CRÍTICA DE TEATRO | 15 años no es nada, de Carlos Latre

Que es una carcajada la vida, que “15 años no es nada”, expectante la grada, aguarda en la sombra, te mira y se asombra, reír…

La Gran Vía madrileña está de cumpleaños. Carlos Latre celebra sus 15 años en el mundo del espectáculo con una fiesta a la que invita a muchas celebridades, tantas como caben en hora y media, no tantas como caben en su garganta.

Poco se puede decir sin desvelar nada, es mejor descubrirlo uno mismo. Por el Teatro de la Luz Philips Gran Vía desfilan a un ritmo frenético los personajes estrella del imitador por excelencia en este país. Nacionales e internacionales, del mundo de la radio, de la tele, del deporte, de la canción e incluso de las alturas.

Hay muchos que imitan las voces, pero no sé si habrá alguien que haga lo que hace él, alguien que haga de la imitación un todo incluido. No sólo sorprende cómo logra reproducir el timbre o la forma de hablar de los personajes, sino también sus gestos o su expresión facial, clavados en muchos casos. Uno de los que me dejaron boquiabierta fue una novedad en su repertorio, para mí: Juan Tamariz; la misma voz, la misma cara, la misma esencia. Como contrapunto, me tengo que acordar de un Tom Jones demasiado subido de tono.

En su contra juega el hecho de que le hemos visto imitar en múltiples ocasiones y conocemos bien según a qué personajes y qué comentarios. Quizás por eso recurre, a sabiendas, al dinamismo y a no dejar como descanso entre un sketch y otro más que el tiempo que se tarda en apagar y encender de nuevo las luces. Quizás por eso le da una vuelta de tuerca al tan explotado «momento pendiente» de Lola Flores y consigue sacar petróleo de él.

Todo esto hace que el público no desconecte y se quede con el buen sabor de boca de las continuas píldoras cómicas reflejadas en situaciones perfectamente reconocibles, enlazadas y divertidas, y se quede también con ganas de más.

Es Carlos Latre, señoras y señores. Pasen y vean pero, sobre todo, ¡disfruten!

MÁS INFORMACIÓN

Venta de entradas

Margarita Pérez

Me apasiona que me cuenten historias desde las tablas, desde la gran pantalla o desde la caja lista. ‘Mary Poppins’ me enganchó al cine, ’10 negritos’ al teatro. Nací con una tele debajo del brazo y un lápiz en la mano izquierda. «Librívora» desde la cuna. Escribo porque no sé vivir de otra manera. Ingeniera de Telecomunicación. Madrid, Madrid, Madrid…

¿Algo que añadir? ¡Déjanos un comentario!

DESTACADOS

CONTACTA CON NOSOTROS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Top