[CRÓNICA] Fifth Harmony fue el reflejo del éxito en Madrid

Fuerza.

Hace unas semanas hice una reflexión en este artículo sobre si tendrían éxito o no las girlbands en nuestro país. Está claro que lo que ocurrió ayer en La Riviera no fue más que una confirmación a dicho artículo: Las Fifth Harmony pisaban por primera vez España y lo hicieron con fuerza.


Hacia las 19.30h llegué a la sala. Ante la espera, una cola interminable de personas estaba comenzando a entrar, dejando atrás botellas, mantas, mochilas y otros utensilios que habían estado usando durante todo el día (y algunos también la noche). Una masa enorme de gente se vislumbraba al entrar a La Riviera, tan sólo dividida por la isleta central decorada por palmeras. Busqué un hueco desde la zona derecha y esperé a que el concierto comenzara.

Desde antes de empezar el concierto todos los asistentes estaban con ganas de fiesta, puesto que no paraban de cantar temas populares del momento que sonaban de fondo para amenizar la espera. Un cuarto de hora después de la hora fijada para el inicio, la música se detuvo y los focos pararon de girar sobre nuestras cabezas.

Las luces magentas del escenario se tornaron en rojo y Camila, Ally, Lauren, Normani y Dinah salieron al escenario ante los gritos del público. Todas iban vestidas de rojo pero con trajes distintos y personalizados: unas hombreras, un corsé y una falda de flecos, entre otros detalles.

BO$$ fue la primera canción de la noche. No pararon de bailar en todo momento y, aunque el sonido fuese un poco bajo, ellas lo dieron todo para contagiar al público la energía con la que pisaron el escenario madrileño. Al terminar, Dinah fue la primera que tuvo la iniciativa de dirigirse a todos los presentes. «Gracias por venir y bienvenidos al Reflection Tour. ¡Os queremos!» dijo ella ante el estruendo formado por el público ante sus palabras. Como era de esperar la canción que da nombre al disco y gira de Fifth Harmony, Reflection, fue la siguiente en interpretar.


En Going Nowhere empezaron a volar por los aires los primeros regalos de la noche para las chicas. Objetos que pasaron un poco desapercibidos salvo para Camila, que recogió del suelo una bandera española y la ondeó de lado a lado del escenario mientras cantaba. En total fueron dos banderas las que acabaron moviéndose al ritmo imparable de esta girlband de energía inagotable.

Al terminar, Lauren fue la siguiente en dirigirse al público para agradecerles su asistencia ayer. «Muchas gracias porque para nosotras sois parte de nuestra familia» dijo, mientras que Ally la siguió animando a la gente a adivinar la siguiente canción. Como era de esperar, supieron con las primeras notas que Miss movin’ on era la próxima en la lista.

Mientras el resto de componentes subieron unas escaleras al final del escenario, Camila se quedó en primera línea y volvió a repetir más o menos lo que ya habían comentado Dinah y Lauren. Agradeció de nuevo a España la acogida recibida y dijo, mientras subía los peldaños, que estaban muy felices de estar anoche allí.

“If you could take my pulse right now it would feel just like a sledgehammer.

If you could feel my heart beat now it would hit you like a sledgehammer.”


La energía parecía que flotaba en el techo e iba esparciéndose por toda la sala, puesto que ni el público paraba de cantar cada palabra de Sledgehammer ni ellas pararon de bailar. Cada vez que hacían un movimiento de caderas, la gente lanzaba gritos al escenario para que llegasen a los oídos de Fifth Harmony. Ally se dirigió a los fans para saludarles, pero fue un «Os quiero» por parte de Dinah lo que hizo que una nueva oleada de gritos rugiera por la sala, dando comienzo así a Suga Mama.

Tras Top Down en lo alto de las escaleras, las chicas pidieron que todos alzasen los brazos y cantasen Better Together con ellas. «¡Muchas gracias! Todos están hermosos» dijo de nuevo Camila ante las ovaciones de la gente mientras empezaba a sonar This is how we roll al final de los escalones. Las chicas no paraban de moverse y levantar el ánimo de los presentes.

