en toda mi vida, y sigo estando muy activo y eso me ha dado mucha satisfacción. Si la sociedad reacciona a eso, bienvenido sea.

IMG_6033 (Copiar)

- Hablemos de las canciones de Venidos a menos. Son compuestas por vosotros y casi auto-biográficas. ¿Es una terapia poder desahogarse y plasmar en clave de humor todo aquello que quizá en otras circunstancias no podríais decir?

Pablo: Son menos autobiográficas de lo que pueda parecer, pero algunas veces utilizamos alguna línea de algo que pase por nuestra vida para, a partir de ahí, tirar hacia algo que no tiene nada que ver ni realmente nos ha ocurrido. Ahí está la comedia.

David: Nuestro director Miguel de Ángel nos decía que podría ser una conversación entre colegas con total confianza y que en esa situación quién no ha dicho bestialidades. Nosotros hemos tenido la cara de decirlo en un escenario.

Pablo: De hecho parte de la gracia del show es que la gente no sepa qué puede ser verdad y qué no. Sobre si es una buena terapia, sí, pero que no se confundan. No es decir lo que nosotros diríamos realmente, de hecho es al contrario. Es hacer crítica de lo que se suele decir.

David: Pensar que cuando digo lo de “Pablo Puyol es gay” y me mofo de él es porque tengo un problema con la comunidad homosexual es absurdo en los tiempos en los que vivimos.

- Precisamente ‘Pablo Puyol es gay’ es uno de los temas que más habéis promocionado en entrevistas. ¿De dónde parte la idea de componerlo y por qué es vuestra carta de presentación? 

Pablo: Hay como una leyenda urbana sobre que soy gay y siempre me ha hecho mucha gracia porque no lo soy, pero todo el mundo tenía alguna historia de que me habían visto, etc.  Entonces fue como: “tengo que hacer una canción de esto”.

David: Y la elegimos porque es la única canción que esta sola dentro del espectáculo, las demás van ligadas y si las haces solas pierden un poco el sentido. La clave de Venidos a menos también es el lenguaje que utilizamos, tanto corporal como la manera en que lo decimos. Si sales de la nada y empiezas a cantar eso es normal que la gente se pueda ofender, pero lo que intentamos es que desde un principio sepan, mediante nuestros gestos y manera de decirlo, que estamos de cachondeo y que han entrado en un mundo en el que vamos a decir muchas burradas, y la gente lo ha entendido perfectamente, algo que nos sorprendió. Muchísima gente nos ha dicho: “parece mentira que me haya reído tanto de lo que decís, en otras circunstancias me dices eso y me cabreo”.

- En otro de los temas decís que vivís del arte hasta que os harte. ¿Habéis llegado a ese punto de hartazgo alguna vez?

Pablo: He tenido un par de momentos, pero más que con el arte tenían que ver con la popularidad, que a veces es complicada de llevar. Con el arte quizá en la parte musical, de discos, radios, etc. Cuando saqué mi disco sí que acabé un poco enfadado con cómo funciona todo ese mundillo.

David: Yo tengo un problema, y es que llega un momento en el que ya no sabría hacer otra cosa, por tanto ni me lo planteo. No me puedo alejar de esto, aparte de que no me harto y me encanta, es que no me lo puedo permitir, no sabría hacer otra cosa.

Pablo: Yo sí. Me pondría a hacer masajes en la playa, o tendría un chiringuito…

David: Yo no podría. Me monto un chiringuito y por la noche acabo cantando allí; y en el pueblo monto una escuela amateur y hago un musical. Es que me veo así (risas).

- ¿Ha habido muchas canciones que se hayan quedado en el camino o están todas las que son?

David: Un montón. (A Pablo) ¿Te acuerdas de una de superhéroes? Era horrible.

- ¿Y recuperar alguna para añadirla al espectáculo?

Pablo: ¡Qué va! Ni nos acordaríamos ya. Si se han desechado es porque no tenían que estar.

David: En el proceso creativo hay momentos que te estancas y lo mejor es empezar de nuevo. Igual que cuando creamos el show. Al principio iba para un lado completamente diferente y llegó un momento que había una pared y no avanzábamos, estábamos todo el rato chocándonos con ella, hasta que salió que esos personajes estaban venidos a menos y dijimos: ¿y si tiramos por aquí? Y mira.

- También tenéis proyectos personales. A Pablo le hemos visto últimamente en ‘La que se avecina’, ‘Ciega a citas’ y también presentando el polémico ‘Sábado sensacional’ en TVE que fue bastante criticado por todo el mundo. ¿Qué opinas tú del programa y del revuelo formado?

