De la TV al cine: así fueron los comienzos de nuestros actores (II)

el comienzo de mario casas

Hace unas semanas mostrábamos algunos de los rostros que pasaron de la pequeña a la gran pantalla de nuestro país. La ficción española ha formado a grandes monstruos de la interpretación que, a día de hoy, son actores reconocidos en nuestro panorama cinematográfico. Coz decía que las chicas son guerreras y con nuestras actrices dio en el clavo. Hoy traemos a tres chicas y un chico que seguro que te suena haberlos visto en nuestras salas.

Con un Ondas a Mejor Actriz en su estantería, Blanca Suárez enamoró a los espectadores con su aparición en El Internado. La que fuera una alumna problemática en el internado más famoso de la televisión, se iba dando a conocer. Además, su papel como Ainhoa en El Barco trajo consigo varios reconocimientos. Su paso por la gran pantalla tampoco queda corto: su estreno fue en el 2008 con Eskalofrío, donde obtuvo su primer papel protagonista, que le serviría como empujón a su carrera. Su auge en este terreno vino de la mano de La Piel que habito, donde comenzó su andadura como chica Almodóvar —que contaría de nuevo con ella en Los Amantes Pasajeros. Tras reencontrarse con Yon González en Perdiendo el Norte, tan solo nos queda disfrutar de su papel en Mi panadería en Brooklyn, donde comparte cartel con Aimee Teegarden y Aitor Luna, entre otros.

Parece que el calor del sur no sienta tan mal o, al menos, no a Natalia de Molina. A sus 25 primaveras esta jienense ha conseguido alzar dos Goyas en su corta trayectoria. Empezó en 2012 con un papel secundario en la webserie El gran dia de los feos y parece que, junto a sus papeles en teatro, no hizo falta nada más para enamorar a David Trueba, que decidió contar con ella como protagonista en Vivir es fácil con los ojos cerrados. Su gran trabajo le hizo conseguir su primer Goya a Mejor Actriz Revelación y la Medalla del Círculo de escritores cinematográficos. Tras interpretar a Leticia en Bajo Sospecha, el pasado 2015 alzaba su segunda estatuilla por Techo y Comida —película dirigida por Juan Miguel del Castillo—. Desde que apareciera en nuestras pantallas por primera vez la joven actriz no ha parado de trabajar. En lo que llevamos de año, nada más y nada menos que cuatro son los directores que han contado con ella, entre los que destaca Paco León y su Kiki.

Del sur nos vamos al levante español, y es que la valenciana Inma Cuesta es otra de las grandes. Hace diez años —que se dice pronto— se adentró en la serie Amar en tiempos revueltos y desde ese momento todo ha ido rodado. A pesar de ser una mujer de musicales —protagonizó Hoy no me puedo levantar y ¡Ay Carmela!— parece que el cine es su fuerte, ya que en menos de una década ha aparecido en más de quince películas. En 2007 Álvaro Díaz Lorenzo contaba con ella para Café solo con ellas, película en la que también aparecían unos jóvenes Alejo Sauras y Elena Ballesteros. Tras formar parte del elenco de la exitosa serie Águila Roja, con la que se llevó el Fotograma de Plata a Mejor Actriz en 2011, La Voz dormida fue una de sus recompensas ese mismo año. Gracias a su incansable evolución, la actriz ha convertido la comedia en uno de sus puntos fuertes y con Primos y 3 bodas de más lo demostró. A pesar de no ser reconocida como debiera —en mi humilde opinión—su papel en La Novia dejó a más de uno sin palabras y le hizo rozar con la yema de los dedos ese ansiado Goya que nunca llega, aunque los Premios Feroz y la Unión de Actores reconocieron su trabajo. Uno de sus últimos papeles este 2016 ha sido el de Ava en Julieta, donde Almodóvar ha añadido el nombre de la valenciana a su lista de reparto.

No podíamos dejar a nuestras actrices sin un actor que también ha dado un cambio radical. Mario Casas se daba a conocer en 2006 como Javi en SMS —serie de la que salieron Amaia Salamanca, María Castro o Yon González, entre otros—. Tan solo un año después, conquistó el corazón de miles de quinceañeras con su papel en Los Hombres de Paco. Gracias a este salto logró protagonizar la comedia Fuga de Cerebros y se convirtió en el Héroe de María Valverde en Tres Metros sobre el Cielo y Tengo ganas de ti. En 2013 cerraba su episodio televisivo con El Barco y prestaba todo su tiempo a la gran pantalla participando en Las Brujas de Zugarramurdi o La Mula, entre otros largometrajes. En 2015 se adentró junto a Berta Vázquez en Palmeras en la Nieve y muchos eran los que aclamaban su nombre en los Goya debido a la enorme evolución del gallego. Reconocido por los Premios Estadounidenses ACE por su papel en 3MSC, Mario Casas ha aprovechado este 2016 para esconderse bajo la piel de Toro junto a Luis Tosar y José Sacristán.

El mundo de la interpretación en España nos sorprende diariamente formando a muchos jóvenes que, con trabajo diario, logran reconocimientos que nadie esperaba. Sin duda alguna, en este país contamos con grandes fieras cinematográficas que hacen del séptimo arte cultura de calidad.

Mireia Sánchez

Valenciana pero viajera por el mundo. Periodista. Colaboradora en varias revistas online. El micrófono, mi pasión, la cámara amiga con derecho a roce, y un papel y un bolígrafo, mis mejores aliados. Persiguiendo un sueño pero con los pies en la tierra.

¿Algo que añadir? ¡Déjanos un comentario!

DESTACADOS

ENTRADAS MÁS VISTAS HOY

Último en la galería

    CONTACTA CON NOSOTROS

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Top