Al terminar, todas salieron del escenario mientras la música frenó en seco. A pesar de esto, no era el final de la carrera que habían emprendido anoche en Madrid, puesto que no tardaron en volver para cantar Like mariah. Esperando que colocasen de nuevo las cinco sillas en el escenario, Camila leyó en alto alguna de las numerosas pancartas que la gente alzaba por los aires, siendo seguida por las demás que también escudriñaron algunas de ellas.


Los ratos de fiesta, por así decirlo, dejaron paso a los momentos más especiales de la noche. En Everlasting love los fans se habían puesto ya de acuerdo en llevar pancartas iguales y levantarlas ante la mirada de Fifth Harmony. Un diamante dibujado al inicio de éstas coronaba la frase ‘Spain has an everlasting love for you’.

Nada más finalizar, una lluvia de regalos se abalanzó sobre el escenario. Camila se puso una gorra del público y Lauren recogió una camiseta blanca del suelo y la llevó a un extremo del escenario. «Por favor, no nos tiréis cosas al escenario» dijo en tono amable y entre risas, «Como pisemos algo, nos podemos caer». «¡Alguien ha tirado un celular! ¿Lo quieres de vuelta, no?» dijo a su vuelta al centro del escenario mientras devolvía el teléfono que alguien había lanzado hacia delante. La gente reaccionó con risas y aplausos a la par.

Tras Who are you, se vivió el momento más especial de la noche (al menos para mí). Todas se sentaron en las sillas e hicieron un mix de canciones entre las que destacaron Labios compartidos, cantada por Lauren, y la más ovacionada cantada por Camila, Corazón partio. Fue una sorpresa que muchos no esperaban y eso provocó gritos y aplausos que hicieron retumbar las paredes del local.


Tras We knowBrave honest beautiful, volvieron a subir a las escaleras del escenario y se quedaron inmóviles. Worth it se hizo paso hasta el centro del escenario a través de un pasillo de gritos y gente coreando el tema más popular de Fifth Harmony. La gente bailaba y cantaba todas las notas de esta canción que tanto ha sonado este verano por todos lados. Al finalizar, las chicas se despidieron entre ovaciones y se fueron una a una.

Hubo un silencio. Todo el público pidio más, en especial el tema que fue tan exitosos en las audiciones de X Factor: Impossible. Las peticiones fueron acalladas por una sirena, y la girlband salió de nuevo con un pie de micro por cada una de ellas.

Cantaron Body Rock, terminando de gastar la última gota de energía que tenían. Todos supimos que realmente el final había llegado cuando varias personas de primera fila dispararon cañones de confeti por toda la sala. Las chicas fueron muy aplaudidas y se fueron de nuevo, esta vez de forma definitiva. Lauren se despidió por todas diciendo lo mucho que querían al público.


Lo confieso, me quedé con ganas de más. Fue un concierto de una hora y cuarto que se me pasó demasiado rápido. Mucho tiempo esperando el 26 de octubre para que se fuese de un momento para otro, pero mereció la pena. Salí con la satisfacción de haber visto a un grupo que se dejó la piel en el escenario. Creo que el concierto de ayer fue un testeo para ver la acogida en nuestro país de esta popular girlband, y dados los resultado sobtenidos, estoy seguro de una cosa:

Regresarán, y estaremos atentos para verles de nuevo en un escenario y difrutar.

 Yo volveré en breve, mientras tanto ya sabéis qué hacer… ¡Sonreíd!

¡Hasta pronto! ^^

Fotografías: Rocío Muñoz
Agradecimientos: Livenation

Raúl Núñez

Diseñador Gráfico, Seriéfilo y Gamer en Youtube. No concibo una vida sin música, por ello canto y compongo.

¿Algo que añadir? ¡Déjanos un comentario!

DESTACADOS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Top