Pablo: Es complicado opinar en mi caso, pero sí creo que el programa necesita una vuelta de tuerca a nivel artístico para modernizarse, pero la culpa de que vayan ciertas personas a un programa viene de arriba, entonces son ellos los que deberían recapacitar y dar su opinión sobre las críticas vertidas. Yo hago mi trabajo, que es presentar, y me voy.

David: A nosotros nos cortaron. Fuimos y grabamos dos temas pero nos cortaron (risas). Al principio pensé que casi mejor, pero luego cuando vi la audiencia dije: pues casi mejor que no nos hubieran cortado (risas).

- En cuanto a David, uno de tus proyectos más reconocibles fuera de las tablas del teatro es Humor miserable, sin embargo llevas más de un año sin subir nuevo material, ¿tienes pensado retomarlo dentro de poco?

David: Va a volver, pero el problema es que cada vez es más difícil, por mi situación personal y porque cada vez necesito más ayuda y la gente tiene vida. Yo no puedo pagar a nadie, por tanto cuando necesito extras o alguien que me ayude con la cámara dependo de que la gente pueda. Tenía uno listo para hacer en julio y justamente me falló la estrella invitada y sin él no es lo mismo, pero tiene que trabajar y no le puedo obligar a venir a hacer Humor Miserable, por tanto tengo que esperar a que pueda. Se va a retomar, porque sin ir más lejos hoy me han escrito de Perú diciéndome que son muy fans del cover y no puedo estar más encantado con la aceptación, pero el problema es que no tengo tiempo. Ahora me dedico también a escribir microteatro y dirigir cosas; compongo para otras obras de teatro, hago locuciones y jingles… Todo esto es lo que me ayuda a pagar el alquiler, y Humor Miserable aún no me da un duro, por desgracia.

- Ambos habéis probado lo que es tener un grupo de música. David como vocalista de Limit, un grupo de heavy, y Pablo con toda la locura de UPA Dance. ¿Cómo valoráis esas etapas? ¿Repetiríais en algo similar si se diera la oportunidad?

Pablo: Yo lo recuerdo como una época de trabajo exhaustivo sin parar y en la que aprendí mogollón, y aparte teníamos unos músicos impresionantes. Lo que hacíamos a mí no me gustaba, pero es lo que había que hacer. ¿Si lo repetiría? No lo sé, porque por un lado te da y por otro te quita. Tendría que verme en el momento.

David: Yo lo mío lo echo mucho de menos. Este verano nos hemos reunido muchos de los músicos que estábamos en ese grupo y lo echo mucho de menos, pero es totalmente inviable. A mí los conciertos me encantan y de hecho espero poder sacar mi disco algún día.

- Siempre os preguntan por vuestro trabajo favorito, vuestro personaje soñado de musical… pero, ¿cuál ha sido ese trabajo o personaje que si os lo ofrecieran ahora no lo aceptaríais?

David: Hacer de Bestia en La bella y la bestia o volver a hacer Los Miserables ni me lo planteo. La verdad que hemos aprendido, o por lo menos yo, que igual tenemos menos dinero pero soy mucho más feliz así, haciendo mi espectáculo, con mi horario, mi gente, siendo mi propio jefe, haciendo lo que quiera y buscándome las castañas por donde sea. Y creo que los dos hemos sobrevivido magníficamente sin tener que hacer ocho funciones a la semana o estar de gira por España durmiendo en hoteluchos. Ahora vamos y volvemos, y es maravilloso.

Pablo: Yo Gastón (La bella y la bestia) ahora mismo no lo haría porque lo he hecho dos veces y ya está bien. Hemos llegado a un momento en el que tiene que ser algo que nos llame mucho la atención, o que necesariamente por dinero tengamos que hacerlo, para que volvamos a un musical.

- Por último, ¿en el futuro seguiréis cada uno por su camino o esta asociación va para largo?

Pablo: Nunca se sabe. Por ahora está muy bien, y si no es Venidos a menos a lo mejor es otra cosa, y si no durante un tiempo cada uno está haciendo su vida y luego volvemos a juntarnos…

- ¿Pero hay alguna idea ya en mente?

David: Es que de esas cosas no se pueden hablar.

- Entonces es que algo hay (risas)

David: En nuestras cabezas siempre hay algo. Por lo menos Humor Miserable siempre habrá (risas).

MÁS INFORMACIÓN

Web Oficial@Venidosamenos
facebook.com/venidosamenos
@PabloPuyol_
@DavidOrdinas

Rocío Muñoz

Me embarqué en YourWay Magazine para vivir desde dentro lo que siempre había seguido desde fuera. Lo mismo te entrevisto que te fotografío. Fuente inagotable de conversación sobre series, música y TV. Tan rara como cualquiera.

¿Algo que añadir? ¡Déjanos un comentario!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Top