Entrevistamos a Marian Álvarez y Manuela Vellés, protagonistas de «Lobos sucios»

lobos sucios marian álvarez

Marian Álvarez tiene ya un amplio bagaje como intérprete en teatro, televisión y cine. Además, ha sido galardonada con diferentes premios, como el Goya y la Concha de Plata que recibió en 2013 por su película La herida.

Ahora llega a las carteleras españolas uno de sus últimos trabajos, Lobos sucios, un relato que nos lleva a la época de posguerra española, mientras en el resto del mundo se estaba llevando a cabo otra guerra. Aunque no afectase a España directamente, sí hubo participación de forma indirecta, y en varios de estos hechos se basa, libremente, la película.

La huida a América de judíos a través de España y la explotación nazi de las minas españolas. Todo ello tomando el relato de la vida las hermanas Touza, en quien se basa Manuela, el personaje que interpreta Marian Álvarez.


lobos sucios marian álvarez entrevista

MARIAN ÁLVAREZ: «Es una historia que tenemos que conocer»

P. El largometraje adapta libremente la historia de las hermanas Touza, que salvaron la vida a más de 500 judíos durante la Segunda Guerra Mundial. ¿Conocías la historia de estas hermanas gallegas antes de participar en el proyecto?

No tenía ni idea. Fue por eso por lo que decidí hacer esta película. Leí el guion y me pregunté: ¿esto existió realmente? Y entonces empecé a investigar y me pareció fascinante. Estas son las historias que hay que contar.

P. Estas historias son poco conocidas. ¿En el cine español se ahonda poco en esa etapa?

Sí. No sé si en el cine español hay alguna historia relacionada con la Segunda Guerra Mundial y los nazis, ahora no me viene ninguna a la cabeza. De posguerra sí, pero con los nazis de por medio creo que no.

P. Poniendo a prueba tus conocimientos históricos, ¿qué sabes de la participación de España en la Segunda Guerra Mundial?

A mí me habían vendido que España en la Segunda Guerra Mundial era neutral, es lo que me habían dicho en el colegio. Entonces leo esto, que los nazis estaban campando por España a sus anchas y sacando wolframio, que con eso hacen tanques, y claro, esto conlleva que vengan los aliados para evitar que consigan el wolframio. Es una historia que tenemos que conocer, porque de alguna manera tenemos un papel en la Segunda Guerra Mundial sin que lo supiéramos, solo lo sabían los que mandaban. Hay que contar más este tipo de historias, además forman parte de nosotros, estamos hablando de algo bastante reciente, Manuela podía ser mi abuela.

P. Ya que la mencionas, tú interpretas a Manuela, un personaje del que sale un poco del folclore gallego, ya que es acusada de meiga (bruja), y en la película se le puede ver con algún tinte sobrenatural. ¿Qué es en realidad Manuela?

Yo lo simplifico más. Para interpretar un personaje así a mí no me interesa etiquetarla, a mí me interesaba entenderla, y entonces llegué a la conclusión de que era una persona muy conectada con el mundo en el que vive, con la naturaleza.

P. ¿Crees que se ha perdido esa conexión?

Hoy en día nosotros pensamos que estamos muy conectados con Internet y demás, pero en realidad estamos más aislados, porque estamos con la cabeza metida en una pantalla. Antes la gente vivía más de lo que le pasaba alrededor mirando a la naturaleza. Es volver al origen, y yo creo que Manuela es eso, el origen, alguien que vive en la naturaleza y la sabe leer.

P. Ya que mencionas la naturaleza, el paisaje en la película es un elemento muy importante con esos montes gallegos y ese bosque. ¿Cómo fue el rodaje en esos parajes?

Tiene una parte buena y mala. La buena es que rodar en espacios naturales te da todo el realismo y para interpretar es oro. Estar rodeado de una mina de verdad te evita hacer el trabajo de imaginar que estas en la mina, y si estas en el bosque estas en el bosque, y eso te ayuda mucho a interpretar.

P. ¿Y la mala?

Es la parte dura y física, que son sitios complicados, incómodos. La lluvia y el frío se te meten en el cuerpo y no hay forma de sacar esa humedad de ahí. Se complica, pero me gusta.

P. Rodar en sitios tan complicados seguro que dejó alguna que otra anécdota durante las seis semanas de rodaje. ¿Destacarías alguna?

Pues por ejemplo me dio un ataque de claustrofobia rodando dentro de la cueva. Otra es que en el bosque de tejos tuvimos que llegar con porteadores. La localización estaba tan alejada que después del coche tuvimos que andar varios kilómetros con todo el equipo y se nos hizo de noche y claro, hubo que bajarlo de noche y nos dimos tortas por todos los lados. Ahora lo pienso y la verdad es que me lo pasé muy bien, fue muy divertido.

P. Has trabajo en cine, teatro y televisión. ¿Elegirías a alguno de esos medios por encima de los otros?

A mí realmente me gusta actuar. Como espectadora soy mejor espectadora de cine que de teatro o tele, pero me quedo con actuar.

P. ¿En cualquiera de ellos?

En cualquiera. Está la cosa como para elegir.

P. ¿En qué tipo de género te gustaría participar ahora y que no hayas trabajado mucho?

Creo que, aunque lo he hecho al principio de mi carrera, me apetece mucho hacer comedia. Una comedia loca, punki, macarra, irreverente, algo muy loco.


lobos sucios manuela vellés

Caótica Ana fue el largometraje que nos presentó a Manuela Vellés en 2007. Mucho ha llovido desde entonces y la joven actriz madrileña ha ido participando en multitud de proyectos, tanto cinematográficos como televisivos y de teatro. Pero es el primero de todos en el que se centra actualmente, ya que estos días ha estado presentando Lobos sucios su último, de momento, largometraje.

Manuela se mete en una historia de posguerra civil y metida de lleno en plena Segunda Guerra Mundial ambientada en una Galicia profunda. Una historia que le parece «justo contar», pues narra la participación española, indirecta en esa contienda, y a su vez hace llegar a la luz una historia desconocida para muchos.


lobos sucios manuela vellés entrevistaMANUELA VELLÉS: «Me parece muy justo contar esta historia»

P. ¿Cómo te enteraste de la película y qué fue lo que te impulsó a participar en ella?

Me llegó el guion y desde ese momento me pareció fascinante. Como un thriller de aventuras en el que hay historias de amor. Luego también por lo que cuenta, ya que es una parte superinteresante de nuestra historia que no conocía en el contexto de la Segunda Guerra Mundial y una historia narrada por dos mujeres que se hacen como heroínas, siendo unas aldeanas mineras que, aparentemente, no cumplían una función en este contexto de guerra.

P. Es sabido ahora que la película se basa en una interpretación libre de la vida de las hermanas Touza. ¿Te sonaban de algo antes de participar en este proyecto?

No conocía nada de esta historia. Ya cuando me llegó el guion también me llegó un montón de documentación que me pasó Simón, el director, y me atrajo mucho que fuesen personajes reales. El interpretar a un personaje que ha existido, a una mujer que en su momento nadie sabía de su existencia ni de lo que estaba haciendo y que salvó 400 vidas… Pues me parece muy justo contar esta historia.

P. Interpretas a Candela, una de las hermanas en el largometraje. ¿Qué definirías de tu personaje?

Sabiendo el hecho de que ella arriesgaba su vida para salvar a los judíos ya me esta contando mucho de ella. Tiene un corazón enorme, es muy valiente, le inquieta saber acerca de las injusticias que están sucediendo a su alrededor, que se enamora de un extranjero porque ella tiene un montón de interés por salir de su pueblo. Si ella hubiera nacido ahora sería una viajera total.

P. Un detalle que llama la atención de tu personaje es que es el que tiene un acento gallego más marcado. ¿Por qué decidiste imprimir esa peculiaridad en tu interpretación?

Me divertía mucho trabajar el acento. Al ser una aldeana de Galicia profunda, ya que no hablábamos en gallego, trabajar el acento me pareció una faceta del personaje muy interesante y muy necesario.

P. Tu compañera de rodaje, Marian Álvarez, ha destacado los lugares de rodaje, las minas, el monte y el bosque como algo maravilloso ¿Cómo ha sido el rodaje por esos escenarios naturales?

Creo que uno de los personajes de la película es la montaña y el bosque. Trabajamos dentro de las minas, en el bosque, en los pazos que son superhúmedos. Todo eso fue muy duro para nosotras porque pasamos mucho frío, pero te hacia imaginar más lo que vivían estos personajes y acercarnos más a sus vidas y a su entorno rural.

P. Este es el primer largometraje de Simón Casal como director. ¿Cómo fue la experiencia de rodar con él?

Ha sido un gustazo. Es un hombre muy tranquilo y tenía mucha ilusión por este proyecto y eso se transmite. Tenía la idea de lo que quería contar, y a la vez se interesaba por lo que le proponíamos nosotras como actrices para los personajes. Ayudó mucho a crear un buen clima en el rodaje. Hizo muy buen trabajo de aunar a todos los equipos, sobre todo los extranjeros, y creo que tiene mucho mérito para rodar en solo seis semanas una película muy buena.

P. Echando la vista un poco atrás, concretamente a 2007, año de tu debut con Caótica Ana, ¿cómo has cambiado interpretativamente hablando?

Creo que he cambiado un montón. He ido aprendiendo de cada personaje y de cada proyecto. En su momento no tenía absolutamente nada de experiencia cuando hice Caótica Ana y fue Julio Medem, el director, el que me enseñó. Ahora he sabido formarme siempre que he podido en un montón de seminarios y para cada personaje me gusta crear un pasado y tener toda la información que pueda para crear el personaje. Sigo teniendo la misma ilusión como actriz y luego que, al igual que he cambiado como mujer, he cambiado mi forma de abordar el trabajo, pero al final se parecerá porque soy yo.

P. Ahora echemos un poco la vista al futuro. ¿Tienes algún proyecto nuevo entre manos?

Estoy preparando un largometraje con Gerardo Herrero que se llama Las siete muertes y es un thriller de suspense.

P. Hablando de géneros, ¿tienes alguno en particular que te gustaría realizar?

Me encantaría la ciencia ficción. Me encantaría un Blade Runner (risas) o un Avatar. Me encanta lo más alejado que sea de mí o de mi vida, y entonces de repente ciencia ficción en un lugar inventado me haría ilusión.

Daniel San Juan

León. Periodista. Me fui a Madrid para realizar el Máster en Comunicación de El Mundo. El cine es una de mis grandes pasiones y me encargaré de traer las novedades más recientes respecto al mundo de los largometrajes.

¿Algo que añadir? ¡Déjanos un comentario!

DESTACADOS

CONTACTA CON NOSOTROS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Top